Cómic para todos

‘Vengadores. Siempre Ultrón’, de Al Ewing y Alan Davis

Siempre UltrónEditorial: Panini.

Guión: Al Ewing.

Dibujo: Alan Davis.

Páginas: 32 / 32 / 40.

Precio: 2,50 / 2,50 / 2,95 euros.

Presentación: Grapa.

Publicación: Septiembre / octubre / noviembre 2015.

Es bastante evidente que el germen de Siempre Ultrón está en Siempre Vengadores. La obra de Kurt Busiek y Carlos Pacheco, publicada entre 1998 y 1999, partía de la premisa de reunir a un grupo de Vengadores procedentes de diferentes realidades temporales y Al Ewing mueve su historia de la misma manera. Pero lo que en Siempre Vengadores sonaba algo caótico, en Siempre Ultrón parece más ordenado. Quizá sea por su menor extensión, pero la historia de Ewing, dibujaba por el siempre espléndido Alan Davis, suena mucho mejor, es una melodía más adecuada y mejor resuelta, perfecta porque entiende tanto a los héroes que escoge para su singular alineación vengadora como a los villanos que escoge como antagonistas. Y, para qué engañarnos, una historia que sabe cómo tratar al Doctor Muerte, el villano Marvel por antonomasia, se merece todos los parabienes que se le puedan dedicar. La presencia de personajes de otros tiempos ya hace que Siempre Ultrón nazca con una vocación de entretenimiento sin trascendencia real en la continuidad, pero Ewing y Davis saben aprovechar esa condición para que ese entretenimiento sea uno de primer nivel, equilibrado en el papel de cada personaje y, en realidad, un sincero y muy agradable homenaje al pasado, al presente y al futuro de los Vengadores.

Con la elección de los siete vengadores que protagonizan la historia, Ewing consigue satisfacer a los seguidores más clásicos del grupo en particular y de Marvel en general, dar importancia al núcleo fuerte de los héroes fundacionales de los Vengadores (Hank Pym y la Avispa salen de él desde que el cine prescindió de ellos en la creación del grupo en el cine), establecer vínculos entre el pasado (el Thor con armadura, un parlanchín Hulk, y James Rhodes como Iron Man), el presente (Visión, Viuda Negra, la Thor femenina) y el futuro (la Capitana América) y, quizá lo más importante para que la historia funcione, dar un papel esencial a los villanos. Lo de Cráneo Dorado puede no ser más que un simpático guiño, pero tanto Ultrón como el Doctor Muerte son figuras capitales para Ewing, y por eso funciona tan bien el relato. Puede que saliendo de la continuidad habitual se caiga en el defecto de asumir que las consecuencias se limitan a las páginas de esta historia. Lo rompedor queda para el primer tercio, pero en realidad hay un deseo mucho más grande de crear una aventura potente y entretenida que una historia que socave los cimientos de los Vengadores. En cualquier caso, Ewing escribe con mucha inteligencia y con mucho respeto por todos los personajes, y eso, cuando el protagonismo es tan coral, siempre sienta bien al resultado final.

De Alan Davis está ya todo dicho a estas alturas, y Siempre Ultrón es una confirmación más. Su más que reconocible estilo se adapta con espléndida naturalidad tanto a la masiva presencia de personajes como al hecho de que estos provengan de diferentes corrientes temporales. Sabido es su gusto por las historias alternativas, y eso se nota cuando presenta a un Ultrón todopoderoso o con esa magnífica encarnación futura de la Capitana América. Su dominio de la anatomía es palpable durante todo el relato, y si se tienen dudas sobre su excelencia en este terreno, no hay más que ver la belleza plástica que encierra cada una de sus ilustraciones de la Viuda Negra desde la primera secuencia en la que aparece, un magnífico encuentro con la Visión que se convierte en la mejor forma de entroncar esta historia en el presente de la franquicia vengadora. Y para comprobar su maravillosa espectacularidad, de nuevo y con la misma emoción que cuando Davis se asomó por primera vez al cómic de superhéroes hace ya tantas décadas, no hay más que ver la página final o la splash page doble con la que se corona el combate decisivo del clímax. Siempre Ultrón se convierte así en una historia de indudable sabor clásico que invita a escribir con ilusión el nombre de Ewing y a mantener la inmortal reverencia a Davis.

Marvel publicó originalmente Avengers: Ultron Forever en junio de 2015. Panini publicó la historia en tres partes, en los números 56 a 58 de Los Vengadores. El contenido extra lo forman los habituales artículos de Julián M. Clemente y las cubiertas de Alan Davis, Mike McKone, Skottie Young, Greg Land, Humberto Ramos y Edgar Delgado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 enero, 2016 por en Al Ewing, Alan Davis, Marvel, Panini, Vengadores y etiquetada con , , , , , , , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: