CÓMIC PARA TODOS

‘Ofelia’ 2, de Julieta Arroquy

ofelia16x16-950x691Editorial: Diábolo.

Guión: Julieta Arroquy.

Dibujo: Julieta Arroquy.

Páginas: 96.

Precio: 11,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Abril 2016.

Que un personaje como Ofelia (aquí, reseña del primer libro), la creación de Julieta Arroquy, haya logrado hacerse un hueco en el mercado, un tanto saturado de títulos de cierto parecido desde que Maitena se convirtió en un emblema, como para disfrutar de un segundo volumen, es un claro síntoma de que las enseñanzas de esta mujer volátil y emocional pueden calar. En este segundo libro, personaje y autora vuelven a mostrarnos su visión de la vida, enfrentándose de nuevo a pensamientos dramáticos, encrucijadas sentimentales y toques de autoyuda de la misma manera que lo hacía en su volumen anterior. El resultado es una curiosa mezcla de sensaciones agridulces, casi hasta contradictorias porque Ofelia pasa del entusiasmo más romántico a la desazón más inquietante por temas sentimentales, abarcando desde lo divertido casi siempre a algún que otro toque melodrámatico, cómo ella misma define a las mujeres, y con pinceladas de positivismo que invitan a recordar en ocasiones a los mensajes que impregnan las tazas y cuadernos de la conocida marca Mr. Wonderful. Eso sí, en todas y cada una de las viñetas que componen este segundo volumen de Ofelia se pretende conseguir el mismo fin: hacernos pensar y que sus mensajes hagan pensar, aunque en ocasiones sean incluso difíciles de comprender, al menos en un primer vistazo.

La estructura de la obra sigue siendo la misma. La máxima es no tocar lo que parece funcionar desde el primer libro y cada página, en ocasiones y como tope se llega a las dos páginas, es una historia distinta. Siempre de manera muy sencilla y directa, Arroquy nos intenta transmitir sus mensajes sin entrar en complicaciones. En muchos de ellos sigue intentando transmitir lo confuso de la mente de las mujeres, con sus idas y venidas, sus fantasmas del pasado y sus miedos ante e futuro, todo ello en un tono que hace que esta obra sea tan singular y divertida. Romántica empedernida, Ofelia se esfuerza por alejar sus miedos e intenta buscar refugio en los consejos de su alocada amiga o en los brazos del mismísimo universo. Arroquy sigue mostrando a Ofelia como una mujer actual, abierta de mente, con ganas de explorar su sexualidad, pero sobre todo intentando encontrar al hombre perfecto, con tales contradictorias características, que empieza asumir la imposibilidad de encontrarlo. Y si hablamos de contradicciones, resulta muy divertido también ver el variadísimo bagaje cultural que expone la autora, que va desde los clásicos Disney a E.T. El extraterrestre, pasando por el Guernica de Pablo Picasso o hasta frases del filósofo Fiedrich Nietzsche o el aventurero Christopher McCandless. Todo vale para que la vida sea singular desde la mirada de Ofelia.

Toda la complejidad que busca Arroquy con sus frases, sus historias y el retrato psicológico de Ofelia, incluso dentro de esa contradicción continua, encuentra su reflejo en el dibujo, que sigue brillando por su sencillez ya desde el mismo diseño del personaje: su pelo a tazón, su vestido rojo y sus botas altas, sólo lo que es importante reseñar, y con eso sigue logrando transmitir mucho, con tan poco. Las páginas, siguen el esquema de su predecesora, muchas con una viñeta única o  varias con un esquema claro, eso sí, todas ellas con un colorido que motiva a la lectura y a la transmisión de emociones que busca la Arroquy. Porque Ofelia es un tebeo emocional, y estas emociones son muy variopintas incluso aunque siga predominando el tono optimista. La sencillez del dibujo que tan bien funciona para Ofelia, no obstante, no siempre encuentra el mismo resultado cuando Arroquy se lanza a ese mundo cultural al que recurre para ilustrar sus viñetas. Un ejemplo claro es la viñeta que hace referencia a Titanic, la película de James Cameron, que es probablemente la que peor funciona en todo el libro. En todo caso, este segundo volumen de Ofelia, como ya lo era el primero, es una obra con más fondo de lo que parece a simple vista, y que consigue lo que pretende: no dejar indiferente. A veces, incluso, desde la perplejidad por los mensajes.

El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 mayo, 2016 por en Cómic, Diábolo, Julieta Arroquy y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: