Cómic para todos

‘Cutting Edge’ 1, de Francesco Dimitri y Mario Alberti

Cutting-Edge-CoverEditorial: Yermo.

Guión: Francesco Dimitri.

Dibujo: Mario Alberti.

Páginas: 96.

Precio: 24 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2015.

Reunir a los mayores talentos del mundo para realizar misiones misteriosas es una técnica que ha dado pie a muchas historias de ficción. Cutting Edge, la tentativa de explorar ese terreno de Francesco Dimitri y Mario Alberti, tiene la virtud de ser muy directa. La presentación de los personajes es funcional y desemboca directamente en la revisión de los doce trabajos de Hércules impulsados por un misterioso grupo internacional que busca un ganador, o mejor dicho un grupo ganador, que corone sus habilidades como las más capaces y competentes de entre la selección de talentos que han escogido para participar en este juego. Porque justo ese es lo que propone Dimitri, un juego. Juego en el que la fantasía tiene un papel importante y en el que la información la va disponiendo el lector al mismo tiempo que los protagonistas. Ese es el gancho, un misterio final (quién y por qué patrocina, organiza y supervisa esta competición) del que nadie sabe nada y cuya resolución sólo la conocerá el vencedor. El desarrollo de estos dos primeros álbumes es, en ese sentido, bastante aceptable y la ausencia de respuesta es asumible precisamente por el misterio propuesto. Dimitri calcula bien el papel de cada uno de sus cinco protagonistas y Alberti consigue un resultado gráfico que roza el sobresaliente y que convence por su realismo.

Quizá el gran problema de Cutting Edge en su arranque es precisamente lo que también hace que funcione: ir directo al grano, presentar directamente a sus cinco protagonistas esenciales, hace que se pierda un tanto la escala de la prueba. No vemos a sus rivales, sólo a este grupo. No sabemos nada más de la competencia, sólo cómo se está desarrollando el trabajo de estos cinco escogidos, muy bien escogidos porque acaban cumpliendo cuotas y complementando personalidades de una forma bastante natural, enmascarando el cálculo necesario de Dimitri para que ese flanco de su tebeo funcione sin fisuras. Se agradece, en ese sentido, que haya sorpresas, que se aleje de lo más previsible y que sea capaz de hacer que la historia avance tanto con el misterio (sobre el que se profundiza con pequeñas subtramas como la de la foto, uno de esos guiños para ver si el lector está tan atento como debiera) como con los protagonistas. Es verdad que teniendo en cuenta la base de la propuesta puede parecer por momentos una obra excesivamente dialogada y con menos acción de la necesaria, pero la historia no deja de avanzar en ningún momento, no parece haber tiempos muertos innecesarios, incluso aunque dé la impresión de que la aventura está un tanto demasiado contenida para el enfoque global que parecía querer en su arranque.

Dado que el misterio hace que el trabajo de Dimitri quede supeditado a la continuación y probablemente también a la finalización de la historia y a cómo resuelva los interrogantes, Alberti consigue que su trabajo genere menos debate: es francamente bueno. Su realismo, muy propio del cómic europeo, le permite recrear con la misma fortuna escenarios verosímiles y personajes carismáticos, a los que sabe explotar por sus rasgos físicos característicos. Así, hace de Stella una desacarada bomba sexual, de Jirakee una pizpireta y valiente joven o de Mark un introvertido genio que es quien aporta las dudas a esta misión, algo que Alberti plasma en su mirada y en su lenguaje corporal, con las manos e incluso jugando con las gafas como si fuera un recurso actoral. Alberti también saca partido a los diferentes escenarios e iluminaciones y logra integrar con mucho acierto en la historia la aparición de elementos de corte fantástico. Cutting Edge recuerda de alguna manera a series en las que se reúnen grupos heterogéneos en busca de misiones concretas tan dispares como Planetary (aquí, reseña de su primer número) o The League of Extraordinary Gentlemen. No llega al nivel de ninguna de estas dos, pero sí que ofrece un entretenimiento bastante agradable, un misterio intrigante y unos buenos protagonistas como para mantener el interés en la historia.

El volumen incluye los dos primeros álbumes de Cutting Edge, publicados originalmente por Delcourt en abril y agosto de 2013. El único contenido extra es la portada de Mario Alberto para el segundo de los álbumes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 marzo, 2016 por en Cómic, Delcourt, Francesco Dimitri, Mario Alberti, Yermo y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: