Cómic para todos

‘Los últimos días de Ms. Marvel’, de G. Willow Wilson y Adrian Alphona

image_galleryEditorial: Panini.

Guión: G. Willow Wilson, James Robinson y Mark Waid.

Dibujo: Adrian Alphona, Chris Samnee y Mahmud Asrar.

Páginas: 112.

Precio: 11 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Enero 2016.

Cuando se produce un reboot, un reinicio, un cambio radical, como se quiera llamar, en la continuidad del universo superheroico de una editorial, una de las consecuencias más tristes es que las buenas series también tienen que llegar a un final. Marvel se ha apuntado a esa moda con sus nuevas Secret Wars. Todo cambia a partir de ahora. Y para Ms. Marvel, eso supone el final de su andadura. No es en realidad un final, porque es un personaje que de muchas maneras va a seguir la línea ya trazada, pero de muchas maneras sí se acaba el relato que G. Willow Wilson ha venido trazando en el poco más de año y medio de vida de una de las series más desenfadadas y simpáticas que ha visto el género en mucho tiempo. Los últimos días de Ms. Marvel sí es el final de esta fantástica aventura iniciática que ha vivido Kamala, alter ego de esta nueva Ms. Marvel. Y aunque de alguna manera se sienta alguna precipitación a la hora de cerrar tramas, el final es fantástico, tanto como podía desear la serie, que acaba de una manera hermosa y tierna, con ganas de que no queden cabos sueltos, ni en lo heroico ni en lo emocional, y ese es un esfuerzo digno de valorar. Y para colmo, Wilson, de nuevo con Adrian Alphona dibujando todo el arco argumental, se da el gustazo de reunir a su Ms. Marvel con la Capitana Marvel de la que tomó el nombre. ¿Cómo resistirse a eso?

Muy fácil, no haciéndolo. Ms. Marvel acaba su andadura en este tercer volumen confirmando las espléndidas noticias que habían dejado los dos primeros (aquí y aquí, sus reseñas). Ms. Marvel no necesita de un megaevento para solucionar el enorme conflicto emocional que había quedado planteado en la vida de Kamala cuando el que ella misma ya se había imaginado como el amor de su vida, Kamran, de repente se convirtió en su peor pesadilla. Y a pesar de que eso mismo es causa aparente de una prisa excesiva por cerrar tramas, a Wilson hay que reconocerle la habilidad de encontrar en un recurso propio de Star Wars la forma de integrarlo en la historia de su neófita heroína. Y también la de saber introducir el deseado encuentro entre Ms. Marvel y la Capitana Marvel como una forma muy atractiva de unir esas dos cosas, la emoción que provoca esta serie desde una segunda fila inicial y la necesidad editorial de formar parte del gran evento. Tan emocionante es el final de la serie que se despide sin necesidad de utilizar a Ms. Marvel vestida como tal en su último número. Wilson explica así que el corazón de la historia está en Kamala, en la adolescente musulmana que bien podría haber sido sólo un truco de marketing para cumplir cuotas y minorías y que al final se ha convertido en uno de los mejores personajes que ha creado Marvel en décadas.

Adrian Alphona fue quien le dio a la serie su desenfadado estilo visual. Puede que no haya sido el mejor ilustrador que ha pasado por Ms. Marvel en su breve andadura, pero sus números han sido notables. Los últimos que dibuja no son una excepción, y la forma en la que emplea la caricatura le sienta como anillo al dedo a los poderes de la heroína. Quizá le cuesta mantener el elevado nivel de carisma visual que hay en la serie cuando tiene que adoptar a otros personajes ya conocidos, es el caso de la Capitana Marvel, pero en el microuniverso que se ha creado en estas páginas no hay tacha alguna. Kamala funciona tan bien como su hermano, sus padres (a pesar de la hilarante diferencia de tamaño entre la madre y el padre), y es capaz tanto de amoldarse al uso de los poderes como a las escenas más emotivas desde el punto de vista realista, como evidencia la maravillosa escena de la joven protagonista con su madre en el penúltimo número y, sobre todo, el cierre de la serie. A pesar de que este volumen final ya ofrezca una pincelada de lo que será el personaje tras las Secret Wars, es una lástima que ese final haya llegado tan rápido, porque Ms. Marvel podría haber llegado todavía más lejos de lo que ya lo hace, convirtiéndose en una de las series imprescindibles de esta década, mucho más por su propio origen.

El volumen incluye los números 16 a 19 de Ms. Marvel, publicados originalmente por Marvel Comics entre agosto y diciembre de 2015, y material del Marvel 75th Anniversary Celebration, de diciembre de 2014, y del Free Comic Book Day: The All-New, All-Different Avengers, de junio de 2015. El contenido extra lo forman una introducción de Bruno Orive y las portadas originales de Kris Anka, Retsu Tateo, Siya Oum y Cliff CHiang.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 febrero, 2016 por en Adrian Alphona, Cómic, Chris Samnee, G. Willow Wilson, James Robinson, Mahmud Asrar, Mark Waid, Marvel, Panini y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: