Cómic para todos

‘The Victories. Transhumano’, de Michael Avon Oeming

the-victories-vol-2Editorial: Aleta.

Guión: Michael Avon Oeming.

Dibujo: Michael Avon Oeming.

Páginas: 160.

Precio: 16,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Agosto 2015.

Puede que la comparación sea para muchos una irreverencia, pero The Victories profundiza en una definición de superhéroe que entronca directamente con la propuesta de Alan Moore y Dave Gibbons en Watchmen (aquí, su reseña). Es verdad que los enmascarados de Michael Avon Oeming son personajes con superpoderes, algo que en Watchmen estaba limitado sólo al Doctor Manhattan, pero la propuesta es bastante similar. Oeming tiene héroes frustrados, con problemas psicológicos profundos, con traumas que no han podido borrar, y eso lo tienen que compaginar con su labor de proteger la Tierra de una amenaza bestial, que redobla las apuestas ya mostradas en el primer número de la serie (aquí, su reseña), que era más bien un enfrentamiento puntual entre uno de los Victories, Fausto, con uno de los villanos de este universo, Chacal. Ambos vuelven a aparecer aquí, pero no tienen el protagonismo de aquella miniserie que dio origen al depresivo universo de Oeming. El autor propone algo diferente e inusual en un género, pero al mismo tiempo sabiendo aprovechar los mejores y más identificables resortes. Son héroes enmascarados, hombres y mujeres que luchan por salvar el mundo. Lo de siempre, claro. Pero contado de una forma tan especial que no se tiene esa sensación ni por asomo.

The Victories es depresiva. Lo es su ambientación, en las sensaciones que deja, en la psicología de todos sus protagonistas. Lo importante no son los poderes o las hazañas de los integrantes de este singular y casi desestructurado grupo de luchadores por la libertad, sino sus flaquezas. No es que Oeming no desarrolle los personajes como lo que son, superhéroes, con sus coloristas uniformes y sus imponentes habilidades, sino que lo hace desde una vertiente diferente. La clave de cada personaje está en lo que sufre, en lo que padece y en lo que le afecta, y el enorme acierto el autor es saber desarrollar todo eso mientras combaten a vida a muerte y el planeta entero está en peligro. De esa forma, Transhumano no sólo consigue dar una vuelta de tuerca al género, manteniendo la aventura y el reto pero desde una óptica muy personal, sino también a la propuesta introspectiva y muy personal que ofrecía la primera miniserie de este universo, para ampliarla por fin al grupo que da título a la serie. Ya no es Fausto, ahora son de verdad los Victories. Ya no es una única batalla de un personaje oscuro y misterioso contra sus demonios y contra su némesis al mismo tiempo, sino que lo que está en peligro es algo mucho más grande. Y a pesar de que la escala es mucho mayor, no se pierde nada de la frescura original.

El dibujo de Oeming es clave para conseguir esas sensaciones porque se aleja de lo más clásico y tradicional del género, y ofrece un aspecto que casi parece una versión oscura de Darwin Cooke, a medio camino de la evolución que Frank Miller sufrió entre El regreso del Caballero Oscuro (aquí, su reseña) y su secuela (aquí, su reseña). Ese toque de irrealidad caricaturesca acaba siendo esencial para que The Victories funcione como lo hace, asimilando la estética del cómic de superhéroes pero con las particularidades introspectivas que forman parte de la narración y sin dejar que la absoluta negrura emocional y psicológica se apodere del relato hasta el punto de que el lector acabe compartiendo la angustia vital de los personajes. Porque The Victories es una lectura mucho más densa de lo que puede parecer, pero es precisamente el desahogo que proporciona el dibujo lo que la hace soportable a un nivel emocional. Sus diseños de personajes son bestiales. Irreales, desde luego, no hay más que ver la lengua de Chacal, pero al mismo tiempo perfectamente palpables, con una violencia gráfica bastante evidente y una acción deslumbrante. Una vez asimilado el estilo de Oeming, es difícil encontrarle tacha alguna a su dibujo. Y una vez entendido que estamos ante el más oscuro tebeo de superhéroes de los últimos años, el disfrute, por insano que sea, es enorme.

El volumen incluye los números 1 a 5 de The Victories, publicados originalmente por Dark Horse entre mayo y septiembre de 2013, y material de los números 20 a 22 de Dark Horse Presents, de entre enero y marzo del mismo año. El contenido extra lo forman las portadas originales de Michael Avon Oeming y un portafolio de bocetos comentado por el autor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 febrero, 2016 por en Aleta, Cómic, Dark Horse, Michael Avon Oeming y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: