CÓMIC PARA TODOS

‘Demasiado guapo’, de Sebas Martín

p-demasiado-guapoEditorial: La Cúpula.

Guión: Sebas Martín.

Dibujo: Sebas Martín.

Páginas: 116.

Precio: 12 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Marzo 2016.

Sebas Martín se enfrenta en Demasiado guapo a un enemigo que no procede únicamente de este trabajo, sino de su obra en general. Siendo sus tebeos visiones costumbristas del mundo gay más cotidiano, él mismo pierde con esa elección, repetida una y otra vez en sus trabajos, la posibilidad de sorprender. Sus personajes son tan conocidos como esperados, la clase de dilemas personales, románticos y sexuales que plantea son los mismos que ya se han visto en sus títulos anteriores, y su objetivo es continuar con esa crónica a través de un protagonista ya conocido, Salvador. ¿Eso es un defecto? Probablemente no, porque al final, como se indica en la contracubierta del libro, de lo que escribe Sebas Martín es de lo que de lo que conoce pero con una dosis de mala leche. Pero sí que es verdad que, de esta manera, el autor limita en cierta medida el alcance de su trabajo, porque quizá está vez más que nunca se siente demasiado que su objetivo es escribir para un segmento de lectores muy concreto. Es verdad que hay temas que pueden resultar universales, pero el envoltorio en esta ocasión suena más delimitado que en anteriores trabajos suyos. De nuevo hay que preguntarse si eso es un defecto, y probablemente no lo sea, puesto que lo más probable es que se trata de una elección plenamente consciente del autor.

Para Demasiado guapo, Martín se agarra a las Navidades, como ese periodo en el que se agolpan los buenos sentimientos, se nota mucho más si tenemos o no pareja y las responsabilidades se sienten como algo mucho más obligado. En ese escenario, el autor retoma la crónica de Salvador, soltero y sin compromiso, con cierto miedo a contraerlo y con demasiadas personas a su alrededor que sí están emparejadas y que, de hecho, intenta que él mismo dé ese paso. La historia transcurre en realidad sin muchos más sobresaltos que las abundantes escenas de sexo gay con las que Martin suele trufar el relato, reclamo evidente para un público homosexual que incluso encuentra eco en algunas de las moralejas que se suelta en las páginas de la obra, cuando se hace alusión al gusto que casi todos tenemos de alegrarnos la vista. De hecho, en ocasiones da la sensación de que no hay una historia concreta de contar, sino más bien un seguimiento a la vida de Salvador, un repaso a sus idas y venidas, sus dudas y sus decisiones sin mayor conexión que el tiempo concreto en que acontece este libro, todo el periodo navideño. Eso no es del todo suficiente como para que no se tenga la sensación de que estamos en medio de un todo mucho más amplio y que exige que el lector conozca a los personajes.

Como se ha dicho, el objetivo de Martín es muy visual. Tiene unos personajes muy definidos, un público muy concreto y muchas ganas de aderezar sus historias con continuos escarceos sexuales que el autor no duda en mostrar de la forma más gráfica posible. Ahí está, en realidad, la base más reconocible no sólo de Demasiado guapo, sino de la obra de Martín en general. Y ahí, desde luego, tiene ya un estilo muy reconocible y un dominio muy claro de lo que necesitan sus historias costumbristas. Martín controla el tipo de personajes que incluye en sus obras, y quizá lo único que se pueda lamentar en la ejecución de estos dibujos es que los modelos físicos por los que apuesta son algo reiterativos. Pero eso, de nuevo, sigue siendo una elección consciente, con lo que se trata más bien de una propuesta del autor para disfrutar de su obra más que de una traba a su narrativa. Demasiado guapo prolonga las sensaciones generales de los tebeos que realiza Sebas Martín, por lo que es fácil deducir que seguirá gustando a quienes disfrutan habitualmente con las historias de corte realista con las que explora un universo gay que conoce francamente bien. No hay demasiadas sorpresas que alteren esa percepción en este último trabajo del autor que continúa la tetralogía protagonizada por Salvador y que arrancó en Estoy en ello.

El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 junio, 2016 por en Cómic, La Cúpula, Sebas Martín y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 247 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: