CÓMIC PARA TODOS

‘Los 4 Fantásticos de John Byrne’ 1

image_gallery (2)Editorial: Panini.

Guión: John Byrne, Stan Lee, Fred Hembeck, Jim Shooter y Bill Rosemann.

Dibujo: John Byrne, Jack Kirby, Fred Hembeck y Anthony Castrillo.

Páginas: 592.

Precio: 39,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2015.

A veces es fácil dejarse llevar por el mito. En este caso concreto, el mito reza que la etapa de John Byrne en Los 4 Fantásticos sigue en la leyenda sólo a la de Stan Lee y Jack Kirby, la primera y original de la serie que permitió el nacimiento del Universo Marvel. Casi nada. Pero en esta ocasión no es un mito, sino una realidad. Los 4 Fantásticos de Byrne son extraordinarios. Los logros que hay en este primer volumen son prueba más que suficiente. Los primeros pasos de la maravillosa transformación de la Chica Invisible, un personaje demasiado decorativo en etapas anteriores y decisivo en la de Byrne, la increíble historia de Frankie Raye, los cambios trascendentales en entornos de Marvel como el de los los Inhumanos, el exquisito uso de villanos clásicos como el Doctor Muerte o el Amo de las Marionetas, la memorable explicación de los continuos fracasos de Míster Fantásticos en sus intentos de devolver la humanidad a la Cosa o el papel cada vez más fundamental del pequeño Franklin y sus poderes. Todo eso y mucho más está contenido en un año y medio de números de la serie que sirvió para que Byrne se convirtiera en el tipo más poderoso de la industria norteamericana del cómic y para que el autodenominado mejor cómic del mundo recuperar un esplendor que en realidad no había perdido pero que aquí brilló con una intensidad que nunca más se ha vuelto a ver.

Si a comienzos de los 80 había pocos autores que entendieran mejor el medio que John Byrne y eso motivo los lógicos elogios a su trabajo, leer estas historias ahora, tras más de treinta años evidencia lo grandes que son. Y la clave está en que Byrne comprende a los personajes y su encaje en el universo Marvel. Con Byrne, Ben recuperó la melancolía que necesita su tragedia, Sue adquirió un impresionante papel de mujer y madre, Johnny es el divertido e innmaduro adolescente y Reed un personaje cerebral pero que tiene mucho más que ofrecer que ininteligibles explicaciones científicas. Pero es que Byrne no se detiene en las imprescindibles mejoras emocionales y de personalidad que necesitaban los personajes, sino que además les devuelve el carácter de exploradores. Los 4 Fantásticos es la serie de aventuras y ciencia ficción por excelencia del universo Marvel y necesita que sus protagonistas no sean superhéroes uniformados, sino una familia. Todo eso se ve en los pequeños y en los grandes detalles, en la forma en que inician y resuelven sus viajes. Byrne les da una vida, una de toques realistas, de vivencias cotidianas, pero en un entorno de fantasía. Y si las historias cortas funcionan a la perfección, qué decir de los detalles que sirven precisamente para hacer que la lectura de Los 4 Fantásticos sea la de las vidas de los protagonistas.

Si los logros narrativos de Byrne son excepcionales, nada menos se puede decir de su dibujo. Y más que por el acabado, que es brillante, por devolver a los 4 Fantásticos a su esencia, aquí sí se puede decir con absoluta rotundidad. Y la explicación está en ese detalle, en que los 4 Fantásticos no son un grupo de superhéroes sino una familia normal viviendo circunstancias excepcionales. Por eso, Reed Richards, un científico, deja de tener un cuerpo musculado, que sí puede tener Johnny hasta un límite, la Cosa adquiere unos rasgos menos humanos y más monstruosos, y Sue mantiene una enorme belleza, pero no una de medidas imposibles sino la que reivindica su papel de mujer y de madre. Sus uniformes, además, vuelven a ser ropas de trabajo y no las ajustadas prendas que parecen imprescindibles en el superhéroe. Eso son los hallazgos, pero el dibujo es más que eso y Byrne, literalmente, lo borda. Sus versiones de todos los personajes son espléndidas, la acción que dibuja es impresionante, la forma en la que se manifiestan los poderes de los héroes y de personajes tan diversos como Galactus, Terrax, el mismo Doctor Muerte, Gladiador, o los héroes invitados en este volumen, desde Daredevil a Spiderman y pasando por los X-Men o los Vengadores. Todo funciona en Los 4 Fantásticos de Byrne, una de esas lecturas imprescindibles para conocer el género.

El volumen incluye los números 232 a 250 de Fantastic Four, publicados originalmente por Marvel Comics entre julio de 1981 y enero de 1983; los números 36 del primer volumen y 109 del segundo de What If?, de diciembre de 1982 y junio de 1998; Fantastic Four Roast, de mayo de 1982; Fantastic Four Special Edition, de mayo de 1984; y el número 14 de Marvel Age, de mayo de 1984. El contenido extra lo forman un artículo de introducción de Julián M. Clemente, las cubiertas originales de John Byrne, una entrevista con el autor, cuantiosas ilustraciones y pin-ups y las fichas de Míster Fantástico, la Cosa, la Antorcha Humana, la Chica Invisible, el Fantasticar y el cuartel general de los 4 Fantásticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 323 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: