CÓMIC PARA TODOS

‘Lantern City’ 1, de Matthew Daley y Carlos Magno

publicaciones-F593-332-672-112Editorial: Medusa.

Guión: Matthew Daley, Paul Jenkins y Mairghread Scott.

Dibujo: Carlos Magno.

Páginas: 138.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Marzo 2016.

Leyendo este primer volumen de Lantern City se agolpan en la mente del lector las referencias que han empleado Trevor Craft, Matthew Daley y Bruce Boxleitner como creadores acreditados de este mundo, que también aspira a abrirse un hueco en la televisión, y Carlos Magno como ilustrador. La misma concepción de este mundo como steampunk abre ese abanico, e invita a pensar en obras contemporáneas e incluso en los mundos de Julio Verne. La rebelión que se muestra en sus páginas lleva a recordar historias de todo tipo, también Star Wars, a la que claramente se alude en el diseño de los soldados opresores. Y aunque no se tenga nunca la sensación de estar leyendo algo nuevo, también se tiene siempre la de estar ante algo tremendamente entretenido. Es una de esas historias de siempre, pero de las bien contadas, en la que los autores logran que haya una implicación emocional con los protagonistas y un deleite absoluto con el aspecto visual de la serie. Lantern City funciona desde su trama principal hasta las secundarias, pero sobre todo porque su mundo es apetecible. Puede que ya visto, pero perfecto para desarrollar una buena historia como esta, que, además, siempre está en disposición de dar un arriesgado salto al vacío cuando quiera. No lo hace en sus primeros números, pero eso no impide que la lectura sea satisfactoria.

Ese sabor a historia ya conocida tiene una clara pretensión de seguridad. Hay que conseguir que la historia funcione por encima de todas las cosas para dar una base sólida a este universo, y por eso uno de los creadores de la serie, Daley, se apoya en Paul Jenkins para escribir el primer número y en Mairghread para completar el tercero y el cuarto. Esa red de seguridad  es lo que invita al déjà vu en muchos momentos, aunque en realidad ese aspecto pasa a un segundo plano precisamente por lo bien construida que está la historia, sin dejar resquicio alguno a la duda, aunque eso también anule la posibilidad de alguna que otra sorpresa. Eso lo suple Daley con buenos personajes y con un notable desarrollo del mundo en el que acontece la historia. Nada especialmente rompedor, pero todo muy adecuado para que estemos ante el clásico escenario steampunk en todo su diseño, metropolitano hasta decir basta, con una dictadura que oprime a las clases sociales más bajas y una represión policial, casi militar, que juega un papel fundamental en el estado de rebelión que se explica en la serie. Quizá algo prefabricado, pero si se usan estos esquemas es precisamente porque son capaces de convencer al lector para que acepte las normas de un universo que todavía no conoce y empatice rápidamente con unos personajes que aún está descubriendo.

Parte esencial de esa empatía, como de la sobresaliente emoción que despierta este mundo steampunk, reside en el trabajo de Carlos Magno. Resulta curioso trazar puntos de coincidencia entre Lantern City y El planeta de los simios (aquí, reseña de su primer número), ya que aquella es una serie que también dibujó Magno, pero las similitudes se aprecian tanto en el guión como en las complejas, recargadas y detallistas ilustraciones. Magno es un tipo interesante, que está mostrando una progresión evidente desde la mencionada El planeta de los simios y la posterior Deathmatch (aquí, reseña de su primer número). La espectacular forma en la que da vida a esta gigantesca urbe, junto con la precisa definición de los rostros de cada protagonista, que casi parece recordar al trabajo de Eduardo Barreto, por ejemplo, en la también steampunk aunque no tan radical Batman: Amo del futuro (aquí, su reseña), son los grandes méritos del trabajo de Magno. Lantern City se convierte de esta forma en una virguería visual con muchas posibilidades narrativas que explorar en sucesivas entregas. La incursión de Sander Jones entre las filas enemigas y sus dilemas personales consiguen llamar la atención desde el principio, y no hay mejor señal para una serie que quiere andar sobre seguro pero que tiene pinta de arriesgarse en cualquier momento.

El volumen incluye los cinco primeros números de Lantern City, publicados originalmente por Archaia entre mayo y septiembre de 2015. El contenido extra lo forman las portadas originales de Benajmin Carré, Bagus Hutomo, Ben Caldwell, Carlos Magno, Brett Weldele, Dave Dorman, Conor Nolan y Jake Wyatt, un texto del creador de la serie, Trevor Crafts, y un portafolio con diseños y explicaciones de escenarios y personajes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: