CÓMIC PARA TODOS

‘Legenderry. Una aventura steampunk’, de Bill Willingham y Sergio Dávila

legenderryEditorial: Aleta.

Guión: Bill Willingham.

Dibujo: Sergio Dávila.

Páginas: 208.

Precio: 19,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Mayo 2015.

Dynamite ha encontrado un filón. No sólo ha devuelto al panorama comiquero actual a personajes en su mayoría nacidos en épocas diferentes y quizá no muy del gusto mayoritario actual, sino que está sabiendo mezclarlos muy acertadamente en propuestas muy originales. Lo hizo con Masks (aquí, su reseña), y demostró su capacidad para innovar con Steampunk Battlestar Galactica 1880 (aquí, su reseña). Casi como una suma de las pretensiones de aquellas dos historias, nace la gozosa Legendarry, una aventura en clave steampunk que reúne a Red Sonja, Vampirella, Green Hornet, Kato, Flash Gordon, el Hombre Enmascarado, Silver Star, el Capitán Victoria, el Hombre de los Seis Millones de Dólares y el Zorro. Lo que podría ser un intento de explotar a estos personajes mediante la unión, se acaba convirtiendo en una gozosa historia gracias a que sus autores son dos profesionales de los pies a la cabeza que disfrutan con escenarios de esta naturaleza. A Bill Willingham, creador de Fábulas (aquí, reseña del primer libro), ya sabemos lo mucho que le gusta jugar con un plantel de personajes tan extenso y variado, moviéndoles a conveniencia, sin espacio ni tiempo que le limite, en una historia de fantasía y espectáculo puro. Y a Sergio Dávila, que ya había diseñado los personajes de la versión steampunk de Galactica, se le ve en su salsa dando forma a este universo.

El problema de las versiones alternativas de los personajes de la ficción popular, sean steampunk o no, es que normalmente se mueven en historias más o menos previsibles. Willingham no termina de escaparse a esta sensación en algunos de los giros de Legenderry, sobre todo con la desaparecida Sonja, el misterio que ocupa la primera mitad de la serie. Pero en realidad eso es lo menos importante de este cómic. ¿Por qué? Muy sencillo. Lo que busca Willingham, obligado en realidad por el propio concepto de Legenderry, es que todas las piezas encajen. Y eso lo logra con una enorme maestría, sabiendo en cada momento cómo introducir a cada personaje y qué papel darle en la historia, sin perder de vista ese escenario en el que se desarrolla el relato. Obviamente, como los personajes entran y salen ,cada lector tendrá su momento favorito de la historia, pero donde se nota especialmente cómodo a Willingham es cuando Sonja y el Hombre Enmascarado se cruzan, que es además el episodio clave para encontrar a la guerrera. Quizá el punto débil de Legenderry, después de una exposición tan cuidada, haya que buscarlo en el clímax, algo menos trascendente de lo que cabía esperar e incluso quizá algo precipitado y sin llegar a satisfacer la imponente presencia del cuadro de villanos que se reúne, a la altura del colectivo de héroes que les combate.

Las escasas flaquezas del guión de Willingham, más propias del concepto escogido para este cómic que de su propia labor, quedan sobradamente compensadas con la espectacularidad del dibujo de Dávila. Efectivamente, Steampunk Battlestar Galactica 1880 ya había demostrado su enorme capacidad para rediseñar héroes populares de esta guisa, pero lo que hace en Legenderry es sencillamente espectacular.  Combinando realismo y belleza, sus personajes no sólo destacan por su diseño sino que fluyen por la página con una facilidad envidiable. Dávila convence sobradamente con el resdiseño de todos los personajes, con la puesta en escena y con las secuencias de acción, aunque le falte para rematar el trabajo de una forma sobresaliente una gran secuencia climática que corone la historia y que el guión echa en falta, quizá como octavo número de la miniserie o con un mayor número de páginas destinadas a ese efecto. Es un detalle palpable pero menor, porque no puede eliminar las positivas sensaciones que deja la lectura de Legenderry, uno de esos tebeos que invitan no sólo al disfrute momentáneo sino también al descubrimiento de personajes que hoy ocupan un lugar quizá demasiado secundario en la historia para lo que en realidad merecen y para lo que merece el gran trabajo de los autores que hay detrás de ellos.

El volumen incluye los siete números de Legenderry: A Steampunk Adventure, publicados originalmente por Dynamite entre diciembre de 2013 y septiembre de 2014. El contenido extra lo forman las cubiertas originales de Joe Benitez, Sergio Dávila, Alé Garza, Johnny Dsjardins y Paolo Siqueira, y varias páginas a lápiz de Dávila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: