CÓMIC PARA TODOS

‘La favorita’, de Matthias Lehmann

p-favoritaEditorial: La Cúpula.

Guión: Matthias Lehmann.

Dibujo: Matthias Lehmann.

Páginas: 164.

Precio: 15,50 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Febrero 2016.

Con La favorita, Matthias Lehmann desembarca en España por primera vez, y hay que reconocerle a esta novela gráfica que es una estupenda llamada de atención sobre el talento de su autor. Y lo complejo es hablar de la obra sin destriparla, porque ofrece un giro argumental importante cuando ya se han superado con creces las treinta páginas de historia. Es ahí cuando Lehmann impacta de verdad, cuando transforma un relato de suspense de tintes góticos en un viaje psicológico mucho más profundo, cuando la sexualidad comienza a tener un papel que era difícil anticipar con los primeros pasos de este cómic y que sorprende por inusual pero, al mismo tiempo, por la inteligencia con la que está planteado. Porque La favorita es, sobre todo, una historia sutil. Tiene toques que pueden no parecerlo, algo que se palpa sobre todo en la exageración caricaturesca que adopta en algunos momentos el dibujo de Lehmann, pero la construcción es pausada y minuciosa, para que la historia de Constance y sus abuelos, viviendo todos juntos en un lúgubre caserón, adopte unos rasgos de verosimilitud que a ratos se antojan imposible pero que el autor convierte en perfectamente posibles. Quizá la resolución invite a pensar que hay una pausa excesiva en el desarrollo, pero bien pensada, con la misma pausa que propone, es una obra que tiene todas sus escenas muy bien planteadas.

Si hay algo que se antoja realmente difícil sobre el papel para que el planteamiento de Lehmann funcione, es la importancia de ese giro radical que hay en la obra, un auténtico gamechanger, que dirían los anglosajones, y que obliga a asimilar la historia de una manera muy diferente a la que se esperaba. Pero el autor consigue que ese giro no sea, ni mucho menos, el único argumento de su trabajo. Si lo fuera, sobrarían muchas páginas. Y sin embargo es a partir de ese momento cuando el cómic crece sin límite, apoyado en la sexualidad que explora desde la siempre complicada vertiente de la niñez que bordea ya la adolescencia. Lehmann no utiliza demasiados personajes, y eso es un argumento más para que la historia sea condenadamente opresiva a todos los niveles, no sólo por los espacios que utiliza (en realidad, dos, la propia casa y sus alrededores), sino también porque las relaciones que se establecen entre los diferentes actores es muy clara desde el principio. En realidad, La favorita tiene una excusa bastante sencilla, y que se solventa con un gran flashback y un final incluso bastante simple, pero el desarrollo es impresionante precisamente porque nunca se hace difícil de creer, ni siquiera aunque lo que se nos esté contando roce lo inverosímil o las noticias de sucesos que siempre parecen sacadas de la imaginación de algún escritor.

La promoción de la novela gráfica destaca a Lehmann como un especialista en la técnica del linograbado, que apuesta por el relieve, y la sensación que deja La favorita es bastante parecida a lo que habría sido su resultado mediante ese procedimiento. El rallado que equilibra las zonas de luz y las de oscuridad contribuye fuertemente a que esa sea la forma en la que se perciben las viñetas de esta novela gráfica, y el elemento definitivo para entender sus aspectos góticos y opresivos. Probablemente, el color habría aniquilado esas sensaciones, por lo que hay que aplaudir a Lehmann por haber sabido encontrar el escenario en el que más destacan no sólo sus dibujos sino también la misma historia que quiere narrar. Su estilo, tendente a la caricatura, ayuda a que el lector se pasee, casi en estado de hipnosis, por la delicada frontera que separa lo real de lo imaginado, que es exactamente lo que va proponiendo el relato en sus momentos más intensos. Y tampoco se puede obviar la experimentación formal, tan sutil como el mismo ritmo del cómic, con la que construye algunas de sus páginas, eliminando en ocasiones las líneas de las viñetas o invadiendo en otras los márgenes, sean para llenarlos de blanco o de negro. Nada mala es la presentación en el mercado editorial español de Lehmann.

Actes Sud publicó originalmente La favorite en abril de 2015. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 abril, 2016 por en Actes Sud, Cómic, La Cúpula, Matthias Lehmann y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: