CÓMIC PARA TODOS

‘Thor. La semilla de Galactus’, de Matt Fraction y Olivier Coipel

untitledEditorial: Panini.

Guión: Matt Fraction.

Dibujo: Olivier Coipel y Pasqual Ferry.

Páginas: 176.

Precio: 16,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2016.

Ya no es novedad que una editorial aproveche el trampolín del cine para sacar tajada. Marvel no tenía por qué relanzar Thor con motivo del filme de Kenneth Branagh en 2011 (aquí, su reseña), pero trató de llamar la atención con una nueva numeración de su serie. Nada como un número 1 para tratar de vender ejemplares. Y nada como apostar por un equipo ya conjuntado para que el golpe no sea muy grande para los lectores que vengan desde atrás. ¿El problema de La semilla de Galactus? Que tiene una mochila argumental muy pesada para los lectores de nuevo cuño y que no termina de satisfacer las ansias que puede despertar entre los aficionados más clásicos un enfrentamiento entre Odín y Thor por un lado y Galactus y Estela Plateada por el otro. Y eso que la simple mención de esa batalla de proporciones cósmicas es, por sí sola, motivo más que suficiente para que el guión de Matt Fraction pueda convencer, pero no lo hace porque acaba con lugares comunes y dejándose llevar por un plan a más largo plazo que no termina de encajar. El refugio para todos los lectores, ya que Fraction no termina de convencer, está en el fantástico dibujo de un desatado Olivier Coipel, que con su aproximación a los mitos del Dios de Trueno certificó su importancia como dibujante de primer nivel y una formidable manifestación de todos los personajes que tenía a su disposición.

El principal problema de este pedazo de la etapa de Fraction al frente de Thor no está, no obstante, en el hecho de que haya muchos elementos de cocción lenta que al lector de este volumen concreto no le van a convencer. Está, por el contrario, en que la oferta es ambiciosa pero el resultado final no está a la altura. No es admisible, y menos a este nivel, que cuando se coloca en posiciones enfrentadas a dos de las mayores fuerzas del universo Marvel, Odín y Galactus, la resolución sea tan pobre y poco imaginativa como la que adopta Fraction. Ese es el gran escollo para que la lectura sea gozosa, que pasan las páginas casi prometiendo al lector la mayor guerra de poder de la historia de Marvel y todo acaba resolviéndose con una conversación que no deja de ser una réplica ya rutinaria del origen de cualquier heraldo de Galactus. ¿Y la trama mitológica? Decae por ese lado mientras se intensifica por el de un Loki juvenil está pensando para tener más importancia en el futuro. Y lo curioso es que Thor, por mucho que mida músculo y poder con Estela Plateada y se trate de poner en valor su relación con una imponente Sif, acaba siendo prácticamente un personaje secundario gracias a los muchos interludios de Volstagg con los que Fraction aleja de la trama principal, por mucho que quiera integrar ambas en una resolución precipitada y con menos fuerza de la deseada.

Por desgracia, y más viendo el alcance que podría haber tenido, el guión de Fraction no pasa de lo entretenido. Por fortuna, el dibujo de Coipel es tan fantástico que acaba compensando las flaquezas de la historia. Sentir la grandeza de Galactus y Odín con sus poderes a pleno rendimiento no sólo no es algo fácil de conseguir, sino que además es una absoluta gozada cuando se siente. Coipel ya había mostrado lo que era capaz de hacer con Thor y su mundo, una espléndida versión de la mitología nórdica de Marvel que sigue fascinando en cada número incluso con sus variaciones más originales, como los trajes que visten Thor y Sif en una de las primeras secuencias, pero la mezcla que hace con los poderes cósmicos de Galactus y Estela Plateada es fantástica y muy espectacular. Dado el estilo de Coipel, le va mucho más el entorno fantástico que el humano, aunque consigue sacar el provecho suficiente de las escenas que afectan al pueblo de Broxton y sus habitantes. ¿Suficiente el espléndido trabajo del ilustrador para salvar La semilla de Galactus? Hasta cierto punto se puede admitir que no, porque Fraction no consigue emocionar con una historia que tenía todas las premisas necesarias para convertirse en un gran acontecimiento. Pero las imágenes embelesan de todas maneras, por lo que tampoco hay que despreciar este cómic como si nada.

El volumen incluye los números 1 a 7 del cuarto volumen de The Mighty Thor, publicados originalmente por Marvel entre junio y diciembre de 2011. El contenido extra lo forman una introducción de Bruno Orive y las cubiertas originales y alternativas de Olivier Coipel, Pasqual Ferry, Walter Simonson, Greg Land y John Romita Jr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 febrero, 2016 por en Cómic, Marvel, Matt Fraction, Olivier Coipel, Panini y etiquetada con , , , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: