CÓMIC PARA TODOS

‘Oda a Kirihito’, de Osamu Tezuka

Oda a KirihitoEditorial: ECC.

Guión: Osamu Tezuka.

Dibujo: Osamu Tezuka.

Páginas: 400 / 432.

Precio: 22 euros cada uno.

Presentación: Rústica.

Publicación: Octubre / Noviembre 2015.

Qué difícil se antoja colocar la etiqueta de obra menor a una que tiene tantas dobleces y evoluciones como Oda a Kirihito. Se considera menor porque Osamu Tezuka, el dios del manga, tiene obras más populares. Probablemente, incluso mucho mejores. Pero la enorme complejidad que encierra esta historia invita a revisar nuestras convicciones históricas para darle una mejor consideración. La merece, por la descomunal mezcla de ficción, casi ciencia ficción, y realismo. Lo segundo acaba devorando a lo primero de una manera espectacular, haciendo creíble esa enfermedad de Monmo que hace que el afectado vaya viendo cómo su cuerpo se transforma poco a poco hasta acercarse al de un perro. La pérdida de la humanidad es, claramente, el tema central de esta obra de Tezuka, y hay tantos personajes y tantos elementos en los que se puede ver desarrollada esa premisa que sólo cabe rendirse ante la genialidad de un autor capaz de montar un crisol y una cronología prácticamente inabarcables para casi cualquier autor. Para él, un esfuerzo titánico que llega a buen puerto de tal manera que parece complejísimo soltar la obra antes de devorar las más de 800 páginas que creó Tezuka para dar forma a este deslumbrante relato. Tan dinámica como compleja, esta Oda a Kirihito es una obra para descubrir y para deleitarse.

Además, lo que propone es una degustación a fuego lento. Bajo una superficie científica de la que tanto gustaba Tezuka en algunas de sus obras y que procede de sus estudios de medicina por deseo de su padre, Oda a Kirihito es un relato tremendamente atrevido. Su misma premisa, dado que está contemplada desde un punto de vista médico y social, es una invitación a la admiración. Ciencia ficción pura, en realidad, al estilo de la que se agolpaba en los cines en aquella convulsa década de los 70, pero Tezuka reviste el género de actualidad. Este manga es contemporáneo y se desenvuelve como tal. No hay curas mágicas para la enfermedad o análisis inmediatos. La investigación es tan fascinante como el proceso vital por el que van pasando los personajes, incluso mostrando unas contradicciones o unos cambios de rumbo que no hacen más que acrecentar la verosimilitud del relato. Y ojo, porque Tezuka no se frena en nada, ni en lo visual ni en lo temático, y va creando una intrincada red de personajes que se van acoplando con una naturalidad bestial, incluso a pesar de la crudeza de los acontecimientos que se agolpan en sus páginas, casi siempre desde un punto de vista deprimente, pasando por muertes, violaciones y marginación social. Es un tebeo muy duro de leer, muy adulto, muy intenso. Y, por eso mismo, realista.

El estilo de Tezuka es reconocible, incluso aunque no sea esta la obra en la que más claramente se acerca a sus obras más populares. Pero más que el estilo, que suele marcar con demasiada frecuencia el análisis de un manga, demasiado estigmatizados por su procedencia en algunas ocasiones, Oda a Kirihito es una invitación a disfrutar con una narrativa deslumbrante. Escapa a cualquier reacción negativa la forma en la que Tezuka va contando lo que sucede con herramientas visuales tan variadas, desde la composición de la página hasta la forma de las viñetas, pasando por un estudio descomunal de primeros planos o un juego de sombras increíble. Tezuka es un maestro que encuentra la forma perfecta de narrar cada secuencia, las oníricas y las reales, sin importar el grado de violencia, la crudeza del sexo o la negrura que esconde el alma de algunos de los personajes de este fascinante relato. Obra menor, sí, puede ser desde algunos puntos de vista, pero Oda a Kirihito es un manga asombroso por muchísimos motivos. El fundamental, que con cada página que se va pasando aumenta el interés por seguir leyendo. Parece poca cosa, incluso fácil de conseguir. Pero la magia que hay en esa forma de leer es impagable y Tezuka la domina hasta el punto de que se sigue pensando en lo que se ha leído durante mucho tiempo después de cerrar el libro.

Kirihito Sanka se publicó originalmente en la revista japonesa Big Comic entre 1970 y 1971. Esta edición española en dos volúmenes tiene como único contenido extra unas notas finales del propio Osamu Tezuka.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 febrero, 2016 por en ECC, Manga, Osamu Tezuka y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: