CÓMIC PARA TODOS

‘Sandman. Muerte’, de Neil Gaiman

sandman_muerteEditorial: ECC.

Guión: Neil Gaiman.

Dibujo: Chris Bachalo, Mark Buckingham, Jeff Jones, Dave McKean.

Páginas: 216.

Precio: 21,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2015.

Quién sabe si Neil Gaiman se dio cuenta de verdad de lo especial que era Muerte cuando la introdujo en Sandman como una de los Eternos, como una de las hermanas del protagonista de su serie, Morfeo, como una joven delgada, delicada, pero con un aura especial, de inagotable simpatía, incluso de felicidad. Quién sabe, sí. Pero en cualquiera caso, seguro que Gaiman fue consciente muy pronto del enorme potencial de este personaje, y por eso suyo no tardó en protagonizar sus propias miniseries, El alto coste de la vida y Lo mejor de la vida, dos historias espléndidas, delicadas y que cuentan con diálogos a la altura de lo mejor de Sandman, incluso aunque no hayan cobrado la misma relevancia ni hayan obtenido el mismo reconocimiento popular. Da la sensación de que Muerte es más ella que Gaiman en el imaginario popular, que el respeto que se le tiene a estas historias procede de esa sonrisa de la muchacha de piel blanca, pelo alborotado, estética gótica y el ankh sobre el pecho. Y Gaiman, que se queda en un segundo plano, embelesado también por el encanto de su memorable encarnación de la Muerte, que debemos en realidad al dibujante Mike Dringenberg pero que Chris Bachalo y Mark Buckingham convirtieron en algo inolvidable en estas dos miniseries, construye en torno a ella un mundo fascinante, dándolo un poso todavía mayor.

Gaiman hace algo sensacional para hablar de Muerte y es colocarla en un segundo plano. Es algo que había experimentado con éxito en algunos arcos argumentales de Sandman, pero que con Muerte casi se hace imprescindible. Tarda 14 páginas en aparecer en El alto coste de la vida y no lo hace hasta la última página del primer número de Lo mejor de tu vida, que no deja de ser una sensacional continuación de la primera con personajes que habían aparecido de refilón en aquella. Incluso es una presencia secundaria en Un cuento de invierno y La noria los relatos cortos que completan el libro, junto con el archiconocido segmento en el que Muerte habla sobre métodos anticonceptivos para luchar contra el sida. Con Muerte siempre da la sensación de que hay mucho más que un simple personaje. Y eso que habría sido fácil dejarse llevar por la fascinación que produce este desde un primer vistazo. Gaiman, afortunada y genialmente, no se conforma con eso. Muerte tiene una razón de ser obvia, y esta cobra sentido cuando son otros personajes los que ponen sus vidas en juego. El autor, y ahí es donde está la genialidad, no habla de estas vidas para centrarse en su fin. Lo increíble es que Gaiman usa a Muerte para hablar de la vida, y eso es algo muy difícil de conseguir y que se siente en cada página de este libro. Por eso Gaiman es tan adorado en todo el mundo.

Tan fácil como dejarse fascinar por esta Muerte es hacerlo con el nombre de Gaiman, pero en el caso de este personaje, como se ha dicho más arriba y como el propio escritor reconoce, la parte gráfica es esencial, ya que lo que él tenía en mente no es lo que finalmente ofrece el personaje. Partiendo del diseño de Grindenberg, Chris Bachalo firma un cómic espléndido, en el que se entiende con la simple contemplación que Muerte es alguien especial y en el que cada personaje, cada instante, cada momento narrativo encaja de manera perfecta en la historia. Quizá, y sólo quizá, se puede decir que el dibujo es aún mejor en Lo mejor de la vida, y eso es bastante decir después de haber leído El alto coste de la vida. Pero no hay más que ver la aparición de Muerte en esa última página del primer número de la segunda miniserie para comprender su alcanza. El salto del dibujo de Bachalo al de Buckingham, que se produce en Lo mejor de la vida, es tremendamente natural, ya que el ilustrador principal de Fábulas ya era el entintador de Bachalo en El alto coste de la vida. Con ambos, el disfrute es inmenso y la iconocidad de Muerte un valor altamente reforzado. Gaiman encontró, puede que de rebote, un auténtico caballo ganador, y leer sus historias al margen de Sandman es una de esas delicias por las que merece la pena pagar dinero.

El volumen incluye los tres números de Death: The High Cost of Living, publicados originalmente por DC Comics a través de su sello Vertigo entre marzo y mayo de 1993; los tres de Death: The Time of Your Life, de entre abril y junio de 1996; el número 2 de Vertigo: Winter’s Edge, de enero de 1999; 9-11: The World’s Finest Comic Book Writers & Artists Tell Stories to Remenber, de 2002; y el número 46 de The Sandman, de febrero de 1993. El contenido extra lo forman una introducción de Neil Gaiman, las portadas originales de Dave McKean y un portafolio comentado de ilustraciones y bocetos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: