CÓMIC PARA TODOS

Entrevista con Vicente Cifuentes sobre ‘Murderville’

Entrevista_CifuentesCada obra que saca Vicente Cifuentes en España le hace crecer como autor. Es lo que él nos confiesa que busca con esos trabajos que puede ir haciendo entre los huecos que le dejan los encargos, sobre todo como entintador, del mercado americano, pero es una realidad que se ve al otro lado del proyecto, desde el lado del crítico y del lector. Cifuentes no para de crecer y con Murderville (aquí, su reseña) ha dado un paso más, el de buscar la autoedición primero en Crowdfunding para después conseguir la distribución editorial de Aleta. El autor estuvo en Expocómic y aprovechamos la ocasión para charlar con él sobre este tebeo, un thriller de terror que se lee con una facilidad inmensa y que no nos cansamos de recomendar.

Murderville nació gracias a un crowdfunding. Si no me equivoco, es la primera vez que recurres a esa forma de publicación. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Realmente, era como decir “¿por dónde puedo llegar a sacar este cómic?”. Era como pensar que tenía el proyecto, tenía las ganas, pero realmente no sabía cuál era el mercado, si hacerlo para Francia, si hacerlo en España. Así que por qué no. Muchos amigos que ya habían hecho crowdfunding ya me habían dicho “lánzalo por aquí, tú también tienes gente que te conoce y es una manera que tienes más cercana de hacerlo”. De esa manera decidí, es decir, puedo llegar a la gente y tener contacto directo, que ellos lo tengan con el proyecto y yo con ellos. Por eso, fue la mejor opción que pude tomar, lanzarlo por crowdfunding, que la gente fuera viendo poco a poco cómo iba creciendo el proyecto. Si algo me gustó del crowdfunding es que la gente se sintiera involucrada y fuera una parte más del proyecto, eso para mí es lo más grande.

¿Consideras Murdeville una forma de hacer terror más propia de los 80, de nuestros días o es una mezcla entre ambas?

A ver, es mezcla. Evidentemente, es una mezcla de todo el terror que yo he ido viendo a lo largo de mi vida. Yo crecí con Halloween, con Scream, con Sé lo que hicisteis el último verano, con ese tipo de películas que a mí siempre me han encantado, que pueden ser de contar historias con arquetipos. Con Murderville quería contar una historia incluso intimista, a fin de cuentas es una experiencia que tiene el personaje, pero siempre jugando con eso, basándome en los arquetipos de esas películas. Quería que tuviese de las dos partes.

Además, hiciste Murderville compaginándolo con trabajos para DC. ¿Complica eso el trabajo o no queda más remedio que acostumbrarse a ese ritmo frenético en el mundo editorial actual?

No, para nada. Yo tengo una parte en la que me exijo cosas, me refiero a nivel autor o a nivel artístico, llamémoslo así. Cuando hago un trabajo de “me pagan”, por así decirlo, hago lo que esté de moda, si el editor me dice “tienes que hacer este tipo de trabajo” yo me adapto. Pero con trabajos como Muderville yo crezco como autor, porque hago lo que me apetece o me pongo a prueba quizá con cosas que no están de moda. Pero yo, por ejemplo, con Murderville dije: “quiero buscar un color, que cree una atmósfera, que cree unas sensaciones”. En Murderville busqué planos y ambientación, y esa, digamos, fue la prueba que me puse a mí mismo.

¿Trabajar de esta manera hace que la obra cambie mucho desde que la pensaste y escribiste el guión hasta que finalizaste el dibujo?

Cuando realmente empieza a fluctuar el estilo es desde que empiezas a concebirlo, desde que empiezas a hacer los primeros diseños, las primeras páginas, ahí ya vas viendo el camino por el que quieres que vaya. En el momento que tienes la primera página a color, ya es así, porque va a seguir todo por esa línea. Es decidir el estilo, vaya.

Y una de las cosas importantes para esas decisiones asumo que es la máscara, que ya está en la portada… ¿Cuáles fueron tus influencias para dar con el aspecto definitivo?

Siempre me ha parecido muy interesante que al personaje no se le viera una cara, que se ocultara tras una máscara. Me gusta siempre que no se vea al personaje, sobre todo al malo, es como Darth Vader, da un punto de intriga, realmente qué esconde, le da como un plus. De esa manera decidí coger la máscara. ¿Las influencias? Es veneciana total, porque siempre me han encantado los festivales venecianos, Quería plasmar eso, pero quizá las máscaras venecianas eran demasiado dulces o demasiado pictóricas para generar un miedo o una tensión. Entonces, ahí me basé en un casco de gladiador romano para buscar los ángulos, que corte más, que parezca algo más anguloso y mucho más duro. Esas son las dos vertientes que he usado para diseñar esa máscara.

Y en el caso de los dos personajes centrales, de Víctor y Sara, ¿utilizas modelos reales para tus personajes? ¿Hay alguien que se deba reconocer en ellos?

Realmente no. Ya me hubiera gustado, porque muchas veces, para hacer según qué poses y qué encuadres, me hubiera ayudado pero en este caso no he utilizado ningún modelo, ni a ningún actor famoso.

Me quedé con la sensación de que la historia te daba para algo más ambicioso, quizá desarrollando más el entorno del pueblo. ¿Te lo llegaste a plantear o esto era lo que querías?

La sensación que yo quería era darte una vuelta. Sinceramente, Murderville está pensado para tres álbumes. Entonces, era como una especie de introducción que, evidentemente, no quería alargar, porque cuando metes más páginas no quiere decir que cuentes más cosas o que aportes más. Así creo que cuento lo justo que necesitaba contar, te presento un poquito los personajes, el mundo que estoy creando y los malos, por así decirlo. No quería tampoco aportar más información que despistara de la historia. Por eso estamos en un pueblo, te estoy dando pistitas de que están pasando más cosas pero tampoco quiero divagar demasiado.

En la crítica del tebeo pusimos que eres un dibujante que domina tanto lo cotidiano, por ejemplo la escena de Víctor y Sara en el lago, como lo extraordinario. ¿Crees que esa es la clave para que funcione una buena historia de terror?

¿Por qué gusta Harry Potter? Harry Potter son magos. ¿Pero qué pasa? Que los están mezclando constantemente con cosas que ves en la vida cotidiana. Ven callejones, de pronto estamos en una sala que está en el mundo de Dumbledore y todos estos, y de pronto ves que son sillas, que están intentando escapar y caen. Son cosas que la gente ve tangibles. Esa es mi manera de conectar con la gente, de decir “te estoy contando una historia que quizá pueda ser un poco sobrenatural, pero siempre intentando mostrar un entorno que te resulte familiar”. Sobre todo Víctor, mucha gente me ha dicho cuando lee Murderville que soy un cabrón, perdona la palabra, porque se sienten identificados con él. Son cosas que le pueden pasar a todo el mundo, las sensaciones que él tiene o por dónde pasa es la manera que tengo yo para intentar empatizar con el protagonista.

Me has hablado antes del color, y creo que tiene mucha importancia en Murderville. ¿Cómo fue ese trabajo, del que también te has encargado?

Como autor siempre me ha gustado dibujar, en el mercado americano me potencian a la hora de entintar, pero a nivel creativo yo siempre tengo muchas inquietudes, y una era el color. Con el anterior, con Señales (aquí, su reseña), buscaba un color más plano, soy muy fan de los colores planos. Que con cuatro colores puedas resolver una página y que funcione, me llama la atención. Pero con Murderville quise dar un salto más y me dije, para ponerme a prueba, “¿puedo narrar algo con un color que realmente me guste y, sobre todo, crear una atmósfera?”. Yo quería que en el momento que la gente viera Murderville que viera si estamos en tensión, si estamos tranquilos, si estamos viendo qué pasa. Era transmitir lo que pasa en la página sólo con colores. Era mi ambición.

Y teniendo en cuenta lo difícil que es precisamente generar sensaciones en el cómic de terror, ¿cómo te has sentido?

Es que el género de terror es tan amplio… Yo voy más por el thriller terrorífico. Es lo que muchas veces me decía la gente: “podías haber sido mucho más gore”. Era lo más impactante, pero yo no quiero entrar en esos arquetipos de vísceras y sangre porque sí. Estamos ahí, pero más voy a la intriga, a indagar en los tiempos. Quería ser como una especie de cineasta para que tú, leyendo el cómic, veas cómo el tempo te va llevando. Empieza, vas tranquilo, luego poco a poco en las escenas de tensión vas acelerando y sobre todo al final vas como “me lo tengo que leer, me lo tengo que leer”. Mis dos metas con Murderville eran tempo y ambientación, que la historia tuviera su tempo de “ahora tranquila, ahora pasa algo, tranquilidad y ya empezamos a coger ritmo”, y luego la ambientación a nivel color.

Impresiona el listado de autores que ayudaron al proyecto con las ilustraciones que hay al final del libro, con Sergio Bleda, Juan José Ryp o Aridan Syaf. ¿Cómo surge todo eso?

Son muy grandes. Supongo que surge de que la gente es grandísima, y son amigos además. Me siento tan afortunado de decirles a personas que están hasta arriba de trabajo “¿me puedes hacer un dibujico?” y que te lo hagan… Y no sólo un dibujico, sino que se curren las ilustraciones que se han currado todos… Me siento afortunado no, superafortunado.

Con Señales ya me vino a la cabeza la posibilidad de que alguien se fijara en tu trabajo para llevar el cómic a la pantalla, y te reconozco que con Murderville esa sensación es todavía más clara, esto es carne de adaptación. ¿Te imaginas esa posibilidad?

De hecho, la gente me decía que para un videojuego incluso. A priori, yo no sé moverme por esos mundos, no sé qué pasos tendría que dar para que eso llegara a alguna mente que dijera “pues mira, esto es verdad”. Pero yo estaría encantadísimo. Murderville 2 está en mente, no sé si lo podré ejecutar en un tiempo, pero de momento está en proyecto…

Y ya que me has dicho que no has utilizado modelos reales, fantasea un poco con la posibilidad de que hubiera una película… Si pudieras elegir y sin limitación de tiempo, espacio o nacionalidad, ¿quiénes te gustaría que interpretaran a Víctor y Sara?

Víctor yo creo que Ryan Reynolds, da ese arquetipo, y Sara quizá una Scarlett Johansson. Ellos pueden defenderlo, así a bote pronto. Pero no me lo había planteado, vaya…

Y ya para terminar, ¿en qué estás trabajando ahora? ¿Qué es lo próximo que vamos a ver de Vicente Cifuentes?

Pues ahora estoy trabajando en Aquaman, me han dejado dibujar unos números en la serie de Aquaman y los estoy disfrutando hasta el infinito y mucho más. Por fin me han dejado un tiempo normal, que siempre estoy con prisa, haciendo muchas cosas y no tengo mucho tiempo para poder profundizar y esta vez he querido profundizar en los lápices y me lo estoy pasando genial dibujando millones de personajes, haciendo dobles splash épicas y disfrutando a tope.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 febrero, 2016 por en Aleta, Entrevista, Vicente Cifuentes y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: