CÓMIC PARA TODOS

‘El incorregible Hombre Hormiga’, de Robert Kirkman y Phil Hester

image_galleryEditorial: Panini.

Guión: Robert Kirkman.

Dibujo: Phil Hester y Cory Walker.

Páginas: 288.

Precio: 15 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Junio 2015.

Aunque la fama le haya llegado por series como Invencible (aquí, reseña de su primer volumen) o Los muertos vivientes (aquí, reseña de su primer número), Robert Kirkman también ha pasado por las grandes, concretamente por Marvel como atestigua este El incorregible Hombre Hormiga, uno de sus trabajos para la Casa de las Ideas. Y uno, además, más que curioso. En primer lugar porque su Hombre Hormiga no es ninguno de los más conocidos, ni Hank Pym ni Scott Lang, y su identidad casi merece la pena mantenerla en secreto para no romper la divertidísima evolución del primer número. Pero sobre todo porque, siendo tan peculiares los poderes de este héroe (aquí héroe a la fuerza), la apuesta de Kirkman es por la parte más realista de la historia. Es decir, no vemos a este Hombre Hormiga en demasiadas situaciones en las que sus poderes le lleven a controlar hormigas y realizar misiones imposibles. Lo que le importa a Kirkman es qué le pasa a alguien, y especialmente a este alguien tan canalla, irresponsable y mujeriego, cuando le cae en sus manos un traje como el del Hombre Hormiga. Es una historia de maduración, pero también de huida y de venganza. Y eso es lo que hace de esta serie una historia que engancha con mucha facilidad (con la ayuda, por supuesto, de la hormiga que introduce cada número).

Una de las grandes habilidades de Kirkman es la de encontrar una historia en los lugares más insospechados. Sacar del fragor de la Civil War una historia cómic en la que se acabe viendo a un Hombre Hormiga contemplando desnuda a Ms. Marvel durante su ducha y en la que se ve a agentes de SHIELD discutiendo si Nick Furia es real o un mito es, hay que decirlo, una pequeña genialidad. El primer número de la serie también lo es, porque juega a su antojo con el lector hasta descubrirle la identidad de su Hombre Hormiga. Y después sabe combinar, como lo ha venido haciendo durante años con su superhéroe más conocido, Invencible, el drama más realista y la comedia más desenfadada. Lo curioso es comprobar lo bien que se adapta la narración de Kirkman, con los tics que llegaron a convertirse en características de los superhéroes de Image, a lo que Marvel viene buscado desde hace ya más de una década. ¿Y eso qué significa? Pues que El incorregible Hombre Hormiga es tan propio de Marvel como de un culebrón, que hay tanto de acción simpática, además perfectamente integrada en el momento tan convulso que veía ese universo, como de dilemas morales y personales. Este Hombre Hormiga va descubriendo poco a poco su madera de héroe, pero serlo con el traje no quiere decir que tenga esa actitud sin él, y esa aparente contradicción es la base de una serie muy divertida.

Ayuda mucho el estilo de Phil Hester como dibujante, tan desenfadado como los guiones de Kirkman. Cory Walker, colaborador inseparable del guionista desde hace años, se ocupa de dos números, pero del grueso de la colección se ocupa Hester. Su fuerte no está en las grandes escenas de acción (como se ve en la primera, una doble splash page de Civil War que no impresiona tanto como debiera), pero sí en la composición de página y en la expresividad de los personajes. Eso quiere decir que sabe asumir perfectamente las escenas propias de sitcom que plantea Kirkman y darles no sólo la comicidad que necesitan sino también el sentido dramático que se va deslizando entre ellas. Puede que El incorregible Hombre Hormiga no sea uno de los mejores trabajos de Kirkman, ni tan siquiera una de las versiones modernas de personajes clásicos que hayan calado de una forma imborrable en el universo Marvel contemporáneo, pero su habilidad como escritor convierte a esta serie en una muy divertida muestra de lo lejos que se puede llegar (no editorialmente, puesto que la serie se canceló tras un año) con personajes de segundo nivel y dándoles además un soplo de aire fresco para que el lector más veterano se sienta a gusto y los nuevos encuentran una puerta de acceso a un panteón de héroes tan grande como el de Marvel. Una lectura fresca, que nunca viene mal.

El volumen incluye los doce números de The Irredemable Ant-Man, publicados originalmente por Marvel Comics entre diciembre de 2006 y noviembre de 2007, y Civil War: Choosing Sides, de diciembre de 2006. El contenido extra lo forman una introducción de Bruno Orive y las portadas originales de Phil Hester.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 15 septiembre, 2015 por en Cómic, Cory Walker, Marvel, Panini, Phil Hester, Robert Kirkman y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 309 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: