CÓMIC PARA TODOS

‘La Torre Oscura. La estación de paso’, de Peter David y Laurence Campbell

9788490627372Editorial: Random House Mondadori / DeBolsillo.

Guión: Peter David.

Dibujo: Laurence Campbell.

Páginas: 136.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Abril 2015.

Pocas veces un título es tan claramente identificativo de lo que vamos a leer. La estación de paso es justamente eso, un pequeño interludio pero muy significativo en el devenir de Roland Deschains en busca de La Torre Oscura. Significativo pero a la vez muy complicado de sacar adelante. A Peter David le cae la tarea de expandir bastante los relatos originales de Stephen King, que se publicaron antes de que la primera de las novelas de la serie viera la luz en 1982. Por eso, la adaptación de esos trabajos de King son a la vez un relato autoconclusivo y un tránsito necesario para hilar todo lo anterior, sobre todo lo sucedido en el octavo volumen de la serie, La batalla de Tull (aquí, su reseña), pero emparentándose precisamente por su carácter más cerrado, pese a contar con un final terriblemente abierto, con el séptimo, Las hermanitas de Leturia (aquí, su reseña). En cualquier caso, David escribe para Laurence Campbell un guión colmado de buenas ideas, de atractiva narración y sobre todo de lo que más importa en este punto del relato, que es la mente del Pistolero, viéndose en situaciones de extensa soledad pero también enfrentándose a su pasado y a un futuro extraño, personificado en un chico, Jake Chambers, que se convierte en un sugerente añadido a esta mitología.

Eso es lo más atrevido de La estación de paso. No la forma en la que David expande el relato de King. Tampoco su carácter de historia puente entre momentos climáticos bastante trascendentes en la persecución del Hombre de Negro que acomete Roland. Lo atrevido está en fusionar un universo de fantasía tan singular con nuestra realidad más cotidiana. Y Jake Chambers es el nexo entre ambas. De alguna manera, David consigue que las conversaciones entre este chico y Roland suenen fluidas y naturales, paradigma de un choque cultural y generacional que tampoco nos es extraño en la vida real y parte de una historia que casi parece por completo una alucinación del protagonista. Su relato en soledad, casi producto de ese abandono y de las penosas condiciones en las que emprende la persecución, ahondan en esa idea y hacen de este episodio de La Torre Oscura uno de los más singulares. El guionista consigue controlarlo a pesar de que hay un choque radical entre el caminar del Pistolero, en el que habla consigo mismo, y las posteriores conversaciones que entablan ambos, protagonistas casi exclusivos de este volumen, en el que el Hombre de Negro actúa prácticamente como un memorable mcguffin, como una ausencia que se nota siempre y que da sentido a las decisiones que toma el propio Roland.

Es indiscutible que el tono visual de La Torre Oscura es producto del fascinante aunque no siempre memorable trabajo de Jae Lee, y mantener ese tono sigue siendo una obligación a estas alturas de la serie, llegados ya a su noveno volumen, y a pesar del baile de ilustradores que ha habido en sus últimos arcos argumentales. En esta ocasión le toca el turno a Laurence Campbell, que como suele ser habitual cuenta como mayor elemento cohesionador con el color de Richard Isanove. Aún así, el trazo de Campbell es bastante diferente al de Lee, por mucho que coincida en el gusto por el uso de las sombras, siempre eso sí de forma menos pronunciada que el primero y principal de los ilustradores de La Torre Oscura. Campbell sabe aprovechar los momentos más espectaculares del relato para dar rienda suelta a una intensa imaginación visual, y apuesta por una narración muy europea, con páginas cargadas de viñetas y apostando en muchas ocasiones por un formato panorámico que hace que la narrativa sea muy cinematográfica. El hecho de contar con arcos cerrados hace que el cambio de ilustrador no sea un impedimento para que el cómic de La Torre Oscura se sienta como una serie muy bien asentada y que sigue enganchando con facilidad. La búsqueda de Roland Deschains bien merece seguir leyendo sus aventuras.

El volumen incluye los cinco números de Dark Tower: The Gunslinger – The Way Station, publicados originalmente por Marvel entre febrero y junio de 2012. El único contenido extra es una introducción de Robin Furth.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 mayo, 2016 por en Cómic, La Torre Oscura, Laurence Campbell, Marvel, Peter David, Randon House Mondadori y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: