CÓMIC PARA TODOS

‘Wonder Woman’ 12, de Meredith Fich, David Finch e Ian Churchill

wonderwoman_num12Editorial: ECC.

Guión: Meredith Finch.

Dibujo: David Finch e Ian Churchill.

Páginas: 80.

Precio: 7,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Marzo 2016.

La conclusión que se puede sacar tras leer el tercer volumen de la Wonder Woman de Meredith Finch (aquí, reseña del primero, y aquí del segundo) sigue sin explotar del todo. Nuevamente hay que recurrir al tópico aquel de las odiosas comparaciones, pero es verdad que todavía no ha dado con la clave para convencer de la misma manera que la magistral etapa de Brian Azzarello. Injusta la comparación, desde luego, pero dado que se ha buscado un tinte continuista en la serie tras el relevo del equipo creativo, siguiendo tramas parecidas y utilizando a muchos personajes de la etapa anterior, es lógico que se haga. Finch, en todo caso, está forjando algo interesante en torno a Donna Troy. Ingenuo en ocasiones, incluso muy cercano a la historia de alguna otra superheroína DC como Supergirl, pero atractivo. Es ahí donde Wonder Woman sí está avanzando con eficacia, incluso aunque ese avance sea algo lento y ligeramente lastrado por el objetivo de ir contando el día a día de Diana con escenas cotidianas cargadas de un feminismo algo forzado que no es necesario para entender a la protagonista, que en esta fase de la serie parece ser un personaje de reacción más que de acción y que suscita menos interés que todo lo que se mueve a su alrededor. Con todo, la serie aguanta bien. Sin enamorar completamente pero con muchos puntos a favor.

Hay que insistir en que el esencial, en este punto de la historia, es Donna. Su relato va alcanzando unas notables trazas dramáticas, que crecen según se va acentuando su relación con la misma Diana, sus puntos comunes y sus divergencias. Lo malo de este aspecto de la serie es que todavía está en desarrollando, no se atisba de momento un punto de cambio real y eso deja esta parte del relato en el terreno de las expectativas, a la espera de saber si Finch es capaz de sacar el potencial que sí se atisba. Y aunque hay elementos interesantes, el ritmo que ha escogido la escritora hace que, en realidad, lo más interesante sea el anuncio para el próximo número con el que finaliza el presente. Es decir, que la sensación que queda sigue siendo, de forma más acentuada que en los dos números precedentes en los que primero se lidiaba con las secuelas de la etapa de Azarello y después se arrancaba con fuerza el relato de Donna, la de unos números de transición, de lenta forja de algún momento climático y definitivo y de un conjunto de ideas atractivas que necesitan de un cierre para ser apreciadas con justicia. Eso sí, Finch sabe introducir escenas de acción para que el lento devenir de las cuestiones de fondo al menos se vea aderezado con un ritmo alto y con momentos que sí marcan la diferencia, especialmente el final del segundo número de este volumen.

David Finch sigue mostrando un dibujo muy atractivo en la serie, aunque se nota que el ritmo de trabajo afecta al resultado final. Primero, porque el impacto de Wonder Woman, como serie y como personaje, no es el mismo que en los primeros números que dibujó. Y segundo porque DC se ve obligada ya a recurrir al trabajo de un ilustrador invitado, en este caso Ian Churchill. Y a diferencia de lo que sucedió en la etapa anterior con Cliff Chiang y Goran Sudzuka, Finch y Churchill son dos autores bastante diferentes entre sí, con lo que se nota un cierto corte en la narración que no le sienta nada bien a la serie. Y eso que la Wonder Woman de Churchill no es mala, e incluso da la sensación de ir calando más y mejor según van avanzando las páginas. Finch, por su parte, basa el éxito de su dibujo en un sobresaliente dominio de la anatomía, en la belleza que imprime a sus personajes no sólo desde el lenguaje corporal sino también desde la enorme expresividad de los rostros y en que está haciendo funcionar de manera notable el nuevo atuendo de Wonder Woman. La serie, no obstante y después ya de unos cuantos números a cargo de los Finch, está en esa encrucijada en la que necesita avanzar y confirmar todo lo bueno que está apuntando o corre el riesgo de estancarse en el terreno de lo entretenido pero sin excesiva trascendencia.

El volumen incluye los números 42 a 44 de Wonder Woman, publicados originalmente por DC Comics entre julio y septiembre de 2015. El único contenido extra son las cubiertas originales de David Finch.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 junio, 2016 por en Cómic, David Finch, DC, ECC, Ian Churchill, Meredith Finch, Wonder Woman y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: