CÓMIC PARA TODOS

‘Creepy presenta: Alex Toth’

portada_creepy-presenta-alex-toth_alex-toth_201601181516Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Archie Goodwin, Alex Toth, Gerry Boudreau, Rich Margopoulos, Roger McKenzie, Doug Moench, Nicola Cuti, Bill Dubay y Steve Skeates.

Dibujo: Alex Toth, Leo Durañona, Leo Summers, Romeo Tanghal y Carmine Infantino.

Páginas: 168.

Precio: 25 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2016.

Recuerda Douglas Wok en la introducción de este libro que Alex Toth es “un maestro sin una obra maestra”, y puede que no le falte razón, porque es un nombre que el imaginario popular coloca siempre entre los más grandes pero que, dada la inmensa producción y variedad editorial que marcó su carrera, difícilmente provocará una inmediata asociación con un título concreto imprescindible y vinculado inequívocamente a su persona. Puede que precisamente por eso un libro de la serie Creepy presenta dedicado al maestro Toth haya que recibirlo con una algarabía todavía mayor de la que provocaría el de cualquier otro gran autor que haya pasado por las revistas Creepy o Eerie. Más que nada porque el libro es la perfecta muestra de cómo fue evolucionando el arte de Toth, y más que evolucionando simplemente cambiando en busca de nuevas sensaciones, porque le encantaba probar diferentes formas de narrar y de dibujar. Toith nunca tuvo un estilo muy definido, eso es algo que se ve a la perfección ya en este volumen, y eso hace que las 21 historias que recopila este espléndido volumen, que recorren un espacio temporal muy amplio, entre 1965 y 1982, se conviertan en un bellísimo mosaico de terror y misterio, de impactante blanco y negro, y en un catálogo de lo que era capaz de hacer un artista tan impresionante.

Cuando se habla de un estilo cambiante, esto es algo que no se circunscribe a las figuras de Toth, a sus personajes y sus criaturas. Es algo mucho más profundo. Toth es, por encima de todo, un narrador de primer nivel. Con lo primero es brillante sin importar cuántos cambios haya en su trazo, pasando de un dibujo muy detallista a uno algo más minimalista en algunos de los relatos cortos de los que incluye este libro, pero en lo segundo es todavía mejor. Sus viñetas pasando de estructuras clásicas a psicodélicas, se permite el lujo incluso de narrar de forma apaisada, con bordes blancos y negros, girando su texto tanto como sus dibujos cuando la historia lo requiere… No hay artificio narrativo que no domine de todo lo que pone sobre la mesa en estas 21 historias. Y su dominio del terror era también impactante. Es, siempre lo ha sido, el género de más difícil tratamiento en el cómic, pero las marcas de Creepy y de Eerie se cimentaron gracias a autores de la talla de Toth, con lo que se puede inferir un manejo de esas sensaciones bastante inteligente. Ingenuo en ocasiones si se quiere, porque la época tenía unas limitaciones evidentes sobre lo que se podía publicar incluso en revistas como estas que no se sometían a los designios del Comics Code Authority, pero genial en todo caso, hablando de asesinos, de extraterrestres o de criaturas fantásticas.

Pero Toth no era sólo un dibujante. Como se ha dicho más arriba, era un narrador, y eso le llevó también a escribir algunas de las historias de este volumen de Creepy presenta. Esas historias son, de hecho, las que más audacia formal le permiten, evidenciando una vez que ahí estaban sus auténticas inquietudes como artista. Pero si se puede unir el trabajo de Toth en Creepy y Eerie, ese es Archie Goodwin, otro gran nombre del cómic norteamericano, autor nada menos que de nueve de los 21 relatos presentes en este volumen. Estas son historias que varían sobre todo en su temática, permitiendo a Toth que cree un auténtico panteón de monstruos y terrores, que es lo que en realidad puede buscar cualquier lector que no conozca demasiado de la obra del autor que da título al volumen. Y es ahí donde este libro se convierte en una publicación ideal. Quien llegue a él a través de la marca Creepy, sabe perfectamente qué tipo de historias se va a encontrar. Quien lo haga conociendo a Toth, sabe que va a contemplar una ingente cantidad de genialidad visual. Y quien lee el volumen sin conocer una de estas dos vertientes, se va a encontrar una agradabilísima sorpresa que le va a permitir conocer en profundidad bien una revista o bien un autor que son ambos esenciales para entender la historia del cómic norteamericano de la segunda mitad del siglo XX.

El volumen incluye historias originalmente publicadas en los números 5 a 139 de Creepy, de entre octubre de 1965 y julio de 1982, y los números 2 y 67 de Eerie, de entre marzo de 1966 y 1975, recopiladas en un único libro por Dark Horse en julio de 2015. El único contenido extra es una introducción del crítico y guionista Douglas Wolk.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: