CÓMIC PARA TODOS

‘Vapor’, de Max

p-vapor-rusticaEditorial: La Cúpula.

Guión: Max.

Dibujo: Max.

Páginas: 124.

Precio: 14 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Febrero 2016 (primera edición en rústica).

La riqueza de las obras de Max es tan intensa que se pueden leer de muchas maneras. Vapor, por ejemplo, llegó con un blog bajo el brazo (aquí podéis verlo), un diario en el que su autor fue explicando el proceso creativo de esta tebeo de forma minuciosa y apasionante. Pero a la hora de leer el cómic, es necesario hacer un ejercicio de aislamiento y verlo ese blog como una entidad diferenciada. El ejemplo comparativo es obvio, en una película podemos valorar las dificultades en su rodaje como un valor añadido, pero si dicho filme contiene errores en su lenguaje, en su narrativa o en su ejecución, todo el valor que aporta el proceso queda minimizado. Con Max, en todo caso, podemos estar tranquilos. El tebeo merece la pena tanto como saber más sobre cómo ha llegado a ser una realidad. Esa es, insistiendo en el mismo término, la riqueza de su trabajo. Y da igual el orden en el que se acceda al autor. Podemos haber visto primero cómo hizo el tebeo o el tebeo en sí mismo, porque las dos experiencias serán igualmente satisfactorias. Si la estupidez del mundo es el motor de Vapor, tal y como se explica en la contracubierta del libro, la conclusión evidente es que el mundo sería mucho menos estúpido si proliferaran autores capaces de reflexionar sobre ello y si se les atendiera como es debido.

Entre lo surrealista y lo abstracto, Max se adentra en la psique de Nicodemo, un tipo que abandona su vida pretérita para autoexiliarse en un desierto. No estará solo, o quizá todo lo que se encuentra no es más que un producto de su imaginación, y eso es otro de los grandes aciertos de una obra fascinante por inesperada. Max hace que Nicodemo hable, literalmente, hasta con su propia sombra, siendo este quizá el episodio que más le define como narrador a todos los niveles, también consigo mismo en unos monólogos brillantes, y con otra suerte de personajes extraños que nos ayudan a conocerle mejor. De hecho, Vapor puede ser una de las obras de Max más centradas en el autoconocimiento personal que haya escrito nunca. Y como Nicodemo es un personaje que expone y se deja exponer de forma cambiante, humana y sincera en cada episodio, la misma estructura que el autor escoge para el tebeo termina de hacerlo brillante. Puede que sin conocer a Max esta lectura provoque algo de perplejidad, pero ahí está precisamente su genialidad, en dejar al lector con la boca abierta con unos diálogos ácidos, a veces incluso enigmáticos, pero que siempre dejan un poso, una reflexión e incluso una sonrisa provocada por el más que personal sentido del humor que impregna las páginas de Vapor, en sintonía con el que ha mostrado ya en otras obras anteriores.

Aún con el trazo sencillo, el blanco y negro y el diseño casi minimalista de los personajes, algo que también forma parte del arte de Max casi desde siempre, Vapor es una obra tremendamente compleja. No asimilarlo es un error que puede proceder del primer vistazo, pero Max es un autor increíblemente experimental, aunque lo haga desde principios a simple vista bastante clásicos. Pero la forma en la que utiliza la estructura de la página, la distribución de las viñetas, los blancos o incluso la ruptura de cualquier estructura (en la mencionada escena de la conversación con su sombra) aportan un ritmo y una narrativa impresionantes a este trabajo, complemento indispensable de las reflexiones que subyacen en el texto y en las tramas. Max juega con la realidad y con la ficción de una forma asombrosa, bien haciéndonos ver como verosímil la presencia de un gato parlante o bien a través de secuencias oníricas de un poder asombroso desde la información visual más contenida y precisa, la de líneas simples y escuetas. Y como decíamos al principio, Vapor encierra tantas lecturas que no basta con recorrer sus páginas una sola vez. No basta para acercarse a sus mensajes, ni tampoco para evaluar en su justa medida el espléndido trabajo gráfico que realiza. No basta porque es un tebeo increíblemente bueno.

El libro no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 marzo, 2016 por en Cómic, La Cúpula, Max y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: