CÓMIC PARA TODOS

Entrevista con Eve Mae sobre ‘Hacker épico’

10153984_1024699184208118_7117405592599638960_nHacker épico (aquí, su reseña) es la primera novela gráfica de Eve Mae, que no ha tenido reparo alguno en coger una novela ajena para dar ese esperado salto en su carrera, no ya sólo como ilustradora sino como autor total. Y como queríamos conocer sus impresiones en ese momento tan importante, nos hemos puesto en contacto con ella para que nos las cuenta. Le hemos preguntado por el proceso de adaptación, por el color y por unas cuantas cosas más. Y esto es lo que nos ha contado, haciendo que el nombre de Eve Mae nos parezca cada vez más interesante.

Da la impresión de que escoger una historia ajena para debutar como autora completa de una novela gráfica es algo inusual, por qué los autores soléis tener siempre historias propias que os gustaría contar. ¿Cómo te llega este proyecto y por qué lo haces antes de algún otro relato que sea más personal para ti?

Todo comenzó intercambiando un par de mails con mi editor, ya nos conocíamos desde hace algún tiempo y a mí me gustaba la idea de hacer algo con él. Es muy complicado dar con personas que con el paso de los años mantengan una inquietud y una pasión tan grande por el trabajo que hacen, prácticamente la misma que tengo yo por el mío, por eso conecté rápidamente tanto con mi editor como con los autores del libro original. Me hablaron de la historia y acepté tras varios días de lectura. El libro me pareció muy interesante y me parecía un buen desafío para desarrollar mis habilidades contando historias, era la excusa perfecta para seguir dibujando. De hecho, lo primero que me planteé al sentarme en la mesa frente a éste proyecto fue aprender al máximo sobre la marcha para darlo todo con cada página. Por supuesto, sabía que me lo iba a pasar genial contando la trama a mi modo. Aprendí bastante sobre las técnicas de hacking que se utilizan en la historia, las que se ven en el cómic y las que se quedaron solo en la novela escrita, todo este proceso de investigación fue realmente enriquecedor, y, además, el hecho de saber que todas las técnicas de hacking son reales duplicó mi interés sobre la historia. Sobre por qué lo hago antes que otro relato personal… sencillamente encajó en mi vida, ese momento vital en el que me encontraba era el contexto perfecto para Hacker Épico.

Por lo que Alejandro Ramos y Rodrigo Yepes dicen en la introducción del cómic, tuviste muchísima libertad para hacer la adaptación y mantuviste un contacto estrecho con ellos para entender la novela y a los personajes. Detállanos un poco más cómo fue tu trabajo con ellos.

Me amoldé bastante bien a la trama por esa libertad que me ofrecieron, prácticamente todo lo que hay en el cómic es el trabajo mental que se deja hacer al lector. Es decir, tras leer un libro a ti se te queda una imagen en la cabeza. Pues yo, aprovechando las sensaciones del libro, interioricé la trama y me puse a diseñar todo lo que Alex y Rodrigo dejaban a la intuición, desde el ritmo narrativo en el guión, las pausas (los cliffhangers), los personajes, los lugares… Prácticamente de aquella historia me tocó ser la directora de cine, la actriz buena y la mala, la iluminadora… Tuve que serlo todo, lo mejor es que me encantaba meterme en la realidad de cada personaje, escenificar mental y físicamente lo que pasaba en la historia y comprender los sentimientos de cada uno. Fue muy divertido, además conecté superbien con los autores, confiaron en todo momento en mi profesionalidad y eso hace que todo sea fácil. Yo les preguntaba dudas sobre las técnicas de hacking o sobre documentación y en todo momento tuvieron una predisposición para ayudar que daba gusto.

¿Tuviste que introducir algún cambio para que la historia de la novela funcionara sin problemas en el lenguaje del cómic o has sido muy fiel al libro?
Mantenerme fiel al cien por cien con el libro no hubiese tenido sentido, porque ¿de qué me sirve trabajar una historia sin aportar nada? Para leer el libro ya está el libro. Ellos querían una adaptación a cómic, no una fotocopia con dibujitos. Tuve que descartar conversaciones de manual en las que explicaban muchas cosas de hacking porque directamente no funcionaban y añadir otras escenas para darle agilidad a la historia, eso sí, con mucho cuidado siempre de no romper el curso de la trama principal para que todo lo que sucede en el cómic tuviese sentido.

¿Y en los personajes? Los autores también se declaran muy satisfechos, ¿pero tenías claro que iban a ser así, descartaste algún diseño, tuviste problemas con alguno en particular…?

La verdad es que lo tuve bastante claro en todo momento, lo único quizá fue la edad, en un principio pensé en unos personajes algo más adultos, pero finalmente decidí quitarles años para darles ese toque de ingenuidad y hacer aún más creíble la trama.

Para mí hay dos cuestiones que creo que dificultan la adaptación al cómic, el lenguaje informático por un lado y el hecho de que Ángel hable demasiadas veces consigo mismo por otro. ¿Fueron esos detalles problemas para ti?

Fueron mini retos, pero cualquiera que sea algo cercano a mi sabe que los retos me vuelven loca. No hubo problema con ello ya que desde que llegó el libro a mis manos tuve claro lo que iba a hacer para solucionar la situación, estudié muy bien el curso de la historia, y mientras escribía el guión estudiaba las técnicas e investigaba a fondo todo lo que sucedía, en este momento la ayuda de Alejandro Ramos y Chema Alonso, mi editor, me vino genial. También me puse a leer cómics como una loca y a ver películas para ver cómo otros especialistas resolvían situaciones similares a la mía, aprendí una barbaridad en muy poco tiempo.

Una de las cosas que más destacaría de tu dibujo es todo aquello que se sale, digamos, de lo normal, las estructuras de página menos clásicas, el divertidísimo momento del caballero ridículo o la pesadilla de Ángel con el tigre. ¿Qué te lleva a tomar esas decisiones, viendo que Hacker épico tiene una plantilla muy clásica?

Mi intención era convertir en recursos todos los problemas que mencionabas antes, en el hecho de que Ángel reflexionase, por ejemplo, encontré un pozo creativo sin fondo, ya que podría trabajar desde dentro de la imaginación del personaje, y jugando con los tiros de cámara y los elementos de la escena tenía infinidad de posibilidades para interesar al lector. Lo mejor, ha sido que éstas decisiones que se suelen consensuar con el guionista no han sido un problema, ya que en lo creativo todas las decisiones, para bien o para mal, fueron mías y todo lo guionicé yo. Además Alex, Rodrigo y Chema se mostraron muy receptivos con mis innovaciones y todo salió rodado.

Me han llamado mucho la atención los pequeños accesorios que hay diseminados por el cómic… La mochila de Yolanda, el pendrive, la camiseta de Ángel, las pegatinas de su portátil… ¿Salen de tu vida cotidiana o simplemente se te ocurren?

Hay un poco de cada, algunos detalles son inventados, otros basados en objetos reales tanto míos como de los padres de la historia escrita.

Que haya lugares reales en la historia como Xanadú o la Gran Vía de Madrid, ¿es una complicación añadida o lo agradeces? ¿Cómo te documentaste y cómo los dibujaste?

A mi me encanta dibujar, sea lo que sea, así que las complicaciones se hacen livianas cuando algo te gusta. El trabajo intelectual que hay que hacer en cada escenario es el mismo aunque este sea inventado o real, tuve que procesar cada detalle del espacio y mover a los personajes como si estuviesen en mi casa, fuese donde quiera que estuviesen. Con la documentación me ayudaron Alex y Rodrigo cuando me surgía alguna duda conceptual, dónde está esto o dónde era aquello, pero sobre todo con Internet y con algún viaje que otro al lugar de la escena tuve la papeleta solucionada.

Los grises le dan mucha fuerza a la historia. ¿Fue una decisión artística o más bien editorial por los costes de hacerla en color? ¿Te hubiera gustado que fuera a color?

Fue una decisión artística, por el género que ocupa la historia pensamos que casaría bien hacerla en blanco y negro con bloques de tinta. Luego, cuando vi la primera página en blanco y negro, pensé en los grises para dar un cierto aire de realidad, así además yo me sentía mucho más cómoda y disfrutaba introduciendo las luces y parte de los recursos atmosféricos de las viñetas. Acerca del color… mis primeros pinitos en el cómic fueron como colorista para los Estados Unidos, con lo que ya llevaba algo andado. Mientras creé el cómic de Hacker Épico estuve haciendo más cosas con color, así que tampoco tuve tiempo de echarlo en falta. En éste caso creo que el color sería un riesgo por el género, es una novela negra a fin de cuentas, podría perder parte de la contundencia que se consigue con los grises.

¿Dónde te sientes más cómoda, a la hora de ilustrar portadas o con historias completas como Hacker épico? ¿Y cuáles son las ventajas e inconvenientes de uno y otro trabajo? 

Cada trabajo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, yo me siento cómoda en ambas circunstancias, me gusta potenciar lo positivo de cada trabajo que me va tocando hacer, he aprendido a pasármelo bien ya sea pintando un mural, componiendo una página o garabateando una servilleta, la diversión es decisión de cada uno, y si me toca un trabajo algo más pesado procuro buscarme la vida para darle la vuelta e introducir pequeñas cosas que me diviertan sin que nadie se dé cuenta. Las ventajas e inconvenientes para mí residen en el tiempo de realización, una portada es mucho más rápida de hacer que un cómic. Del resto de posibles inconvenientes… mientras haya una excusa para dibujar, hay una posibilidad de seguir aprendiendo, así que poco me importan, la verdad.

Y ya para terminar, ¿en qué estás trabajando ahora? ¿Qué es lo próximo que vamos a verte?

Ahora mismo estoy escribiendo algunos artículos de investigación sobre creatividad e inteligencia emocional. Estoy preparando nuevas conferencias, ya que me he subido al carro de las personas que parece que saben de algo y lo comparten con el mundo en escuelas, universidades… En realidad aprendo yo más que todos los que van a verme y me lo paso genial dialogando con otros creativos. También estoy preparando un nuevo trabajo ilustrado para la CBS, la televisión americana, pero ya sabes cómo son éstas cosas, hasta aquí puedo leer. Con eso y otros proyectos personales tengo el tiempo ocupado al milímetro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 3 agosto, 2015 por en 0xWord, Entrevista, Eve Mae y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: