CÓMIC PARA TODOS

‘La resistencia’ 1

Portada_LaResistencia1Editorial: Dibbuks.

Guión: Juan Berrio, Chipi, Miguel Ángel Martín, Juanjo el Rápido, Josep Busquet, Miguel B. Núñez, Manel Cráneo, Olaf Ladousse, Jali, Rubén Garrido, Álex Fito, Antoine Ozanam, Infame & Co., Chema García y Fermín Solís.

Dibujo: Juan Berrio, Pablo Velarde, Miguel Ángel Martín, Juanjo el Rápido, Javi de Castro, Miguel B. Núñez, Manel Cráneo, Olaf Ladousse, Jali, Rubén Garrido, Álex Fito, José Luis Ágreda, Infame & Co, Chema García y Fermín Solís.

Páginas: 80.

Precio: 8 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Febrero 2016.

Hay algo peculiar en el recurrente intento de hacer que la revista no termine de morir en el mundo del cómic. Siempre hay profesionales dispuestos a arriesgarse, a sacar uno, dos o cuatro números de un nuevo título con tal de que la historieta española no se quede sin este tradicional medio de expresión del medio. La resistencia, un título que ya lo dice todo, es la ¿última? tentativa de que, efectivamente, una revista sea el entorno en el que se cuenten historias cortas, pequeños fragmentos de mundos más amplios o cerradas para siempre en esas pocas páginas. Y es un intento gozoso, plagado de momentos de categoría, de historias que merecen la pena y que, quién sabe, quizá algún día puedan recopilarse en un álbum cuya introducción recuerde el valeroso intento de sacar adelante una revista. Y hay que tener cuidado para no valorar el contenido a causa del continente y caer en el error de decir que La resistencia, en su primer número, merece la pena por el mero hecho de ser una revista. Merece la pena porque es un buen tebeo, pero también merece la pena por el hecho de ser una revista, aunque tenga una encuadernación más propia de una novela gráfica que de las revistas de siempre. Pero La resistencia es una revista. Y es el primer pilar de esa lucha por no dejar morir un medio tan bonito de que el cómic viva.

Hay que agradecer esta nueva intentona a tres pilares. Por un lado Juanjo el Rápido, coordinador del invento. Por otro, Ricardo Esteban, editor de Dibbuks. Y finalmente, Lorenzo Gómez, encargado del diseño y la maqueta de la revista, que empieza con editorial de Juanjo que refleja una conversación con su madre y coronado por una sección que dispara la nostalgia, el Curriculum Vitae Cómic (CVC), que recuerda a un autor que todos deberíamos conocer, con un recordatorio de alguna de sus obras de hacer más de dos décadas. En este caso, le toca el turno a Raúl, Raúl Fernández Calleja, y su Plano general. La resistencia, en todo caso, no es una revista temática. Tienen cabida la deliciosa descripción lo cotidiano tan propia de Juan Berrio en Palabras como la locura surrealista de Olaf Ladousse en su historia sin título, el descarado feminismo de las animales antropomórficas de las Fallen Angels que se inventa Miguel Ángel Martín como el cínico y divertido Ace Thunders que se inventan Josep Busquet y Javi de Castro, y tanto la portentosa oda arquitectónica al frikismo que se inventa Álex Fito en Everybody should be Reading comics como el formidable canto a la niñez de otra época que describe Fernando Solís en Éramos. Todo tiene una identidad tan personal que, por milagroso que parezca, acaba tomando una identidad de conjunto, la de La resistencia.

Sin excepción y cada una en su estilo, cada historia es una pequeña píldora de placer. Chipi y Pablo Velarde hacen de Pepe Jipi un simpático personaje; el propio Juanjo el Rápido ejecuta una singular historia gráfica en SNQP; Miguel B. Núñez ilustra a su personal manera el fin del patriarcado en El nuevo orden; Vienen de luna Deträss es una irónica crítica a la gastronomía moderna con un envoltorio de ciencia ficción; los Cuentos gráficos de Jali son un divertidísimo episodio breve de una fantasía que se antoja mucho más grande; Rubén Garrido firma en ¡¡Menudo pájaro!! El episodio más poético y abstracto de todo el primer número; Antoine Ozanam y José Luis Ágreda consiguen que ¡A la mierda Tarantino! Sea un ejercicio divertidísimo de crítica al cine; Mi memoria, de Infame & Co, es un delicioso episodio de esa realidad tan hermosa que muchas veces no vemos; y Chema García consigue que Basado en hechos reales sea un relato muy intrigante que mezcla costrumbrismo y ciencia ficción. “Esto no es una novela gráfica”, reza el eslogan sobre la cubierta de Ágreda en una banda que se extiende también por la contraportada de Santiago Valenzuela. Y no, no es una novela gráfica. ¿Pero quién dijo que el presente y el futuro del cómic sólo debían estar en la novela gráfica? Resistamos como podamos. De esta manera, resistamos francamente bien.

La revista no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: