Cómic para todos

‘La vida de un padre abrumado’, de Iñaki Echeverría

CbgwaW1XIAAI43BEditorial: Lumen / Penguin Random House.

Guión: Iñaki Echeverría.

Dibujo: Iñaki Echeverría.

Páginas: 160.

Precio: 14,90 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Febrero 2016.

La vida real se ha convertido en vivero de ideas para un número incontable de autores, y los especialistas en la tira cómica en encontrado un filón inagotable en la aventura de tener hijos. El argentino Iñaki Echeverría es uno de esos autores y La vida de un padre abrumado el resultado de compartir su vida con dos niñas pequeñas.  Esas vivencias tienen un carácter tan universal que da igual la procedencia del lector y lo que se busca de forma inmediata es la complicidad del lector, bien por haber vivido o estar viviendo en una situación parecida o por simple conocimiento de lo que sucede cuando la paternidad cambia la vida del hombre de una manera tan radical. El formato, la tira, acaba siendo perfecto para que Echeverría comprima vivencias que darían para extensas conversaciones, y tiene bastante habilidad a la hora de condensarlas en pocas viñetas, a veces incluso en una. Donde mejor se desenvuelve, en todo caso, no es cuando se coloca él mismo como protagonista, sino cuando deja que sean las niñas las que cobren el protagonismo, cuando su descarada inocencia toma la palabra y nos demuestra lo divertido que puede ser el mundo cuando se mira a través de sus inexpertos ojos, de su lógica aplastante y de su impresionante sabiduría carente de todas las restricciones que los adultos nos autoimponemos.

Dada la multiplicación de obras modernas sobre este asunto de la paternidad, o de la maternidad también, es ya el momento de ser algo más exigente con este tipo de recopilatorios. El chiste de Echeverría es bueno, sobresaliente por momentos, y desde luego perfecto para su publicación periódica, pero a la hora de recogerlos todos en un volumen se aprecia una repetición algo excesiva en los motivos de sus chistes. Muchos versan sobre los mismos asuntos, e incluso son demasiado parecidos entre sí, con la única gran diferencia del tiempo transcurrido entre uno y otro, lo que conlleva una edad algo mayor de alguna de las hijas o, probablemente, el olvido del autor de que aquel primer chiste ya había sido publicado. Son detalles menores, pero que se notan mucho cuando llega el momento de pasar de la revista al libro y rebajan el resultado de la obra final. Con todo, Echeverría es un autor habilidoso a la hora de crear un universo propio en el que, por ejemplo, no hay una madre de las pequeñas o unos suegros. Se trata de él y sus dos hijas, sin más apoyo y prácticamente sin ningún otro personaje a su alrededor. Eso supone, sin entrar en las razones reales, llevar el título de la obra, La vida de un padre abrumado, a sus últimas consecuencias. Y haciendo énfasis en lo de abrumado, porque es ahí donde se centra especialmente Echeverría.

Comno dibujante, la caricatura de Echeverría es clara y directa, de pocas líneas, de colores básicos y haciendo que el blanco u otras tonalidades generalmente suaves se conviertan en el escenario de sus tiras. Lo mejor, que el carisma de los personajes se recibe de forma inmediata y que la expresión de todos ellos, incluso de la pequeña Vero cuando no es más que un bebé, está muy conseguida. De esa forma, el chiste visual se entiende perfectamente, casi sin necesidad de diálogos en la mayoría de las ocasiones. La reiteración en el chiste que sí se nota en los guiones queda algo más difuminada a la hora de analizar el dibujo, porque Echevarría es capaz de encontrar formas diferentes de contar lo mismo, cambiando el punto de vista o rotando el protagonismo. Y puestos a destacar algunos de sus chistes, son especialmente entrañables aquellos en los que el agobiado padre protagonista no aparece más que a la altura de sus rodillas, cediendo todos los focos a las pequeñas y sus adorable discurrir. La vida de un padre abrumado no es un manual, ni mucho menos un intento de corregir malas costumbres en la educación de los niños, sino una divertida aproximación a una realidad de la que no todo el mundo es consciente a la hora de dar ese maravilloso paso que supone tener descendencia, tan exigente como divertido como explica Echeverría con acierto y buen humor.

Las tiras de La vida de un padre abrumado se publicaron originalmente de forma mensual en la revista Fierro y semanalmente en el periódico Páginal12. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 abril, 2016 por en Cómic, Iñaki Echeverría, Randon House Mondadori y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: