Cómic para todos

‘Nankín. La ciudad en llamas’, de Ethan Young

nankinEditorial: ECC.

Guión: Ethan Young.

Dibujo: Ethan Young.

Páginas: 208.

Precio: 18,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Febrero 2016.

La historia de la humanidad es tristemente tan rica en guerras que en todas ellas hay episodios que son bastante desconocidos para el gran público, incluso aunque formen parte de enfrentamientos que han sido revisados en multitud de obras, literarias, históricas, televisivas y cinematográficas. Ese es, sobre todo, el caso de la Segunda Guerra Mundial, el conflicto bélico más versionado de la historia y, sin embargo, con flancos todavía en la oscuridad para la mayoría. Por ejemplo, es bastante desconocido que parte de aquella guerra es la brutal invasión japonesa de Nankín, una de las cuatro capitales chinas, como epicentro de una descarnada confrontación entre los dos países asiáticos. Ethan Young, autor norteamericano de ascendencia china, recupera en Nankín. La ciudad en llamas ese hecho histórico para acoger una historia cruenta, dura y dramática. Descarnada incluso. De las que no pueden dejar indiferente y en la que no hay buenos y malos, como sucede realmente desde que el género bélico llegó a una edad adulta en la que los propios no eran héroes rocosos y los enemigos unos despiadados villanos. Young capta con su trazo sencillo el horror de la guerra e incluso el del alma humana, pero también reflexiona sobre la necesidad de la memoria, de no dejar caer en el olvido episodios que la historia ha maltratado.

Young no se anda con rodeas. La mejor forma de demostrarlo es que ya desde la primera página de su novela gráfica Nankín es una ciudad en llamas, tal y como asegura su título. De esa sencilla manera, sin preámbulos, sin medias tintas, Young ha conseguido que el lector esté ya dentro de la guerra, pensando únicamente en la supervivencia de los dos soldados chinos que protagonizan esta agónica historia, sintiendo sus urgencias, sus miedos, todo lo que les va pasando por la cabeza según se suceden los acontecimientos en su desesperada huida para salvar la vida. La ciudad en llamas es, por tanto, una novela gráfica que apela directamente a las entrañas, que busca conmover, emocionar, inquietar. En realidad, se trata de pasar un mal trago, de sufrir con los protagonistas, a los que Young define con mucho acierto y con muy pocas pinceladas, sin necesidad de contar historias previas o redundantes. Va al grano. Y eso, en este tipo de historias, es esencial para que la conexión sea inmediata, y no sólo con los dos protagonistas, también con los demás supervivientes que se van encontrando por el camino e incluso con el coronel chino que con tanta habilidad hace Young que se escape al arquetipo de villano sin prescindir de los elementos de pétrea frialdad que hacen de él el oponente perfecto para esta historia desesperada.

El dibujo de Young es preciso y claro, pero hace una apuesta arriesgada. Su pretensión es que la ciudad en llamas se vea mucho más a través de los personajes que del escenario. Por supuesto, hay algunos fondos espléndidos y como no podía ser de otra manera el relato comienzo mostrando la devastación en Nankín, pero muy pronto el foco lo pone en los dos protagonistas. El escenario no tiene sentido sin ellos. No es Nankín en llamas, sino la batalla de dos hombres por escapar de ese escenario de pesadilla. En ese sentido, es muy interesante el dominio que muestra Young sobre las sombras, sobre que sucede fuera de campo e incluso de la manera en la que las onomatopeyas se conviertan en parte integral de la narración. Nankín. La ciudad en llamas encuentra de esa manera un camino muy atractivo para hablar de este desconocido acontecimiento, y es la personalización. Con un final muy cinematográfico de homenaje a las víctimas y a su recuerdo, Young inventa para apelar a la memoria. Crea, como buen autor que desde luego muestra ser, para que la realidad no se olvide. Y de esa manera tan espléndida, con una novela gráfica emocionante y muy bien desarrollada, Young logra lo que toda buena obra basada en hechos reales desea, que el lector se interese no sólo por el relato de ficción sino también por el contexto histórico que se desea reivindicar.

Dark Horse publicó originalmente Nanjing: The Burning City en agosto de 2015. El contenido extra es un portafolio de bocetos comentado por Ethan Young.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 abril, 2016 por en Cómic, Dark Horse, ECC, Ethan Young y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: