CÓMIC PARA TODOS

‘Anacleto, agente secreto’, de Manuel Vázquez

SH9-AnacletoEditorial: Ediciones B.

Guión: Manuel Vázquez.

Dibujo: Manuel Vázquez.

Páginas: 144.

Precio: 17 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2015.

Anacleto nunca falla. Esa frase que se apropia el agente secreto es, en realidad, la mejor forma de definir lo que consiguió el genial Manuel Vázquez con aquel personaje que creó a mediados de los 60 y que fue configurando poco a poco, tanto en su aspecto definitivo como en el de su tan particular universo. Vázquez dio con la clave para hacer una parodia del James Bond cinematográfico que tanto éxito empezaba ya a cosechar en la gran pantalla desde un par de años antes, pues James Bond contra el Dr. No llegó a las pantallas en 1962 pero que al mismo tiempo trascendiera esa misma concepción referencial. Y aunque Mortadelo y Filemón llegaron antes y se han quedado el honor de ser los agentes secretos más famosos de la historieta española, e incluso con algunos elementos comunes entre las creaciones de Francisco Ibáñez y el propio Vázquez, Anacleto no les va a la zaga. Siempre se ha movido en historias cortas, el formato en el que Vázquez se movía como pez en el agua, estirando el número de páginas de la única que tenía en sus inicios a las doce que tuvieron algunas de las historias más populares como El malvado Vázquez, en la que el mismo autor se reciclaba a sí mismo como uno de los villanos de la serie. No, Anacleto nunca falla. ¿Y lo mejor? Que tampoco pasa de moda.

Es verdad que hace falta que un medio más popular que el cómic, el cine, se fije en este tebeo para que recupere la notoriedad que nunca debió perder, pero bienvenida sea Anacleto: Agente secreto (aquí, su crítica), si eso implica un instante para recuperar la obra de Vázquez. Con un vistazo rápido a la sección de historietas de este volumen, es bastante evidente la evolución de la historieta, por su narrativa, por su diseño e incluso por unos personajes que no estaban del todo perfilados cuando la serie echo a rodar. Y Vázquez, poco a poco, va creando un universo extraordinario, con un humor muy particular, con un Jefe indispensable para entender al agente protagonista (con un papel mucho más destacado que el del Súper de Mortadelo y Filemón). Se le puede achacar a Vázquez una querencia a repetir algunos gags que funcionaban, pero eso lo compensa la portentosa imaginación desplegada en cada historieta, que le llevaba a mostrar conceptos tan arriesgados como el del monigote que cobra vida en una de las primeras historias del libro o el tronchante juego de dobles en El sosias. Salvando esas repeticiones de esquemas, motivadas por una serie de periodicidad corta, el ingenio de Vázquez es increíble. A veces con simples gags, a veces con parodia, y a veces desarrollando conceptos bastante rompedores, Anacleto es siempre divertidísimo.

Si hay una evolución clara en las historias, mucho más en el dibujo. El mismo Anacleto cambió desde esa primera página que aparece en el volumen, el histórico debut del personaje, pero sobre todo fue mejorando el estilo, el trazo y la misma composición de cada página. El aspecto más o menos definitivo llega cuando Vázquez abandona la bicromía y apuesta por presentar sus páginas a todo color. A partir de ahí, su enorme imaginación se dispara, las onomatopeyas alcanzan un papel fascinante en la narrativa, la rejilla clásica de cuatro o cinco tiras en cada página va cambiando de forma sutil y a conveniencia de la historia, la parodia alcanza un grado superlativo cuando incluye un cameo del mismísimo James Bond personificado en Sean Connery o incluso cuando rinde homenaje al cómic con la figura de Popeye. Si en los chistes apuesta por alguna repetición, en el dibujo no las hay ni por asomo, e incluso cuando quiere provocar la risa con una argucia ya vista con anterioridad, Vázquez inventa a cada paso que da, e incluso con los mismos personajes que conocemos desde la primera de las páginas. Por eso, más incluso que por su humor, que sí tiene parentescos claros en el cómic español de la segunda mitad del siglo XX, es la narrativa de Vázquez lo que hace de Anacleto, agente secreto una historieta de peso en esa misma historia.

El volumen recopila las mejoras tiras de Vázquez de Anacleto, agente secreto, que comenzaron a publicarse en la revista Pulgarcito en diciembre de 1964. El único contenido extra es una introducción de Antoni Guiral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 enero, 2016 por en Cómic, Ediciones B, Manuel Vázquez y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: