Cómic para todos

‘Transformers. Robots in Disguise’ 2, de John Barber y Andrew Griffith

portada_transformers-robots-in-disguise-n-02_john-barber_201505141706Editorial: Planeta Cómic.

Guión: John Barber.

Dibujo: Andrew Griffith, Brendan Cahill y Guido Guidi.

Páginas: 208.

Precio: 18,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Septiembre 2015.

Aunque el final de este segundo volumen de Transformers. Robots in Disguise tiene un final brillantemente abierto, estos dos primeros libros (aquí, reseña del número 1) tienen todo el sabor de una historia cerrada, una tremendamente épica y llamada a socavar por completo los cimientos del universo Transformer. John Barber ha conseguido una historia desafiante, atrevida, entretenida, llena de acción y con un trasfondo político de enorme calado. Son los Transformers de siempre, lo que tiene un mérito enorme habida cuenta de que no está presente su mayor icono, Optimus Prime, pero al mismo tiempo son unos Transformers diferentes, que han abrazado la oscuridad de los tiempos en los que vivimos para que su guerra, la de buenos contra malos, sea algo mucho más apasionante y menos diáfano. Al final, Autobots y Decepticons son bandos claros, que tienen una razón de ser, con sus puntos fuertes y sus debilidades, con unas características muy marcadas. Pero cuando se sabe jugar con esas cartas tan evidentes, lo cierto es que pueden salir historias tan apasionantes como la que ha escrito Barber. De nuevo, y como ya se dijo del primer volumen, esta es la historia para que quienes crean que los Transformers son personajes unidimensionales con los que no se pueden crear más que historias infantiles se den cuenta de su error.

Cuando uno lee un cómic tan complejo, apasionante y bien escrito (salvo algún detalle que no funciona tan bien en cuanto la vorágine de traiciones y bandos alterados se apodera por completo de la historia), se da cuenta de que el de Transformers es un mundo lleno de posibilidades. Las que, por ejemplo, Michael Bay no ha querido explotar en su pirotécnico juego de efectos visuales y guiones simplones. Y dar ese paso admirando y respetando las bases del mundo que generó una base de aficionados tan importante en los años 80 es algo digno de mención. Es verdad que los años han multiplicado el número de protagonistas, pero no es menos cierto que casi todos los aficionados coincidirían en señalar sus preferidos entre un grupo de Autobots y Decepticons bastante acotado. Pues bien, salvo Optimus Prime, la mayoría están aquí. O estaban y vuelven o tienen un protagonismo impresionante desde el principio, usados en distinta medida. Conjugar bien tantos nombres, tantas tramas, tantos bandos y que todo encaje además en una historia tan política en su desarrollo como bélica en su clímax es algo impresionante. Barber ha dado en el clavo. Los Transformers de nuestros días pueden ser de muchas maneras, pero en la forma en la que lucen en esta historia es como para tenerlo en cuenta, con respecto al pasado y pensando en el futuro.

Transformers, por supuesto, necesita espectáculo. ¿Se puede hacer una serie de robots transformables sin diseños impactantes, sin grandes escenas de acción, sin puestas en escena clásicas y épicas? La respuesta, obviamente, es no. Se puede trazar tanta política como se quiera y tantas subtramas sutiles como convengan, y eso hará que el resultado sea mucho mejor, pero es igualmente imprescindible un dibujante que tenga espectacularidad en sus trazos y en su imaginación. Andrew Griffith sabe exactamente lo que le conviene a Transformers y hace de sus números en Robots in Disguise el mejor catálogo contemporáneo para enganchar a lectores de todas las edades a una serie de estas características. Brendan Cahill y sobre todo Guido Guidi con unas páginas de estilo retro que recuerdan a aquellos primeros cómics de los Transformers en Marvel (aquí, reseña del volumen) hacen un gran trabajo, pero es Griffith el que hace suya Robots in Disguise de una forma brillante. Sabiendo que Megatron, Starscream, Bumblebee, Omega Supreme o Prowl han de ser reconocibles, consigue al mismo tiempo darles un aspecto moderno, algo que se acentúa con personajes menos utilizados como Arcee (quizá la versión más sorprendente que haya en esta serie) o Metalhawk. Y si hay trama y hay espectáculo, ¿qué más se puede pedir?

El volumen incluye los números 11 a 16 y el Annual 2012 de The Transformers: Robots in Disguise, publicados originalmente por IDW entre septiembre de 2012 y abril de 2013. El contenido extra lo forman las cubiertas originales y alternativas de Tim Seeley, Andrew Griffith, Jimbo Salgado, Casey Coller y Marcelo Matere, algunos bocetos y páginas originales del guión con las notaciones de John Barber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: