CÓMIC PARA TODOS

‘Todo va bien’, de Alberto Madrigal

01203454801_gEditorial: Norma.

Guión: Alberto Madrigal.

Dibujo: Alberto Madrigal.

Páginas: 128.

Precio: 17 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Enero 2016.

La clave de Todo va bien está en la frase con la que Alberto Madrigal cierra su libro. Esa frase convierte un relato realista, y por ello mismo crudo en algunos momentos en uno optimista y esperanzador, da la vuelta a las miserias de la vida que en realidad ha narrado a lo largo de sus páginas y apuesta por lo inspirador. Un trabajo de verdad, una historia de tintes autobiográficos sobre un joven que ha de emigrar a Berlín en busca del trabajo que no encuentra en España, dio a conocer a Madrigal y Todo va bien le consolida como un muy buen retratista de la realidad de la juventud, la que obliga a tomar decisiones difíciles en lo personal y en lo profesional, la que lleva a agarrar con fuerza las oportunidades que se presentan y la que supone una pelea frente a circunstancias adversas que amenazan con acabar con la ilusión. No se erraría mucho el tiro si se dijera que la juventud que retrata Madrigal es la heredera de la crisis económica de los últimos años. Eso añade algunos elementos a la historia que lindan casi con la melancolía, por mucho que el mensaje final quiera ser y de hecho sea optimista, en consonancia con el título de la obra, que hasta llegar a ese desenlace casi parece una contradicción con el drama que ejecuta después durante buena parte de la novela gráfica, en la que Berlín repite como escenario.

Madrigal sabe cómo llevar a sus personajes, y ese es el principal reto y el gran acierto de Todo va bien. De hecho, importan mucho más que la situación en que se mueven, hasta el punto de que el autor va ocultando el proyecto que tiene la protagonista de la historia, Sara, y que crea el primer punto de conflicto con Daniel, su mejor amigo junto a su novia, Eva. Con Stefano, forman el cuarteto de amigos protagonista de la historia. Él es el contrapunto desenfadado, despreocupado y jovial a las preocupaciones que asaltan a los demás, que viven asaltados por las dudas que nuestro estilo de vida nos impone, tanto en las aspiraciones laborales como en la vida de pareja como ejes fundamentales de nuestra existencia. De lo más cotidiano, Madrigal consigue extraer lecciones más profundas. Y si no lecciones, al menos sí debates, sí cuestiones sobre las que meditar. Ese Todo va bien del título actúa como eufemismo y como deseo a partes iguales, y por eso, a pesar de que el relato parezca moverse con sencillez, hay algo más que subyace por debajo de la superficie y que invita a pensar en cómo son realmente Sara, Daniel, Eva y Stefano, cuál es su realidad y cuál su fachada. El hecho de que Madrigal respete sus pensamientos y simplemente muestre lo que ven y lo que dicen hace que la lectura sea además muy rápida.

Como Madridgal no quiere que sus personajes sean demasiado transparentes, ahí reside uno de los grandes aciertos del cómic porque no lo serían en la vida real, y en ese sentido encaja su estilo con la historia que quiere contar. El suyo es un trazo escaso, que no recarga nada, ni los cuerpos ni sobre todo los rostros. Las emociones, por tanto, no son fácilmente descifrables, y eso es una ayuda más a que las dudas de los personajes se reflejen de una forma bastante acertada, dejándose cuestiones para la imaginación del lector, para que interprete las palabras y los silencios. La narrativa que adopta Madridgal, de hecho, hace que el relato adquiera dimensiones de mayor complejidad de las que hay en la misma historia, que en realidad es una anécdota pequeña (la apertura del nuevo negocio de Sara) que se produce en un momento concreto de su vida y de quienes rodean a la protagonista. El lenguaje corporal y sobre todo la gestión de la ausencia de diálogo demuestran la enorme habilidad del ilustrador. Todo va bien es una obra profunda y delicada, que muestra un gran manejo del tiempo a través de los flashbacks y de la elipsis, que son dos de los motores que reactivan la historia cuando pesa sobre ella la amenaza de la insustancialidad. No cae en ella nunca porque Madrigal tiene muy clara la moraleja de su historia, ver las oportunidades que nos ofrece la vida.

BAO Publishing editó originalmente Va tutto bene en julio de 2015. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 marzo, 2016 por en Alberto Madrigal, BAO Publishing, Cómic, Norma y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: