CÓMIC PARA TODOS

‘Fabulosas. ¡El clamor por el glamour!’, de Mark Buckingham y Russ Braun

fabulosas_num6Editorial: ECC.

Guión: Mark Buckingham y Bill Willingham.

Dibujo: Russ Braun y Meghan Hetrick.

Páginas: 160.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Junio 2015.

Con el final de Fábulas, era evidente que Fabulosas, una serie desgajada de la idea original de Bill Willingham para desarrollar otros ángulos de su universo, también tenía que cerrarse. Lo hace con ¡El clamor por el glamour!, el último de los arcos argumentales largos que el creador de la franquicia deja en manos de otro equipo creativo, como es costumbre en la serie, y con una historia final que enlaza con uno de los volúmenes anteriores de Fabulosas, En todo el reino (aquí, su reseña). La saga central de este sexto y último volumen de la edición española de la serie es una buena oportunidad de ver a Mark Buckingham escribiendo sobre el universo que normalmente ha dibujado para Willingham, y comprobando que tiene una notable capacidad para expresarse también como escritor, al menos dentro de este mundo que tan bien conoce después de tantos años dándole forma. Es verdad que la serie ha ido perdiendo fuelle precisamente por saltarse la identidad con la que nació, una que prometía ofrecer historias independientes y autoconclusivas con las mujeres de Fábulas como protagonistas y que acabó integrándose como una segundo serie que enlazaba con la continuidad de la central, pero también lo es que buena parte del encanto original sigue aquí presente, a pesar de que la mezcla de las dos tramas de Buckingham no sea del todo fluida.

Puede que a Buckingham le pueda un exceso de ambición, porque traza dos historias que por separado le podrían haber dado mucho juego y que se unen al final de una manera algo forzada y explicada de una forma demasiado obvia. El desenlace es, por tanto, lo menos satisfactorio  de ¡El clamor por el glamour! Porque, en realidad, hasta ese final todo es muy, muy divertido. Por un lado, las fábulas de aspecto no humano retan al Gobierno de Villa Fábula a que cumpla la promesa de hacerles humanos, y por otro Reynard se mete en un sensacional lío con su nueva forma humana. Hasta el final, algo casual, esa es la conexión que hay entre las dos historias. En el primer número, promete. Pero después van tomando caminos muy divergentes. Ambos muy entretenidos, ambos con muchísimos elementos tan interesantes como divertidos, pero no siempre alternados en los mejores momentos. Quizá ahí es donde más se nota que Buckingham domina más los lápices para dibujar que el procesador de textos para construir. Y, con todo, el guión es bastante prometedor, y deja con ganas de más, porque Buckingham entiende francamente bien a los personajes y, sobre todo, el tono que necesita Fábulas. Han sido demasiados años dibujando la serie y asimilando los conceptos de Willingham como para que no fuera así, pero aún así se muestra como un alumno aventajado.

Russ Braun, además, se mueve en los parámetros más agradecidos de la serie. Sin las florituras en la composición de la página que habitualmente despliega pero siendo deudor del estilo de Buckingham, Braun saca lo mejor de los personajes que maneja, integrando su estilo en el que ha impregnado Fábulas desde su nacimiento, que es básicamente el de Buckingham. De hecho, y ya es algo lógico teniendo en cuenta que no hay una gran diferencia entre esta serie y la original, ¡El clamor por el glamour! enlaza mucho más con Fábulas que con Fabulosas. Incluso el final de Fabulosas, escrito ya por Willingham y dibujado también con mucho acierto por Meghan Hetrick (que ya tiene experiencia en la serie) es una despedida original, porque es un flashback y elude un final climático. Fabulosas no lo necesitaba en esta nueva dinámica, la de apoyar la continuidad central de Fábulas, pero la verdad es que, en el cierre de la serie, queda la espina clavada de que no haya seguido explotando su objetivo original. Hay personajes femeninos por conocer en el mundo creado por Willingham, y esta habría sido una espléndida cabecera para hacerlo, lo que habría permitido incluso que la serie siguiera viva después del final de Fábulas. Pero, con todo, este arco argumental es una muestra perfecta de lo que hay en este universo, mucha diversión y mucha imaginación.

El volumen incluye los números 27 a 33 de Fairest, publicados originalmente por DC Comics a través de su sello Vertigo entre julio de 2014 y enero de 2015. El contenido extra lo forman las portadas originales de Adam Hughes y un artículo de Jorge García.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: