CÓMIC PARA TODOS

‘Este del oeste’ 4, de Jonathan Hickman y Nick Dragotta

01313530401_gEditorial: Norma.

Guión: Jonathan Hickman.

Dibujo: Nick Dragotta.

Páginas: 152.

Precio: 17,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Marzo 2016.

Pasa con frecuencias en series como Este del oeste, que apuestan por el desarrollo de un universo complejo mostrando piezas de un puzle que no se ve con claridad desde el principio, que hay un momento en el que la confusión supera la fascinación. Pues bien, ese momento ha llegado en este cuarto volumen. El tercero (aquí, su reseña) había dejado preparada la situación para ver una guerra a una escala inmensa, y resulta que este cuarto esquiva la continuidad natural a la que parecíamos abocados. De esa manera, y aunque la serie sigue brillando en muchos momentos, se rompe una expectativa bastante evidente. Puede que sea exactamente lo que quería hacer Jonathan Hickman, prolongar ese estado de anhelo que había dejado el número anterior para volcar su atención no en los entre los territorios que entran en disputa (y que están perfectamente definidos en este volumen, en las fichas y la línea temporal que abren el libro y con lo que se busca clarificar un escenario que hasta ahora se había alejado de lo cristalino) sino en los cuatro jinetes del apocalipsis con los que, en realidad, arrancó la narración de Este del oeste. Es decir, que gira el objetivo del interés hacia otro punto que en verdad lo genera, pero que no era probablemente el que cabía esperar en este momento de la historia.

En realidad, esta circunstancia no hace más que ahondar en el descomunal trabajo de Hickman para crear un universo creíble. Colocarlo ya en el ámbito de un futuro alternativo mediante el torrente de información con el que se abre el cuarto volumen no limita su alcance lo más mínimo, e incluso profundiza en uno de los grandes aciertos de la serie, la enorme multiplicidad de protagonistas que hay en la historia. Sin embargo, Este del oeste estaba pendiente ya de la guerra y aquí todavía no termina de haber guerra. Hay mínimos avances en ese sentido, y es una apuesta considerable por parte de Hickman. Puede salir bien si es capaz de encajar adecuadamente lo que cuenta aquí con lo que tiene que haber contando más adelante, pero es obvio que el ritmo no alcanza aquí la velocidad de crucero prometida. Y según pasan las páginas, la sensación de que lo prometido no va a llegar todavía acrecienta el sabor agridulce que dejan estos números. Ojo, no parece que nada esté de más. Es, simplemente, que el momento probablemente pedía otra cosa. Pero el avance de los jinetes y los movimientos políticos que hay en estas páginas justifican con creces seguir con Este del oeste esperando a que Hickman termine de encajar las piezas. Ya no falta demasiada información, ya sólo queda hacerla estallar de la forma más contundente.

Lo que está claro es que Nick Dragotta aceptará cualquier bola que le lance Hickman, porque es lo que ha venido haciendo desde el arranque de la serie. Su dibujo es bestial, espléndido en la composición de personajes y escenarios, y formidable a la hora de narrar, tanto las escenas más pausadas como las de mayor timo. Y eso que en este cuarto número apenas hay escenas de acción, de esas que invitan al mayor lucimiento de un ilustrador, pero aún así Dragotta consigue dejar unos cuantos momentos para el recuerdo, como el sensacional, frenético y pasional desenlace del penúltimo número de los incluidos en esta entrega o el salvaje clímax de acción del último, dos escenas que demuestran bien a las claras la capacidad que tiene el dibujante para hacer que la multiplicación de viñetas le sirva para manejar el tiempo a su antojo. Además de su espectacular trazo y del brillante trabajo de color que aporta Frank Martin, ahí está el punto fuerte de Dragotta, que narra como quiere y al ritmo que quiere, lo que tiene mucho mérito en una serie que podría haber descansado únicamente en su potente diseño y que tiene mucho más que decir. Manteniendo un dibujo brillante y con un guión siempre interesante, Este del oeste no vive aquí sus momentos más destacados pero subsiste con muchísima dignidad y con todas las posibilidades todavía intactas.

El volumen incluye los números 16 a 19 de East of West, publicados originalmente por Image Comics entre diciembre de 2014 y mayo de 2015. No tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 31 marzo, 2016 por en Cómic, Image, Jonathan Hickman, Nick Dragotta, Norma y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: