CÓMIC PARA TODOS

‘Aliens. Salvación + Sacrificio’, de Dave Gibbons, Mike Mignola, Peter Milligan y Paul Johnson

01203456101_gEditorial: Norma.

Guión: Dave Gibbons y Peter Milligan.

Dibujo: Mike Mignola y Paul Johnson.

Páginas: 104.

Precio: 16 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2016.

Es bastante peculiar que la franquicia que, allá por el año 1979, inició Ridley Scott en el cine con Alien sobre una criatura extraterrestre prácticamente invencible haya encontrado un subtema tan atractivo en la fe. Los aficionados a la serie en el cine recordarán que ese tema se tocó en la tercera película, Alien 3, la que dirigió con muchos problemas David Fincher, pero donde más y mejor se refiere a esas cuestiones en dos pequeñas historias autoconclusivas que se reúnen en este volumen bajo el epígrafe de la primera secuela cinematográfica, Aliens. Salvación y Sacrificio convierten al alien precisamente en el demonio al que se enfrenta la fe de un ser humano. Y si la temática ya es atractiva, mucho más los nombres que se prestan al desarrollo de las historias. En una industria, la del cómic, que normalmente trataba los títulos basados en franquicias cinematográficas como una forma fácil de ganar dinero, ver nombres como los de Dave Gibbons, Mike Mignola, Peter Milligan y Paul Johnson es muy gratificante. Viendo el resultado final de estas dos historias autoconclusivas y sin más relación entre sí que la presencia de aliens, mucho más. Estamos ante uno de esos títulos que no pueden faltar en las estanterías de los aficionados de esta serie, por su calidad y por ese detalle editorial, que cualquier franquicia puede dar resultado en otro medio si se le da a las personas adecuadas.

Gibbons y Mignola son los autores de Salvación. Su mismo título ya es el mejor indicativo de los derroteros por los que va a desfilar la historia, que sabe aprovechar los elementos esenciales de Alien, los que conocen todos los lectores que proceden de la experiencia cinematográfica, para crear una historia sólida y muy eficaz. Gibbons consigue que la narración, pese a un ritmo mucho más lento en lo escrito que en lo visual, no se ralentice nunca, y que al mismo tiempo las cuestiones de fe que emanan de su protagonista encajan perfectamente en este universo. El alien como demonio es una imagen muy poderosa, muy jugosa para cualquier escritor, y Gibbons le sabe sacar partido. También Mignola, que domina estas iconografías visuales que casi siempre parecen remitir a sus mejores trabajos para Hellboy pero que en realidad sirven de una forma mucho más personalizada a cada universo que toca. El enorme impacto visual que tiene la historia es bastante contundente en los lápices de Mignola, convenientemente acentuado por el color de Matt Hollingsworth. Quizá le falte algo más de riesgo, que sólo se aprecia de verdad en las secuencias oníricas, quizá algo más de novedad, pero la historia funciona como un auténtico reloj y el genuino terror que genera la figura del alien es asombroso.

Aún acercándose a temas similares, Sacrificio es un cambio de tercio brutal. Lo es ya desde su mismo título, que cambia por completo los objetivos del relato, ahora escrito por un Peter Milligan más atrevido que Gibbons (aunque sólo sea por la revelación en torno a su protagonista y la decisión final que adopta) y un toque visual muy distinto del de Mignola a cargo del pictórico Paul Johnson. Pero el terror es idéntico. O, más bien, análogo. El análisis sobre la naturaleza humana, igual de contundente. Y el entretenimiento para quien busque una buena historia de terror y ciencia ficción, muy elevado. Johnson sabe darle forma, desde su propio estilo, a algo que precisamente puede encajar francamente bien en formas muy diferentes. Las dos páginas finales son un perfecto ejemplo de lo bien que se puede narrar sin demasiados artificios, pero antes de llegar ahí Johnson ya ha conseguido convencer con su retrato del alien y con el carisma del que dota a todos los personajes. Salvación y Sacrificio se convierten así en un curioso díptico sobre temas parecidos y un protagonista repetido, la maravillosa criatura que forma parte del imaginario de terror y ciencia ficción desde hace ya casi cuatro décadas y que mantiene el mismo poder hipnótico de siempre. Mucho más si sus historias se crean con tanto talento como aquí.

El volumen incluye Aliens: Salvation, publicado originalmente por Dark Horse en noviembre de 1993, y Aliens: Sacrifice, de mayo de 1993. La misma editorial reunió ambas obras en un único volumen en marzo de 2001. El único contenido extra son las portadas originales de Mike Mignola y Paul Johnson.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 junio, 2016 por en Cómic, Dark Horse, Dave Gibbons, Mike Mignola, Norma, Paul Johnson, Peter Milligan y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: