CÓMIC PARA TODOS

‘Cluster’ 1, de Ed Brisson y Damian Couceiro

_visd_0001JPG0A4LWEditorial: Medusa.

Guión: Ed Brisson.

Dibujo: Damian Couceiro.

Páginas: 112.

Precio: 13,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Mayo 2016.

Hay dos formas de escribir ciencia ficción de manera convincente. La primera, rompiendo las barreras del género, reinventándolo, llevando a los lectores a sitios donde nunca hayan estado. La segunda, aprovechando todas las convenciones del género, sus arquetipos y ligares comunes. Cluster es un claro ejemplo de la segunda. Pero hay que retroceder a la primera frase de este texto, en la que se hablaba de escribir ciencia ficción de manera convincente. Es decir, que lo descrito hasta ahora hay que tomarlo como un sincero elogio al trabajo de Ed Brisson, que ha cogido un poquito de aquí y un poquito de allá para crear un universo que no sabe a nuevo pero que ofrece un endiablado entretenimiento. Hay una prisión y un grupo de reclusos, lo que evoca claramente a cualquier historia carcelaria que se recuerde, desde Doce del patíbulo (es la que se cita en la crítica de Newsarama que aparece en la contraportada) hasta cualquier otra que guste el lector. Hay unos explosivos insertados en el cuerpo de los reclusos para que no puedan escapar, como sucedía en Perseguido. E incluso hay un recinto cerrado en otro planeta que separa la civilización de lo agreste y que recuerda mucho al de la serie auspiciada por Steven Spielberg Terra Nova. Son sólo algunas de las muchas referencias que Brisson maneja con muchísimo acierto.

Porque, al final, de lo que se trata, no es de inventar la rueda en cada historia que se escriba, sino en conseguir que el lector disfrute. Cluster ofrece mucho de eso, en primer lugar porque sabe mezclar una historia particular, la de Samara, una joven atormentada que sólo quiere expiar sus pecados, con una mucho más grande, la de un conflicto en ese distante planeta. Brisson construye el escenario con mucha solvencia, y adopta el modelo Juego de tronos de poner en peligro a todos sus personajes para que el lector sufra si decide cogerle cariño a alguno de los protagonistas. En ese sentido, Cluster es mucho más cruda, y se agradece, de lo que a priori podía presumirse por su tono aventurero y, de alguna manera, colorista. En otras palabras, Brisson no hace un Star Wars o un Star Trek, sino algo mucho más salvaje, por mucho que sea capaz de aprovechar también lo que esas grandes franquicias pueden ofrecerle para su collage. Ritmo, sorpresas y unos personajes muy bien escritos, además de esa sabiduría popular del género, son las grandes bazas que maneja el escritor para que la serie arranque con mucha fuerza y acierto, sobre todo gracias a la sensación de estar siempre en una cuenta atrás, un recurso que se utiliza con habilidad y esquivando la sensación de que se trate de algo desesperado o artificial.

Damián Couceiro es un autor que ya ha demostrado en Hijos de la Anarquía (aquí, reseña de su primer número) que se mueve muy a gusto en mundos sucios, siniestros y peligrosos. En Cluster, además, hace que todo eso luzca muy bien en un universo de ciencia ficción, lo que en realidad tiene su mérito. Como sucede con el guión de Brisson, es verdad que no hay nada especialmente innovador en sus diseños de trajes, naves, escenarios o criaturas, pero todo encaja con mucha naturalidad, nada chirría en este mundo futurista que plantea y además es capaz de dotar a todos los personajes del carisma que se necesita para construir un relato en el que no hay héroes, sólo supervivientes y conspiradores, gentes de objetivos bien siniestros y misteriosos o bien sencillos y primarios. Da gusto ver cómo entre Brisson y Couceiro construyen una historia de buenos y malos en los que casi nunca se puede tener claro quiénes son los buenos y quiénes los malos, que guste por la intriga política tanto como por la acción que plantea, y que genera con la misma facilidad un entretenimiento inmediato como un marco en el que todavía pueden pasar muchas cosas. Cluster cumple con creces por su directa sinceridad, porque quiere ser un relato que sabe sacar el mismo provecho de las Guerras Clon que de la guerra de Vietnam a la hora de construir un universo propio.

El volumen incluye los cuatro primeros números de Cluster, publicados originalmente por Boom! Studios entre febrero y mayo de 2015. El contenido extra lo forman las portadas originales de Damian Couceiro, James Stokoe, Simon Roy y Declan Shalvey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 junio, 2016 por en Boom!, Cómic, Damian Couceiro, Ed Brisson, Medusa y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: