Cómic para todos

‘El Rey de la Carretera. Km. 0’, de Josep Busquet y José Ángel Ares

el-rey-de-la-carreteraEditorial: Aleta.

Guión: Josep Busquet.

Dibujo: José Ángel Ares.

Páginas: 96.

Precio: 9,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Abril 2016.

Después de haber coincidió en la humorística Independencia? (aquí, su reseña) y la aventurera y divulgativa Bitcoin (aquí, su reseña), ambas obras de encargo pero que demostraron una inteligencia narrativa notable para hacer entretenidos trabajos menos personales, Josep Busquet y José Ángel Ares nos ofrecen por fin un cómic que suena cien por cien nacido de sus delirantes ingenios. Y así nace El Rey de la Carretera, un alocado y salvaje invento que tiene un Km. 0 lo que promete ser el primer episodio de un gozoso periplo que arranca del caos. Sí, hay algunos atisbos de crítica social, como dice el émulo de Busquet en el divertido making of que cierra el libro, de la televisión contemporánea o de la pasividad social. Pero esto es, por encima de todo, caos. Caos a lo Mad Max, influencia de la que no reniegan en absoluto los autores, pero pasado por el filtro de Busquet y Ares, creando una galería de personajes que suma a ese caos y que proporciona un divertimento tan sincero como carente de complejos. ¿Qué le falta pausa? Seguramente. Pero es que no da la impresión de quererla. A El Rey de la Carretera le interesa apabullar, mandar información excesiva a través de personajes extremos y situaciones delirantes, carente todo ello incluso de una mínima explicación conceptual que en realidad no hace falta. Aquí sólo hay que montarse en la moto y pasarlo bien.

Busquet, en ese sentido, suma una pica más a su camaleónica carrera, en la que ya parece haberlo tocado prácticamente todo, y con la misma eficacia de siempre. Puestos a encontrar una pega, hay una cierta dispersión en el protagonismo de la historia, que probablemente será buscado (el caos es fundamental, ¿recordamos?) pero que sí pesa algo en las primeras páginas del cómic, cuando da la impresión de que las espléndidas Gwen y Brenn parece que van a cortar el bacalao y la presencia del propio Rey de la Carretera que da título al tebeo está algo más ausente. Pero como el detalle es tan divertido, en realidad los momentos menos brillantes de la historia apenas se notan durante la lectura. Ese es uno de los formidables efectos de ese caos que tan bien maneja Busquet. Puede que al finalizar el tebeo tenga cabida el pensamiento de que en realidad Km. 0 es un divertido guiño a su título y no sea más que un pequeño avance de lo que puede venir el futuro y, desde luego, no un final o una historia cerrada, pero mientras se está viviendo el tebeo el paso de las páginas encuentra un ritmo tan frenético como el que impone la misma historia para sus personajes, incluso en las contundentes elipsis que hacen pensar que El Rey de la Carretera podría haber sido un tebeo mucho más largo y, desde luego, no tan acertadamente condensado como este.

Ese mismo caos que se convierte tan divertido en el guión, forma parte del delirante trabajo de Ares. Su capacidad cómica ya había quedado acreditada en sus anteriores trabajos con Busquet, y también, a menos escala, la de hacer frente a un ritmo intenso. El Rey de la Carretera le permite explorar ese camino con mucha más firmeza y, además, desde las primeras fases del proyecto. El diseño de personajes, escenarios y demás gadgets es espléndido. No hay nada que parezca fuera de lugar o que no acierte con el tono, no hay vestimenta que no se adapte a la locura de mundo que presenta esta serie, empezando por la del mismo Rey de la Carretera (y ojo al delirante final, cuando se descubre el pequeño gran e insospechado secreto de este personaje, inteligente reinterpretación del olvido en que durante mucho tiempo se han visto sumidos los profesionales más diversos del mundo del entretenimiento, al menos hasta que Internet se encargó de encontrar un rincón, por pequeño que fuera, para casi todos ellos). Pero sobre todo El Rey de la Carretera marca esa comunión a un lado y otro de la página, esa que denota que los autores se lo han pasado tan bien como se lo pueden pasar los lectores, incluso aunque sientan que, de momento, les han contado poco en esta frenética carrera que supone Km. 0.

El único contenido extra son unas páginas con un divertido making of de El Rey de la Carretera.

Anuncios

Un comentario el “‘El Rey de la Carretera. Km. 0’, de Josep Busquet y José Ángel Ares

  1. Pingback: Verano 2016: Una ración de cómics para combatir el calor | Mil héroes: el blog de Mil Cómics

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 abril, 2016 por en Aleta, Cómic, José Ángel Ares, Josep Busquet y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: