CÓMIC PARA TODOS

‘Okko 1. El ciclo del agua’, de Hub

Okko-Agua-Cover-500x700Editorial: Yermo.

Guión: Hub.

Dibujo: Hub.

Páginas: 96.

Precio: 25 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Octubre 2015.

Casi se puede considerar un subgénero el relato fantástico que se basa en cultura japonesa. Samurai y ronin han sido personajes esenciales de multitud de obras que han buceado en las facetas menos realistas de su mitología. Okko viene a ser una de las series más importantes inscritas en esa etiqueta. La primera serie que hizo como autor completo Hub, pseudónimo de Humbert Chabuel, es un alarde de imaginación y espectacularidad que quiere arrancar sin demasiada información y que apuesta por un protagonismo coral y no exclusivo del ronin que da título a la obra. De hecho, por momentos da la impresión de que lo más vistoso de Okko es Noburo gracias a su máscara roja. El ciclo del agua, pese a ser el arranque de la serie, no está planteado como un relato de origen. Bien por Hub, porque de esa manera evita muchos de los clichés que azotan a este tipo de historias, aunque por el momento también dé la sensación de que falta algo de información en la cruzada de Okko y sus compañeros por rescatar a Pequeña Carpa, una joven geisha raptada junto a otras mujeres con un oscuro propósito. La historia, en realidad, es casi lo de menos, porque la fuerza de Okko está en lo visual. Es un tebeo pensado para los sentidos y en el que, sobre todo, destaca un formidable trabajo de color, labor compartida por Hub y Stéphane Pelayo.

Al decir que la historia es casi lo de menos se es, no obstante, algo injusto. Es, de alguna manera, una excusa, eso es cierto, para mostrar desde el principio el esplendor de este universo. Hub no quiere perderse en explicaciones, aunque tiene que hacerlo algo más adelante, y por eso empieza con un ritmo endiablado y, sobre todo, con una explosión de imaginación bastante atractiva. Personajes, acción y escenarios se colocan claramente por encima del escenario y del pasado de sus protagonistas. De Okko sabemos que es un ronin, pero no importa demasiado cómo ha llegado a esa situación. De Noburo y el resto de sus acompañantes lo que sobresale es su habilidad y su lealtad hacia su líder, pero tampoco es esencial detenerse en cómo se forjó. Eso puede pesar sabiendo que Okko es una serie que ha alcanzado ya los diez álbumes en ciclos autoconclusivos de dos, pero en El ciclo del agua le permite a Hub ir directo al grano y disfrutar con ello. Se nota que ese escenario mitológico japonés es muy de su agrado y lo maneja a su antojo con bastante acierto, desde la propia idiosincrasia de las geishas, más terrenal, hasta los terrenos más fantásticos que acaban apoderándose de la historia, ya con mucha claridad en el segundo de los dos álbumes que conforman el relato.

Hub sabe que desde el principio tiene que llegar al lector a través de sus ojos. Y por eso su bello dibujo arranca con el cuerpo desnudo y de espaldas de Pequeña Carpa. Una geisha, un placer prohibido, junto a un hombre con una espectacular máscara roja. Okko ya ha conseguido así el impacto que busca y no hemos abandonado la primera tira de viñetas de la primera página. Lo que sigue es igualmente espectacular y quizá lo que más cabe lamentar de la labor como artista de Hub es que el suyo sea un cómic europeo, con esa proliferación de viñetas tan característica en cada página y los estrictos límites sobre el tamaño de las viñetas. No se llega a perder la espectacularidad de los mejores momentos, pero la forma en la que Hub creó El ciclo del agua invita a fantasear con cómo habría sido teniendo la libertad de crear viñetas de mayor tamaño o con una proliferación de splash pages. En cualquier caso, el dibujo es impresionante y se ve engrandecido por el color del propio Hub y Pelayo, un descomunal despliegue de tonalidades apabullante ya desde la puesta de sol inicial y también por la forma en que iluminan cada escena y a cada personaje. Okko tuvo con El ciclo del agua un arranque trepidante y modélico, compendio de sus muchas virtudes y de los pequeños defectos que toda primera de autor completo suele tener.

El volumen incluye los dos álbumes de Okko. Le cycle de l’eau, publicados originalmente por Delcourt en enero de 2005 y el mismo mes de 2006. El único contenido extra son las cubiertas originales de Hub.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 enero, 2016 por en Cómic, Delcourt, Hub, Yermo y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: