CÓMIC PARA TODOS

‘Aquí vivió. Historia de un desahucio’, de Isaac Rosa y Cristina Bueno

aquí vivió.inddEditorial: Penguin Random House / Nube de Tinta.

Guión: Isaac Rosa.

Dibujo: Cirstina Bueno.

Páginas: 256.

Precio: 19,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2016.

Simplemente viendo el subtítulo de Aquí vivió, Historia de un desahucio, queda bien claro que Isaac Rosa y Cristina Bueno se han centrado en un problema tremendamente importante de la sociedad española. Eso es un arma de doble filo, porque no hay problema social en España que no cuente con un frentismo casi radical. Existe una creciente y ya enorme sensibilización ante el elevadísimo número de familias que pierden sus hogares por las durísimas condiciones económicas que impone el actual modelo, pero también quien considera que los bancos están limitándose a cobrar deudas que nadie obligó a firmar a sus clientes. Rosa y Bueno no dudan en posicionarse en el lado más humano de esta cuestión, el de las personas, y eso de alguna manera también desemboca en una posición didáctica que limita el alcance final del tebeo. Aquí vivió, no obstante, es una obra que se muestra como algo esencial precisamente porque aporta información real, palpable, auténtica y cuya difusión es una necesidad social. Es didáctica, efectivamente, porque aporta muchísima información, que además Rosa consigue encajar muy bien en una historia intimista y con la enorme dificultad que siempre tiene dar voz a una adolescente, y a la que Bueno, con un diseño sencillo, aporta una elegante humanidad que crece todavía más cuando se mezclan diferentes tiempos narrativos.

Rosa, que debuta en el mundo de la novela gráfica con Aquí vivió, se ha dejado llevar por la realidad, esa que no constriñe los relatos sino que los hace encajar en la vida real. Y ahí, en esta realidad en la que todos tratamos de abrirnos camino, las cosas no suceden de forma aislada. Por eso Rosa elabora un puzle complicado de trazar pero realmente sencillo de leer, incluso con su gran extensión que supera ampliamente las 200 páginas, en el que tienen cabida influencias emocionales muy diferentes: una separación, una mudanza, una muy atractiva vinculación de la problemática que trata el libro con El diario de Ana Frank, la memoria, que paradójicamente suele ser la gran olvidada a la hora de hacer cualquier análisis, la vejez, la convivencia en comunidad, el trabajo de los bancos y la necesidad de un activismo que siempre ha sentido la juventud en cualquier época. Son muchos temas y el gran acierto de Rosa es que los conjuga bien, sin perder de vista dónde está su verdadero interés, y sólo mínimamente lastrado cuando la exposición argumentada, la que acontece en el último tramo del libro, se superpone levemente a la historia humana que protagoniza los mejores momentos del libro y que el autor no puede olvidar cuando se propone darle una conclusión, digna y emotiva al mismo tiempo.

Bueno, que ya había demostrado una capacidad mucho más cómica en Las abuelas dan el golpe (aquí, su reseña), encuentra en Aquí vivió una forma de mantenerse fiel a su estilo pero con otra voz. La historia lo demanda y ella responde francamente bien, desde una sencillez formal y un bitono que le sirve para que lo mejor del libro, el relato del desahucio conjugado con la realidad presente, cobre una fuerza bastante impresionante y sobre todo anime con mucha intensidad una de las ideas principales de la novela gráfica, los fantasmas de un desahucio, los que siempre quedan en una vivienda que resulta profanada por la economía de mercado, esa que convierte a las personas en números y expedientes y que no siente piedad alguna por el futuro precario en que quedan ancianos y niños, hombres y mujeres, personas y familias, cuando se les arrebata el lugar en el que viven. Bueno se suma con mucho acierto a la labor de Rosa para que Ali, la joven protagonista, tenga una voz no sólo realista sino también creíble, para que sea una adolescente reconocible e inquieta que pueda ser el centro de la historia que cuentan. Y es ahí, en la cercanía, en la fácil identificación que proponen los autores tratando problemas reales, donde Aquí vivió se convierte, además de un cómic necesario, en uno de muy agradable lectura.

El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 mayo, 2016 por en Cómic, Cristina Bueno, Isaac Rosa y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: