Cómic para todos

‘Una historia sin héroes / Veinte años después’, de Jean Van Hamme y Dany

Historia-sin-heroes-PortadaEditorial: Dolmen.

Guión: Jean Van Hamme.

Dibujo: Dany.

Páginas: 128.

Precio: 29,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2016.

Una historia sin héroes es, en realidad, una historia doble. O una contada en dos momentos temporales que, como dice el título de la segunda, acontece Veinte años después. Asumiendo que ambas son notables piezas en la bibliografía de Jean Van Hamme y Dany, lo cierto es que su relación es bastante curiosa. La primera parte nos muestra un accidente de avión en una zona selvática e inaccesible al que han sobrevivido quince personas que, una vez asumen que no va a haber rescate alguno, se plantean como volver sanos y salvos a la civilización. La segunda, reinterpreta lo que sucedió aquellos días con dos décadas de diferencia y transforma una aventura agridulce en una historia de espías. Es, efectivamente, un salto chocante, probablemente algo que Van Hamme no se plantearía cuando publicó el primer álbum y que pensó cuando le llegó la posibilidad de continuar esta historia, porque de lo contrario sorprendería mucho el distinto tono de ambas piezas. Y es que, si bien la primera historia es visceral, la segunda es metódica. Si en la primera se lucha por la vida, en la segunda es por un objetivo mucho menos noble. Y si en la primera se lucha contra lo peor de la condición humana, en la segunda el punto de partida acaba convertido en un macguffin cuya importancia se diluye en cuanto la trama se acerca a los sucesos de Una historia sin héroes.

De aquel primer álbum, pura muestra del cómic europeo de los años 70, quizá lo menos memorable esté en que Van Hamme traza personajes algo arquetípicos. Y dado que la sorpresa es esencial para que el relato pueda convencer, saber de antemano cómo van a reaccionar muchos de los personajes no ayuda demasiado. Pero es un detalle menor por dos razones. En primer lugar porque Van Hamme escribe una historia que sabe combinar una faceta aventurera con otra muy humana, incluso melancólica, porque la mayoría de los protagonistas, a los que el escritor distribuye francamente bien por la trama para que todos tengan una importancia capital en esta historia coral y encuentren desarrollos y resoluciones más que aceptables, lo que no es sencillo viendo la enorme variedad de circunstancias que se mezclan entre estos supervivientes. El segundo gran argumento de Una historia sin héroes es el formidable dibujo de Dany, cargado de detalles para que el ambiente selvático funcione francamente bien, tanto como la personalidad que desprenden todos los protagonistas. Hay un enorme acierto en el diseño de los protagonistas, pero también en su forma de ser y de moverse, y eso, por mucho arquetipo que se quiera intuir y alguna que otra salida fácil, es fruto de un espléndido trabajo conjunto de Van Hamme y Dany.

El tiempo que separa Una historia sin héroes de Veinte años después se nota y mucho. En primer lugar, porque el tono de la primera no tiene nada que ver con el de la segunda. Van Hamme cambia por completo el escenario y encuentra una razón tan divertida como casi imposible para justificar el accidente de avión que dio lugar a su aventurero álbum inicial. ¿Creíble? La verdad es que sí, pero paradójicamente parece una historia de espías más propia de los años 70, cuando se publicó el primer álbum, que de los descreídos 90 en los que nació el segundo. Con todo, no se puede negar el gran trabajo de Van Hamme para insuflar nueva vida a una obra notable. Y lo mismo se puede decir de Dany, que con un estilo mucho más contemporáneo pero que guarda una continuidad muy agradecida con la obra original. Es un trabajo fascinante precisamente porque le permite al ilustrador jugar con el paso del tiempo e imaginar cómo han crecido sus protagonistas, algo que no siempre es fácil pero en lo que Dany acierta con todos los personajes que recrea. Veinte años después no tiene tanta fuerza por separado, depende demasiado de Una historia sin héroes, pero sigue siendo una historia sólida que merece la pena leer como lo que es, una digna secuela tardía de un espléndido relato, ambos análisis interesantes, incluso con sus inconsistencias de la naturaleza humana.

El volumen incluye Histoire sans herós y Vingt ans après, publicados originalmente por Lombard en enero de 1977 y abril de 1997. El contenido extra lo forman un texto de Lago Winch, protagonista deotra de las series de Jean Van Hamme, y un portafolio de ilustraciones y portadas originales de Danny.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 marzo, 2016 por en Cómic, Dolmen, Jean Van Hamme, Lombard y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: