CÓMIC PARA TODOS

‘Astro City. El ángel caído’, de Kurt Busiek y Brent Anderson

astro_city_el_angel_caidoEditorial: ECC.

Guión: Kurt Busiek.

Dibujo: Brent Anderson.

Páginas: 224.

Precio: 22 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2015.

Astro City es una delicia de serie. Es lo que los superhéroes siempre habían sido, pero visto desde un prisma realista. Pero, ojo, que hay que matizar ese adjetivo. Realista no quiere decir oscuro, depresivo o violentos. Los superhéroes de Kurt Busiek nunca han sido así. Son realistas porque lo son sus personajes. Luego Busiek ya les añade poderes o un entorno superheroico, pero la base está en su realismo, en que se comportan como cualquiera de nosotros, en que afrontan los problemas desde un prisma cercano y humano. Y eso, aunque parezca mentira, es lo que hace de Astro City una serie única en el cómic de superhéroes de los últimos 25 años. Y no es que los demás no sean humanos o realistas. Simplemente, no lo son desde este prisma. El ángel caído, cuarto volumen de la serie, es una prueba más. ¿Por qué? Por su protagonista, Jack Acero, un tipo con la piel revestida de metal que se ha pasado los últimos veinte años en la cárcel y está ya de nuevo en libertad, afrontando los mismos problemas que cualquier ex presidiario que tiene que cumplir las normas de la libertad condicional, que no consigue empleos decentes y que, al final, tiene que recurrir a su mundo de siempre para seguir adelante, sólo que de una forma diferente a la habitual, porque, no lo olvidemos y el gran dibujo de Brent Anderson ya nos lo recuerda, su piel es de metal.

A estas alturas, decir que Busiek entiende perfectamente el género es tan superfluo como insistir en destacar las maravillas de Astro City. Da igual el orden, cualquiera de sus historias autoconclusivas son deliciosas. En El ángel caído, hay una mezcla de melancolía, noir y superhéroes, lo que deriva en un personaje cansado pero decidido, que se ve inmerso en una investigación de lo más apetecible precisamente por la base de la que parte: la hace un villano para salvar a más villanos, aunque por las razones correctas. Y es que Jack Acero es uno de esos personajes que despierta una empatía inmediata por sus circunstancias. También por el inusual hecho de que, por mucho que el estado de su piel lo pueda disimular en algún momento, no hay que dejar de lado que el protagonista es un señor de edad notable, alejado de los arquetipos más tradicionales del género de superhéroes y acercándose aún más a este realismo fantástico que Busiek explora con tanto acierto en Astro City. Y eso sin obviar el fabuloso interludio, La voz de la tortuga, con el que Busiek no sólo hace avanzar la historia sino que también le sirve para presentar a Falsa Tortuga, otro personaje extraordinario con un pasado tan propio de Astro City.

Brent Anderson siempre ha entendido el tono que Busiek quería darle a la serie, y eso se acentúa todavía más en arcos argumentales como El ángel caído. Su representación de Jack Acero es excelente, porque a pesar de su aspecto poderoso se nota cada arruga en su rostro y, sobre todo, su melancolía. Jack Acero no es un personaje feliz, y el contraste que produce con los ángeles que ve en el cielo, los superhéroes, es espléndido. Como siempre, es inevitable elogiar el trabajo que hace Anderson a la hora de diseñar a los pintorescos y coloristas héroes y villanos que pueblan las calles de Astro City, porque desde ese primer paso ya comienza a convencer a los lectores de que estamos ante un trabajo soberbio, que sabe ser deudor de los clásicos del género, también con el formidable uso de las onomatopeyas dentro de la rejilla tradicional que aplica a sus páginas, pero al mismo tiempo tener ese toque realista contemporáneo que hace posible que esta serie sea también hija de su tiempo. El ángel caído es, probablemente, uno de los mejores viajes por Astro City porque explora con el mismo acierto el patetismo y la heroicidad, pero lo hace desde un punto de vista diferente al habitual, el de un antiguo villano que ha cumplido ya su deuda con la sociedad. No se puede decir que invente el género, pero sí que, de algo manera, lo reinventa para públicos muy diversos.

El volumen incluye los números 14 a 20 de Astro City, publicados originalmente por Image los dos primeros y el resto por DC Comics a través de su sello Vertigo entre abril de 1998 y enero de 2000. El contenido extra lo forman una introducción de Frank Miller, las portadas originales y sus bocetos de Alex Ross y un portafolio comentado de bocetos de Brent Anderson.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 marzo, 2016 por en Brent Anderson, Cómic, ECC, Kurt Busiek, Vertigo y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: