CÓMIC PARA TODOS

‘Una semana de cada dos’ 1, de Pacco

portada_una-semana-de-cada-dos_pacco_201601181658Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Pacco.

Dibujo: Pacco.

Páginas: 160.

Precio: 17 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2016.

Es un hecho, la realidad personal se ha convertido en un filón para un incontable número de autores de cómic, que se han convertido a sí mismos en personajes de sus obras para explorar temas que puedan resultar de interés más allá de la propia experiencia personal. Pacco es uno de ellos y Una semana de cada dos una obra que encaja perfectamente en este segmento de publicaciones que encuentran una razón social para convencer de la conveniencia de su lectura. ¿Cuál es el gancho de este tebeo? Una separación y la custodia compartida de la hija pequeña de un matrimonio, que pasa una semana con su madre y otra con su padre. Pero conviene dejar claro que el tono de la obra es liviano. No es Kramer contra Kramer, no es tampoco un libro de autoayuda ni hay consejos para sobrellevar esta situación que a afecta tantas parejas, no encontraremos en sus páginas a padres enfrentados (de hecho, la madre no llega a aparecer como personaje, sólo como presencia), ni un problema de felicidad de la niña, sino una comedia de situación que Pacco organiza como sketches puntuales. Eso provoca al mismo tiempo una cercanía y una facilidad de lectura, pero también la irregularidad que deriva de cualquier tipo de antología, que es en lo que acaba convirtiéndose el tebeo precisamente por esa estructura episódica.

Parece casi una obviedad, pero lo mejor de Una semana de cada dos es Maé, la niña de seis años cuya custodia comparte Pacco con su madre. Pero hay que destacarlo, precisamente por lo que implica el título: no siempre está presente. Cuando la pequeña está con su madre, Pacco lleva la obra a la comedia del padre separado y habla de la forma en la que reinventa su vida e incluso busca una nueva pareja, o al menos cómo su ocio pasa a ser completamente diferente, incluso su trabajo. En otras palabras, el tebeo no trata sólo sobre la relación de un padre separado y su hija. Poor eso es importante decir que lo mejor está cuando aparece la niña, esos son los mejores sketches, los más tiernos y divertidos, los que de verdad enganchan a la narración. Cuando no está, la irregularidad de la obra se hace mucho más palpable. No porque no tenga interés la situación de Pacco, a pesar de que es evidente de que la niña tiene que tener el rango de coprotagonista y su ausencia se nota, sino porque las expectativas que despierta el tebeo desde su mismo título invitan a pensar en su presencia constante. La pregunta que sí cabe hacerse es qué es lo que hace gracia, si la propia Maé desde su pizpireta y simpática mirada a la vida o el trabajo de Pacco como escritor. En cualquier caso, el resultado divierte.

Donde sí se puede hablar sin rodeos del buen hacer del autor es en su faceta como dibujante, ya que ha conseguido que los personajes, esencialmente él mismo y Maé, tengan muchísimo carisma y que la diversión se comprenda prácticamente sólo con el primer vistazo. Es evidente que la obra no tiene muchas más pretensiones que las de entretener partiendo de esa base realista de la separación, y por eso era importante que el dibujo trasladara esas sensaciones. Lo hace, efectivamente, desde la cubierta del libro, desde la seriedad con la que parece iniciarse (la primera viñeta es la única que hay en toda la obra dominada por el negro de las siluetas) hasta el chiste final de ese primer sketch con el que se asientan las bases de Una semana de cada dos. Y sobre todo el triunfo más evidente de este tebeo está en el color, y evidencia la importancia de la pequeña Maé como eje emocional del mismo. Cuando ella está presente, hay colores vivos; cuando no está, blanco, negro y tonalidades mucho más apagadas. El mensaje es evidente. Y la propuesta es lo suficientemente simpática como para perdonarle sus flaquezas, que no son muchas si se entiende que esta es una lectura rápida y amena, que únicamente pretende describir con altas dosis de simpatía, positivismo y buen humor lo que sucede en la vida del autor tras su separación y con la nueva convivencia con su hija.

Audie publicó originalmente el primer volumen de Une semaine sur deux en febrero de 2012. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 marzo, 2016 por en Audie, Cómic, Pacco, Planeta DeAgostini y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: