Cómic para todos

‘Silas Corey 2. El testamento de Zarkoff’, de Fabien Nury y Pierre Alary

Portada_SilasCorey2Editorial: Dibbuks.

Guión: Fabien Nury.

Dibujo: Pierre Alary.

Páginas: 132.

Precio: 24 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2016.

Qué reconfortante es leer la segunda aventura de un personaje que tanto convence en la primera y comprobar que los autores vuelven a acertar. El testamento de Zarkoff es un ejemplo de todo lo que hay que hacer cuando se tiene un gran álbum, en realidad dos que conforman una única historia, La red Aquila (aquí, su reseña), para mantener muy alto el nivel de una serie, Silas Corey, de la que ya sólo cabe esperar lo mejor. Eso es lo que consiguen Fabien Nury y Pierre Alary con su segunda aproximación a este detective francés de la segunda década del siglo XX, que se mueve en una complejísima etapa en lo político y en lo social con un desparpajo sensacional. Nury escribe con mucha agilidad, hila relatos complejos a la par que entretenidos, plagados de detalles a todos los niveles y con una base histórica notable, que da un plus a la trama en lugar de ser un simple escenario. Y Alary contribuye con mucho acierto a la creación de ese escenario histórico pero también dotando a los personajes de ese carisma que resulta esencial para disfrutar de este espléndido tebeo. Da gusto ver un tebeo con un acabado tan cuidado a todos los niveles, que permite disfrutar con la prosa y con la imagen, con los diálogos y con las miradas, con la historia y con los personajes. Y con la sensación de que Silas Corey tienen todavía mucho que decir.

Nury tiene claro lo que tiene que repetir en El testamento de Zarkoff con respecto a La red Aquila y lo que tiene que cambiar. Así, mantiene el magnífico retrato del protagonista, sus afilados diálogos y su enorme capacidad de moverse entre enemigos. Cada episodio de esta aventura es fascinante. Porque Nury, otra vez más, demuestra una capacidad camaleónica para adaptarse a entornos muy diferentes, y haciendo que Silas Corey sea un personaje impresionante, digno de convertirse en un auténtico clásico moderno. Puede que tenga algo de arquetípico, pero incluso los arquetipos hay que saber llevarlos, y Nury lo hace con una capacidad maravillosa. Es impresionante comprobar cómo se puede hacer que el mismo personaje tenga el cinismo que muestra Silas en su conversación con la señora Zarkoff y al mismo tiempo la sensibilidad que muestra con Nina, los dos grandes personajes femeninos de la historia y una nueva demostración de la fascinante capacidad del autor para crear caracteres de lo más diferente. Y eso sin contar que la trama que construye funciona como un reloj y sabe sacar todo el partido al ambiente de armisticio con el que arranca el álbum, haciendo que el final de una guerra mundial coincida con el inicio de otra guerra muy diferente, una por hacerse con el control de quien aspira a aprovecharse de la situación europea.

Sucedía ya en La red Aquila, que el dibujo de Alary conseguía sacar partido de todo lo que planteaba el guión de Nury, y esa sensación se repite en El testamento de Zarkoff. ¿El escenario europeo de comienzos del siglo XX? Clavado. ¿La psicología de los personajes? Decir que es acertada es quedarse corto con cada mirada que se le echa a alguno de los diseños de Alary. ¿La acción? Vibrante, casi cinematográfica por momentos. Alary, en resumen, es muy bueno, y es un auténtico placer ver cómo adecua su caricaturesco estilo a una historia que no tiene nada de cómico y sí mucho de dramático. Pero el gran triunfo de Silas Corey en general, de El testamento de Zarkoff en particular y del trabajo que despliegan en estos dos álbumes tanto Nury como Alary es que hay mucha inteligencia. Inteligencia para gestionar una serie, para hacer que contexto, trama y personajes encajen de una forma natural, para que los diálogos y el dibujo encuentren un equilibrio extraordinario, que es lo que realmente consigue que un cómic supere la media y pase a ser una de esas obras que merece la pena descubrir, leer y releer con la confianza de que el paso de los años, como con los buenos vinos, sólo le hará bien. Silas Corey es una de esas historias. Y sin miedo alguno, El testamento de Zarkoff se puede recorrer sin haber pasado por La red Aquila. Otro acierto más de los autores.

El volumen incluye los álbumes tercero y cuarto de Silas Corey, primera y segunda parte de Le testament Zarkoff, publicados originalmente por Glénat en enero de 2015 y el mismo mes de 2016, y recopilados en un único libro en ese mismo mes de enero de 2016. El contenido extra lo forma un cuadernillo sobre el trasfondo histórico de la obra acompañado por unos bocetos de Pierre Alary.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 mayo, 2016 por en Cómic, Dibbuks, Fabien Nury, Glénat, Pierre Alary y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: