CÓMIC PARA TODOS

‘The Witcher 2. Hijas del zorro’, de Paul Tobin y Joe Querio

01204910201_gEditorial: Norma.

Guión: Paul Tobin.

Dibujo: Joe Querio.

Páginas: 124.

Precio: 18 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2016.

Afortunadamente, hoy se puede encontrar una buena historia en cualquier medio. Los temores que suelen generar algunas etiquetas, como la del cómic hasta hace no tanto tiempo y la del videojuego hasta hace incluso menos, son cosas del pasado. The Witcher es una espléndida muestra de ello. Serie literaria, es en el entorno de las consolas donde más triunfos ha conseguido. Y su primera entrega en cómic, La casa de las vidrieras (aquí, su reseña), confirmó la buena salud de la franquicia en todos sus frentes. El acierto de Dark Horse fue encargar la tarea a un tipo como Paul Tobin, que al margen de la calificación global de sus tebeos, que suele ser espléndida, es un autor que conoce bien a los personajes que maneja. En The Witcher, además, se mueve como pez en el agua en el entorno mágico y fantástico en el que acontecen las aventuras del brujo Geralt de Rivia. La mezcla de ambas cosas, y para el aficionado al videojuego será más evidente, es sumamente entretenida. Lo era en La casa de las vidrieras y lo es en Hijas del zorro, un relato reconocible como parte del mismo universo pero que no es ni una continuación directa ni tampoco una fotocopia. Es, efectivamente, un relato más que tiene lugar en un mundo muy interesante, muy bien escrito y también muy bien dibujado por un Joe Querio que incide en lo más onírico del relato.

Lo más significativo de Hijas del zorro está precisamente en la magia, quizá incluso por encima del personaje de Geralt. Hay mucha inteligencia en la forma en la que Tobin lleva el relato para que encaje en el tono más pausado que preside el carácter del protagonista, pero al mismo tiempo tenga grandes dosis de acción. Y todo ello usando a una villana que en realidad no es tal, muy en la línea de lo que expone The Witcher como serie, un mundo de monstruos pero donde estos aparecen por una razón. En este caso, Tobin se centra en la figura de la raposa, una especie mágica que no se reproduce sino que se perpetúa secuestrando niñas y transformándolas. Sus poderes pasan por la alteración de la realidad, y eso le permite a Tobin hacer gala de lo bien que maneja el enfrentamiento entre la realidad y la ilusión. A simple vista, puede parecer que ese terreno es más propio del dibujante que del escritor, pero en realidad es el guión de Hijas del zorro lo que permite instalarse rápidamente en un escenario en el que nada de lo que aparece en la historia se puede dar por sentado. Tobin juega con la ilusión, con la imagen imaginada, con los miedos humanos y con la capacidad que tiene el subconsciente para generar más terror incluso que los monstruos que habitan este mundo. Y, sí, con un personaje protagonista tan brillante como sus secundarios y un desarrollo fluido.

Joe Querio no es un dibujante de corte excesivamente realista, ya se dijo al analizar el primer libro de la serie la importancia de la influencia que en él tiene Mike Mignola. En Hijas del zorro hay que reconocer que se aparta algo más de ese influjo, quizá porque la historia es menos cercana a Mignola de lo que sí podía serlo La casa de las vidrieras, pero el estilo se mantiene, como se ve especialmente cada vez que Querio refleja los poderes de Geralt. Dicho de otra manera, si el primer arco argumental gustó, es francamente difícil que este no provoque el mismo efecto. Sin necesidad de recurrir a splash pages, ni siquiera a viñetas demasiado grandes, en esta ocasión sí se siente una mayor amplitud en el escenario. Eso es un elogio hacia el trabajo de Querio, que en La casa de las vidrieras supo ser asfixiante en espacios cerrados y aquí se las arregla para generar tensión en espacios abiertos, ya que la historia se desarrolla en torno a la travesía de un barco y con la naturaleza como telón de fondo, sea en agua o en tierra, que en ambos terrenos hay escenas lo suficientemente inquietantes. The Witcher se consolida así, con este segundo libro, como un espléndido entretenimiento de fantasía y brujería, mucho más que un derivado de la serie de videojuegos gracias al buen hacer de Tobin y Querio.

El volumen incluye los cinco números de The Witcher: Fox Children, publicados originalmente por Dark Horse entre abril y agosto de 2015. El único contenido extra son las cubiertas originales de Joe Querio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 marzo, 2016 por en Cómic, Dark Horse, Joe Querio, Norma, Paul Tobin y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: