CÓMIC PARA TODOS

‘Insiders’ 1, de Jean-Claude Bartoll y Renaud Garreta

publicaciones-F54-818-510-895Editorial: Dolmen.

Guión: Jean-Claude Bartoll.

Dibujo: Renaud Garreta.

Páginas: 104.

Precio: 22,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2016.

No es Insiders un tebeo fácil. No lo es porque trata temas muy complejos, nada sencillos de seguir en la narración de Jean Claude Bartoll, quien como se explica en el volumen ha ejercido durante años como corresponsal y es un experto en la materia de espías que centra la narración de los dos primeros álbumes de la serie, Guerrilla chechena y Operación Offshore. De hecho, eso mismo parece ser el eje en torno al cual gira lo que puede ser lo mejor  lo peor de este cómic: su complejidad realista. Esto no es Queen & Country (aquí, reseña de su primer volumen), una obra eminentemente compleja y realista también, pero desde un punto de vista diferente, con historias más o menos cerradas. Insiders es un plan a mucho más largo plazo y que no ofrece respuestas, no ya inmediatas, sino a veces atisbables. Y las ganas de mostrar un mundo tan crudo como auténtico hace que a veces la narración de Bartoll se deslice al campo del periodismo de guerra más que al de la narración de cómic. Su fuerza y su debilidad, dependiendo de lo que espere el lector, porque si la expectativa es encontrar la historia de una heroína sexy a lo Lara Croft, la que en realidad quiere apuntar la contrabierta del libro, puede llegar a sentirse algo perdido en este mundo de intereses opuestos y lealtades cambiantes, uno que Renaud Garreta ilustra con bastante buen nivel.

La forma en la que Bartoll escribe ofrece y exige a partes iguales. Como se ha dicho, no es una lectura sencilla, no es de las que puede despacharse con rapidez o dejándose llevar por la acción dibujada. Para vivir Insiders como la plantea su autor, hay que prestar mucha atención a todos los detalles, a todos los personajes, al lenguaje más técnico e incluso a las referencias geográficas. De lo contrario, es también bastante fácil perderse en la complicadísima maraña que teje Bartoll, producto de una gran experiencia y de un enorme trabajo de documentación y elaboración de una trama que esté a la altura de su propuesta. Y ahí, todo sobresale. Pero, hay que insistir en ello, la exigencia es muy elevada. No es un título aventurero o de acción, es sucio y cruento, hay guerra sucia, hay asesinos y delincuentes, y los héroes no son perfectos e imbatibles. Najah, la protagonista, no logra sus objetivos fácilmente. Es una espía, una muy buena, una capaz de adentrarse en esos entramados delictivos que centran las tramas, pero no es una superheroína. Incluso aparece menos de lo que se sugiere con la portada y la contraportada del libro, que apuntan a su protagonismo absoluto, algo que habría sido mucho menos realista que lo que realmente propone Bartoll. ¿Funciona? Sí, y mantiene sus características desde Guerrilla chechena a Operación Offshore. Pero exige.

Puede que el gancho para rebajar lo que Insiders demanda del lector esté en su dibujo. Renaud Garreta hace un trabajo bastante completo, que condensa sus flaquezas precisamente en lo que menos quiere explotar Bartoll en la serie, la acción. La hay, por supuesto, y es probablemente donde menos destaca Garreta, que domina mucho más la puesta en escena, el detallismo de los escenarios y del diseño total de la obra (las armas, el vestuario…) y el realismo absoluto de sus personajes. Las peleas, los disparos, las persecuciones concentran lo más flojo, acentuando aún más que el verdadero mérito de Insiders está en el trabajo más soterrado, en la ambientación de este mundo de espionaje. Si Bartoll pretendía hacer una serie eminentemente realista, Garreta le responde brillando precisamente en ese aspecto. Y sí que se puede decir que se ve más cómodo al ilustrador según van pasando las páginas, con el salto de Guerrilla Chechena y Operación Offshore, con lo que la serie apunta una posibilidad de mejora todavía bastante amplia. De hecho, este primer volumen, apostando precisamente por un misterio de larga duración, apunta más que dispara. Promete más que, de momento, cierra. Pero es, en todo caso, un buen cómic de espionaje que, una vez se asumen sus reglas, sabe manejarse bastante bien.

El volumen incluye los dos primeros álbumes de Insiders, Guérrilla tchétchène y Operátion Offshore, publicados originalmente por Dargaud en septiembre de 2002 y junio de 2003. El único contenido extra son las portadas originales de Renaud Garreta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 abril, 2016 por en Cómic, Dargaud, Dolmen, Jean-Claude Bartoll, Renaud Garreta y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: