Cómic para todos

‘Área D’ 4, de Kyouchi Nanatsuki y Yang Kyung-Il

01302000401_gEditorial: Norma.

Guión: Kyouchi Nanatsuki.

Dibujo: Yang Kyung-Il.

Páginas: 184.

Precio: 8 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Noviembre 2015.

La mejora que había experimentado Área D en su tercer volumen (aquí, su reseña), sufre un pequeño retroceso en este cuarto. A pesar de que el escenario con el que arranca es atractivo y que hay un nuevo paso adelante en los capítulos finales de este libro, casi todo su desarrollo es una pelea infinita entre Jin Kazaragi, el personaje central y más misterioso de cuantos conocimos en la primera entrega de la serie, contra uno de los jefes del Área D, a los que había recibido el encargo de asesinar por parte del siniestro Comité de los Superhombres. Y sí, es una batalla espectacular gracias al dibujo de Yang Kyung-Il, pero no deja de ser eso, una batalla interminable, algo repetitiva y que aleja la serie de los puntos argumentales que reúnen mucho más interés. Es verdad que, siendo una historia de personas con superpoderes, estas escenas tienen que formar parte del relato. Pero en lo que falla Kyouchi Nanatsuki es en la medida, se deja llevar y da la sensación de que en todo este volumen, salvo en su tramo final, pasan muy pocas cosas. Afortunadamente, una vez finalizado ese gran duelo contra uno de los jefes del Área D, Nanatsuki recupera la introducción de personajes interesantes y una forma atractiva de mostrar este particular submundo que ha creado en el entorno de esta prisión para personajes con habilidades sobrehumanas.

Sorprende esa apuesta desmesurada por la acción en este punto. Área D comenzó con una gran escena en ese sentido, todo el viaje en barco hasta la isla de los personajes a los que sigue Nanatsuki, y después comenzó una larga ronda de presentaciones. Eso abarcó más o menos los dos primeros volúmenes. En el tercero, la historia alcanzó una velocidad superior, pero en este cuarto, con el nuevo escenario con el que finalizó el anterior, se vuelve atrás. En teoría, a Jin se le presentan cuatro retos de envergadura similar y prácticamente todo el cuarto libro se centra en uno. Puede ser este desenfreno de combate un momento de relax que se ha tomado el escritor para disfrutar sin más contemplaciones antes de retomar el rumbo o bien una tónica que nos espera en las próximas entregas. De momento, y ojalá siga siendo así, la sensación que domina es la primera, porque la presentación del segundo jefe de Área D, jefa en realidad, es mucho más atractiva. Si Kidou, el jefe del oeste, apenas ofrece confrontación física durante muchísimas páginas, lo que promete Asura, jefa del este (lo que le permite a Nanatsuki hacer un paralelismo muy evidente con El Mago de Oz), parece ser mucho más. Y confirma que uno de los puntos fuertes de Área D es el riesgo que el autor se está tomando con los personajes femeninos, después de las apariciones, por ejemplo, de Mariko y Enki.

La acción y esos personajes femeninos es lo que permite a Yang Kyung-Il sus mayores posibilidades de lucimiento. Su trabajo en general en este cuarto volumen de Área D es muy positivo y llena la página con un detallismo bastante notable, pero lo que destaca es esa acción sin límite, cuya vibrante manifestación en la página hace que sea algo menos cansina la insistencia de Nanatsuki en el combate sin cuartel. La manifestación de los superpoderes siempre ha sido uno de los puntos fuertes del dibujo de Kyung-Il y no eso no decae, como tampoco el buen diseño de los personajes, que de alguna manera sobresale ligeramente en el caso de los femeninos y, en este volumen, en Asura, a la que presenta de una forma casi inmejorable. Si el segundo volumen  (aquí, su reseña) invitaba a pensar en un cabio de ritmo para explotar las virtudes del planteamiento, este cuarto deja la misma sensación de cara al quinto. Nanatsuki y Kyung-Il tienen un buen manga entre manos, una atractiva mezcla de acción heroica y drama carcelario, pero sigue pesando la idea de que no está terminan de explorar los mejores caminos para sacarle todo el partido posible más que en momento puntuales y con personajes concretos. Con todo, el margen de mejora sigue ahí y lo visto hasta ahora es lo suficientemente interesante para seguir enganchado.

Area D: Inou Ryoiki comenzó a publicarse en la revista Shounen Sunday en marzo de 2012, y el cuarto volumen recopilatorio con los episodios 28 a 37 lo publicó Shogakukan en abril de 2013. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 2 febrero, 2016 por en Kyouichi Nanatsuki, Manga, Norma, Yang Kyung-Il y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: