CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Ego’, de Darwyn Cooke

GAB__darwyn_cooke_egoEditorial: ECC.

Guión: Darwyn Cooke y Paul Grist.

Dibujo: Darwyn Cooke, Bill Wray y Tim Sale.

Páginas: 208.

Precio: 20,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Febrero 2016.

Si Darwyn Cooke escribe superhéroes, merece la pena prestar atención. Si escribe a Batman, parece algo prácticamente obligatorio. Sobre todo porque Cooke no es un autor que escriba y dibuje a la ligera. Lo hace cuando es consciente de que tiene algo que contar. Y puede ser mejor o peor, generalmente es muy bueno, pero siempre es interesante. Por eso, tener en las manos un volumen que recopila todo lo que Cooke ha escrito y dibujado sobre Batman, y por extensión de Catwoman, es una auténtica delicia. Ego, centrada en una formidable dicotomía entre Batman y Bruce Wayne como nunca antes se había explorado, y El gran golpe de Selina, una historia de transición entre la Catwoman de siempre y la más moderna, son las dos grandes historias que forman este volumen, en el que hay tiempo para el deleite más breve y singular con cuatro historias cortas formidables: la alucinógena Donde reinan los monstruos, que introduce a un personaje femenino, Madame X, que merece más atención y páginas; la curiosa El monumento, en la que Bill Wray aporta su singular estilo gráfico a un relato algo cínico; Cita con un caballero, juguetona revisión dibujada por el enorme Tim Sale de la atracción sexual que hay entre Batman y Catwoman; y Déjà vu, un retrato amargo sobre la obsesión que motiva al Caballero Oscuro y la enorme tristeza que eso provoca en su vida.

Ego es una obra peculiar. Tiene el sabor de gran historia, pero de alguna manera no termina de alcanzar toda la grandeza a la que aspira. Es muy buena, tiene una enorme cantidad de elementos interesantes, pero quizá es su conclusión lo que deje un sabor algo extraño. Nunca malo, porque Cooke se encarga de encandilar, casi entusiasmar por momentos no sólo con esta dinámica dickensiana en la que Bruce Wayne casi parece el Scrooge de Cuento de Navidad, asediado por los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras envueltos todos ellos en la figura de una capa oscura y de expresión tenebrosa que casi invita al lector a ver lo que efectivamente ven los criminales cuando se enfrentan al protector de Gotham. Es un análisis valiente y atrevido sobre Batman, sobre sus causas y sobre su personalidad, sobre la culpa que siempre ha sobrevolado en las historias del personaje cada vez que uno de esos villanos coloristas, especialmente el Joker, sembraba el terror con matanzas incontrolables. Y es, sobre todo, un duelo sensacional que se mueve en la frontera que el propio Bruce Wayne se ha marcado para emprender su cruzada como Batman, el respeto a la vida humana, su negativa a no dar ese paso definitivo. Quizá por ser temas tan ambiciosos la resolución parece algo apresurada, pero eso no frena el gran trabajo de Cooke, en guión y en dibujo.

Y si en Ego Cooke se embarca en la separación de las identidades de Batman y Bruce Wayne, se puede decir que hay algo parecido en El gran golpe de Selina, probablemente una de las mejores historias que se hayan escrito nunca de Catwoman sin que en realidad la felina ladrona llegue a hacer auténtico acto de presencia. A Cooke le interesa la mujer que hay debajo de la máscara. La ladrona, con sus motivaciones, con sus necesidades, con su maestría criminal. Pero también la mujer, la que se siente sola, incluso fracasada, dependiente de otras personas con lo que poco que siempre le ha gustado esa sensación a Selina Kyle. Pero Cooke hace que sea lo más natural del mundo en el personaje, al que dota de una fragilidad emocional que no obstruye en absoluto su determinación como personaje de acción y que no rompe la imagen ya existente de Catwoman. Al contrario, hace que evolucione de una forma muy natural para rellenar los huecos entre la antiheroina que siempre jugaba a su antojo con Batman, la misma que de hecho retrata en Cita con un caballero, y el personaje que escribió Ed Brubaker en su etapa en Catwoman. En muchos sentidos, con un dibujo espléndido y una narración noir brillante, El gran golpe de Selina es mejor historia que Ego, aunque en este volumen ocupe un lugar algo más secundario.

El volumen incluye Batman: Ego, publicado originalmente por DC Comics en agosto de 2002; los números 23 y 33 de Batman: Gotham Knights, de enero y noviembre de 2002; Catwoman: Selina’s Big Score, de septiembre de 2002; y los números 1 y 5 de Solo, de diciembre de 2004 y agosto de 2005. El contenido extra lo forman una introducción de Darwyn Cooke y algunas portadas originales del autor.

Anuncios

2 comentarios el “‘Batman. Ego’, de Darwyn Cooke

  1. Chuck
    9 mayo, 2016

    Se lee bastante bien, voy a ver si tengo oportunidad de conseguir esto, el dibujo convence y por lo que veo. La historia aún más. Saludos

    • juanrmillan
      9 mayo, 2016

      Merece mucho la pena. Ya nos dirás qué te parece si te haces con él…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 mayo, 2016 por en Batman, Bill Wray, Cómic, Darwyn Cooke, DC, ECC, Paul Grist, Tim Sale y etiquetada con , , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: