CÓMIC PARA TODOS

‘Hijos de la Anarquía’ 3, de Ed Brisson y Damian Couceiro

01313550301_gEditorial: Norma.

Guión: Ed Brisson.

Dibujo: Damian Couceiro.

Páginas: 100.

Precio: 14 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Noviembre 2015.

Tercera entrega de Hijos de la Anarquía, el cómic basado en la exitosa y ya finalizada serie de televisión del mismo título, y las constantes se mantienen con bastante acierto. Ed Brisson, que cogió el relevo de manos de Christopher Golden tras el primer volumen (aquí, su reseña) ha entendido muy buen el tono que más le conviene a la serie. Es verdad, no obstante, que este tercer volumen es, probablemente, el que más se adapta a las necesidades del conocedor de la serie en su formato televisivo. Si Golden había optado por una historia trepidante que no necesitara introducción y el propio Brisson prefirió moverse en terrenos más tranquilos cuando asumió el guión de la serie en el segundo volumen (aquí, su reseña), más propios de la vida sobre el alambre de la banda que protagoniza el relato. Como en este segundo arco argumental extenso del que se ocupa la fórmula viene a ser la misma, y como las motos vienen a ocupar un lugar bastante secundario, es más importante conocer a fondo a los personajes que dejarse deslumbrar por el aspecto de la serie, aunque Damian Couceiro sigue mostrando bastante acierto a la hora de dibujar, olvidando ya prácticamente cualquier referencia a los actores de la serie de televisión. La diferencia está en el ritmo, cada vez más bajo y expositivo. ¿Un problema? No necesariamente.

Sí lo será para quien entrara en la serie buscando acción motera, y ese puede ser el punto más débil del guión de Brisson. Es obvio que al guionista le interesa mucho más el escenario, los personajes, la vida e las bandas, y en esta historia se centra en los efectos que causa sobre el grupo y sus familiares el tráfico de drogas. Por ese lado, Brisson consigue intensidad emocional, convirtiendo el relato en uno de venganza. Eso es lo que hace que el clímax, puede que menos espectacular de lo esperable, remonte al final, cuando la historia vuelve a ser una vendetta personal y grupal. No se le puede negar a Brisson que es valiente a la hora de mover a sus personajes, aunque de nuevo está ahí la sombra del conocimiento que el lector ha de tener de este mundo, porque en ocasiones no es fácil seguir la pista a cada personaje si no se está muy seguro de cuáles son las relaciones entre todos ellos e incluso sus nombres. Lo más interesante es, con diferencia, la relación que se establece entre las diferentes bandas, sus territorios de influencia y las líneas rojas que no quieren sobrepasar. Este tercer volumen de Hijos de la Anarquía destaca por el escenario más que por los actores y destaca más por los diálogos que por la acción. Aún así, sigue teniendo un toque que emparenta el relato con el original televisivo, con lo que los fieles disfrutarán mucho del cómic.

También lo harán con el dibujo de Damian Couceiro, que es un espléndido dibujante para la serie y que aquí cierra una etapa para dejar Hijos de la Anarquía ahora en manos de Matías Bergara. Bastante liberado de la copia de actores pero sin terminar de prescindir de ese recurso, Couceiro saca partido al guión de Brisson dándole mucho ritmo a las escenas dialogadas, muy abundantes, con un acertado repertorio de expresiones faciales. Eso enriquece a los personajes más que parte del desarrollo que se les da en el relato. La ambientación, como ya había demostrado en números anteriores, es otro de los puntos fuertes de su dibujo, bien respaldado por el color de Michael Spicer, y eso permite una inmersión bastante completa en este mundo de bares de carretera y clubes de alterne en el que se mueven los Hijos de la Anarquía. Puede que como en la misma historia, en esta ocasión Couceiro no sea capaz de sacar tanto del clímax en su parte más movida, pero es un pequeño defecto que queda compensado por los aciertos que tiene su labor. No estamos ante el mejor de los arcos argumentales de Hijos de la Anarquía, pero sigue siendo una serie bastante interesante para profundizar en este mundo que se escapa, de una u otra manera, de los márgenes de la ley.

El volumen incluye los números 11 a 14 de Sons of Anarchy, publicados originalmente por Boom! Studios entre julio y octubre de 2014. El único contenido extra son las cubiertas originales de Garry Brown y Damian Couceiro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 24 diciembre, 2015 por en Boom!, Cómic, Damian Couceiro, Ed Brisson, Norma y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: