CÓMIC PARA TODOS

‘Devorar la Tierra’, de Osamu Tezuka

devorar_la_tierra_okEditorial: ECC.

Guión: Osamu Tezuka.

Dibujo: Osamu Tezuka.

Páginas: 520.

Precio: 27 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Diciembre 2015.

Si se conoce a Osamu Tezuka como el dios del manga es por historias como Devorar la Tierra. No expresamente por su reconocimiento o calidad, puesto que no estamos ante uno de sus títulos imprescindibles, los que le han dado fama mundial o los más memorables, pero sí por su narrativa. Por la forma en la que es capaz de hilar temas, personajes y situaciones de una forma tan excepcional, por los saltos que da de un escenario a otro, del protagonismo de un personaje a otro, y siempre teniendo claro que la complejidad de temas ha de estar presente en toda la obra. Porque, ojo, lo que arranca en Devorar la Tierra como una historia de venganza, simple y llana, y que acaba convertida en una descarnada, brutal y contundente crítica social hacia el capitalismo y el dinero, hacia la corrupción del ser humano (que al principio parece del hombre y de la que no se libra la mujer) y hacia la ambición de poder que caracteriza la sociedad del siglo XX… y en realidad la del XXI. Porque quitándole algún que otro detalle que delata la fecha de su publicación, Devorar la Tierra es una obra tremendamente actual. Es irregular, sí, por su extensión y porque en algunos momentos parece perder el objetivo en la maraña de tramas y personajes que introduce. Pero al mismo tiempo es brutal y ofrece un final muy satisfactorio para todo lo que plantea.

A la hora de afrontar este largo manga, hay que asumir su carácter de montaña rusa. Hay personajes que aparecen y desaparecen, hay tramas que se van turnando, y hay un protagonismo cambiante, aunque haya una serie de personajes centrales bastante evidentes. Eso, que desde cierto punto de vista puede parecer una flaqueza de la historia, es al mismo tiempo lo que demuestra que Tezuka era un autor increíblemente detallista. No es fácil escribir una historia tan larga, asumiendo el riesgo que supone moverse tanto de escenario y de protagonismo que tiene un paralelismo evidente con lo que ya había mostrado en Oda a Kirihito (aquí, su reseña). No es fácil porque en el momento en que se logra la empatía del lector, se puede desvanecer por cambios tan radicales. Pero Tezuka siempre tiene clara la dirección que está tomando, y por eso, al cerrar la última página del libro, la irregularidad se olvida. Tezuka habla de la fascinación por la belleza femenina, habla de la desigualdad, habla de poder y dinero, de obsesiones y ambiciones, de los peligros de una sociedad que descansa de una manera tan bestial en valores pecuniarios, de la extrema rareza de quien no da importancia al dinero. Y habla, sí, del amor. No es algo extraño en Tezuka, pero aquí ocupa un papel muy trascendental.

Además de un escritor excepcional y capaz de dominar una montaña rusa de semejante calibre, Tezuka es un dibujante muy dotado. Con sus lápices es capaz de convertir personajes de aspecto caricaturesco, incluso viñetas orientadas a un slaspstick convertido en manga de las que abundan en Devorar la Tierra sobre todo cuando la historia se centra en Gohonmatsu, ese hombre aficionado al alcohol y sin interés por las mujeres, en un relato fascinantemente serio. Y ojo a la manera en que es capaz de mostrar la belleza femenina y el sexo, porque las mismas sensaciones de vértigo y obsesión que sufren algunos personajes pueden tener su reflejo sin problema al otro lado de las páginas. Tezuka domina ese lado más onírico e incluso alucionógeno de la historia sin perder de vista en ningún momento que su relato no deja de ser una crítica a un mundo que se permite el lujo de exagerar pero que tiene una base increíblemente realista. Y eso, con un estilo de manga tan acusado como el de Tezuka, añade aún más mérito a una historia que se acerca por momentos a una ciencia ficción dura y profunda. Devorar la Tierra no es, efectivamente, la obra cumbre de Tezuka. Pero quienes sólo le conozcan de oídas o por su apelativo de dios del manga sí encontrarán en estas páginas una lectura ideal para adentrarse en el interesantísimo mundo de este espléndido creador.

Chikyū o Nomu se publicó originalmente en la revista Big Comic entre abril de 1968 y julio de 1969. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Un comentario el “‘Devorar la Tierra’, de Osamu Tezuka

  1. Thor_Maltes
    4 junio, 2016

    Si hay una obra (de las contadas) que he leido de don Tezuka, después de Black Jack que me pareció densa y muy madura es esta. Creo que si bien tiene un estilo muy experimental en la narración, creo que es una obra que se nota que su autor se la disfrutó en hacer.
    Es una obra en la cual, todos los personajes tienen bases morales dudosas y que simplemente no hay un “héroe” a quien el lector pudiese apoyar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 junio, 2016 por en ECC, Manga, Osamu Tezuka y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: