CÓMIC PARA TODOS

‘Corazón de arlequín’, de Neil Gaiman y John Bolton

corazon_arlequinEditorial: ECC.

Guión: Neil Gaiman.

Dibujo: John Bolton.

Páginas: 40.

Precio: 8,95euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Febrero 2016.

Todo gran autor tiene obras magnas y otras que se consideran menores. Dentro de la prolífica y muy exitosa carrera de Neil Gaiman, Corazón de Arlequín caerá con facilidad en el segundo grupo, tanto para quienes hayan leído los grandes títulos del escritor, especialmente Sandman (aquí, reseña de su primer libro) como para quienes tengan más conocimiento sobre él a partir de sus novelas. Esa consideración no sólo proviene de la extensión de este relato, ya que es un cuento de apenas treinta páginas dibujadas, sino también por sus expectativas. Gaiman, con dibujos de Michael Bolton, rinde homenaje a la Commedia dell’arte y esencialmente a la figura del Arlequín que se cuela en el título de la obra y que se convierte desde el principio en protagonista y narrador de una historia de amor imposible. Porque de eso va Corazón de Arlequín. ¿Alegre? Sin duda, porque Gaiman, a pesar de que siempre encuentra los rincones más oscuros del alma humana es también un optimista incurable, pero a la vez triste, porque esta es, y eso queda claro desde el principio, una historia de amor no correspondido por Colombina. Todas las figuras de la Commedia dell’arte encuentran en las páginas de esta pequeña novela gráfica una actualización bastante interesante, que parte sobre todo de una sencillez que forma parte del encanto de esta deliciosa lectura.

Es difícil no encontrar en Gaiman elementos satisfactorios, y Corazón de Arlequín no es ninguna excepción, aunque a quien esté acostumbrado a indagar en su ingenio a través de sus grandes obras probablemente le sabrá a poco esta pequeña fábula cíclica sobre el amor. O, en realidad, sobre el desamor. Porque el Arlequín de la Commedia dell’arte, como el tradicional payaso del circo, esconde un interior triste detrás de una fachada de llamativos colores. El Arlequín es un hombre enamorado de una joven, Missy, que desconoce hasta su existencia. El punto de partida es muy interesante, porque no estamos ante un relato romántico de corte clásico, no es el “chico conoce chica” de siempre. Es, y eso parece obvio viendo la forma en la que él intenta llamar la atención de ella (colgando su corazón de la puerta), un intento baldío de un alma en el fondo torturada. Ahí está la gracia, y ahí radica lo que tiene de ingeniosa la aproximación de Gaiman, que encuentra una fantasiosa y muy inteligente forma de salir del trance que expone, y que actualiza formidablemente convirtiendo a Missy en una antigua asistente de un médico forense, para así romper el molde de los predecidle. Corazón de Arlequín arranca bien, sigue bien y, en realidad, acaba todavía mejor, precisamente porque la barrera de la expectativa queda hecha añicos.

John Bolton, quien ya trabajó con Gaiman en Los libros de la magia, da vida a este relato de la manera ya acostumbrada a lo largo de su carrera, con acuarelas fotorealistas que generan un efecto curioso. Por un lado, tanto la figura del Arlequín como la de Missy emanan un carisma importante, más claro en el caso del personaje principal masculino porque el de ella mucha veces parece más presa del original fotográfico que del trabajo de Bolton. En todo caso, los personajes convencen casi siempre mucho más que la puesta en escena o incluso que los fondos, que no siempre alcanzan la misma calidad que las atractivas figuras que dominan la historia. No obstante, incluso con estos pequeños defectos, el estilo visual encaja en general bastante bien con las pretensiones de Gaiman, en primer lugar jugar con estos arquetipos de la pantomima y en segundo lugar actualizarlos para que no resulten extraños (no tan extraños, mejor dicho, no olvidemos que es la historia de un Arlequín que honra a su amor platónico entregándole de forma física y anónima su corazón) a un público que busque historia contemporáneas. Gaiman, en todo caso, maneja tan bien los entornos mágicos y Bolton responde con tanta brillantez en momentos puntuales que se acaba reconociendo sin problemas lo mejor de este modesto Corazón de Arlequín.

Dark Horse publicó originalmente Harlequin Valentine en octubre de 2001. El contenido extra lo forman unos apuntes sobre la figura del arlequín y un texto de Neil Gaiman sobre John Bolton.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 abril, 2016 por en Cómic, Dark Horse, ECC, John Bolton, Neil Gaiman y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 247 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: