CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Los padres del Demonio’, de Dennis O’Neil y Neal Adams

GAB_oneil_adamsEditorial: ECC.

Guión: Dennis O’Neil.

Dibujo: Neal Adams.

Páginas: 272.

Precio: 27 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2015.

Puede que se una forma simple de evaluar el legado que Dennis O’Neil y Neal Adams dejaron para Batman, pero no hace falta más que pronunciar un nombre el de Ra’s Al Ghul, para entender su alcance. Ellos dieron vida al inmortal, a un lado y otro de las viñetas, antagonista del Caballero Oscuro, y por eso este volumen que recoge las historias que combinaron los talentos del escritor y del dibujante tiene como título Los padres del Demonio. Si sólo hubieran hecho eso, O’Neil y Adams ya merecerían un respeto, pero es que su trabajo fue mucho más allá. Man-Bat también nació de su trabajo conjunto. Y villanos clásicos como el Joker o Dos Caras tuvieron encarnaciones formidables, dignas de estar entre las mejores de todos los tiempos. Pero la mejor medida de la descomunal categoría como narradores de O’Neil y Adams está en una historia que no tiene nada que ver con estas. No hay más que ver ¡Un juramento desde la tumba! para entender hasta dónde fueron capaces de llegar estos dos excepcionales narradores. En esta historia, modesta en apariencia y sin continuidad, O’Neil y Adams sacan a Batman de Gotham y reescriben de una forma admirable la esencia del personaje, con una espectacularidad visual impresionante y rompedora en la leyenda del Caballero Oscuro, de nuevo digno de ese nombre con historias como estas.

O’Neil supo encontrar el punto exacto entre la faceta más detectivesca de Batman con la vertiente más fantástica del universo DC. Sus dos grandes creaciones junto a Adams, Ra’s Al Ghul y Man-Bat, beben de esas dos fuentes. No en vano el primero siempre llama “Detective” el Caballero Oscuro y el segundo nace de la admiración que siente por el héroe, al que ayuda a luchar contra el crimen hasta que la tragedia se cierne sobre él. Y quizá por eso sus historias son tan variadas y funcionan incluso donde Batman no termina de encajar. Fuera de Gotham, como se ha dicho, pero también pilotando un avión de comienzos del siglo XX en ¡El fantasma de los cielos asesinos!, reconocido tributo a Joe Kubert y Robert Kanigher. No hay nada que chirríe cuando O’Neil, que con los años se acabaría convirtiendo en un respetadísimo editor de Batman, se ocupa de narrar las aventuras del personaje. Y eso funciona tanto para el relato breve, una constante en estos años, como para las historias más alargadas, que aquí son las que sirven para presentar a Man-Bat primero y a Ra’s después, momentos que forman parte del ideario común del aficionado de Batman sin necesidad de recurrir a demasiados tópicos, el único quizá la recreación del origen del personaje, del asesinato de los Wayne y la promesa del joven Bruce de convertirse en Batman.

Si O’Neil es una figura trascendental para Batman, qué decir de Adams. Viendo la ondulación de su capa, lo amenazador de su figura, su imponente físico y el extraordinario dominio que el ilustrador tenía ya entonces de la anatomía, lo único que se puede hacer con sus dibujos es disfrutar viéndolos. Poderoso y a la vez ágil, el Batman de Neal Adams es uno de los que más y mejor han calado entre los aficionados, y la iconicidad que tienen sus dibujos sólo encuentra en aquellas décadas un rival, el trabajo de José Luis García-López. La forma en la que Adams hace moverse al héroe en los inusuales entornos en los que O’Neil le coloca es otra muestra más de la descomunal categoría que tienen estas historias. Y si hay alguna duda sobre la brillante capacidad de hacer funcionar al personaje de cualquier manera y en cualquier entorno, no hay más que ver la forma en la que un Joker de aspecto cómico vuelve a ser terrorífico en ¡La quíntuple venganza del Joker! o las páginas finales de ¡El demonio vive de nuevo!, con el enfrentamiento definitivo entre Batman y Ra’s y, sobre todo, las claves de su imposible relación con Talia. Los padres del Demonio es un volumen imprescindible para cualquier aficionado de Batman y perfectamente podría serlo para cualquiera que disfrute con cómics que, en los años 70, ya eran clásicos.

El volumen incluye los números 86 y 93 de The Brave and the Bold; 395, 397, 400, 404 y 410 de Detective Comics; y 232, 234, 237, 243 a 245 y 251 de Batman, publicados originalmente por DC Comics entre octubre de 1969 y septiembre de 1973. El único contenido extra es una introducción de Fran San Rafael y una portada de Neal Adams.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 enero, 2016 por en Batman, Cómic, DC, Dennis O'Neil, ECC, Neal Adams y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: