CÓMIC PARA TODOS

‘Jim Cutlass’ 1, de Jean-Michael Charlier, Jean Giraud y Christian Rossi

Jim CutlasEditorial: Yermo.

Guión: Jean-Michael Charlier y Jean Giraud.

Dibujo: Jean Giraud y Christian Rossi.

Páginas: 264.

Precio: 45 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2015.

Cuando dos autores crean un personaje inmortal y siguen trabajando en otros títulos, estas nuevas obras suelen quedar algo infravaloradas. Este es, claramente, el caso que nos ocupa. En 1963, Jean-Michel Charlie y Jean Giraud, mucho antes de que este segundo adquiriera el pseudónimo de Moebius, crearon El Teniente Blueberry. Casi veinte años después, en 1979, estos mismos autores se reunieron para dar vida a Jim Cutlass, con un primer álbum titulado Mississippi River que no tuvo continuación hasta más de una década después. No importan las razones de ese largo silencio, porque enganchan desde el principio las aventuras de este teniente del ejército de la Unión que tras la Guerra Civil norteamericana viaja a la plantación de algodón que ha heredado junto a su prima. Ese primer álbum es formidable y sorprendente, porque se salta todas las convenciones que uno puede esperar, es un retrato tremendo del enfrentamiento civil que se mantuvo tras el triunfo de los estados del Norte en dicha guerra y la problemática en torno a la esclavitud que no se pudo dar por zanjada tras el silencio de los cañones y los fusiles. De eso va Jim Cutlass, la historia de un hombre que al final se enfrenta con el mundo, con su prima, con sus compañeros de armas, con los esclavistas y hasta con los esclavos. Aunque ese primer álbum deja un final abierto, es en los siguientes, y con el salto de Giraud a los guiones y su sustitución por Christian Rossi a los lápices, cuando la historia se complica de una forma fascinante.

Jean-Michael Charlier y Jean Giraud se reparten las labores de escritura. Los dos primeros álbumes son de Charlier y los dos siguientes de Giraud. Y aunque el arranque de la serie parece mucho más potente y deja un mejor sabor de boca por todo lo que presenta, los dos últimos suponen una muy original expansión, prescindiendo de una forma brillante del personaje de Carolyn, la prima del teniente Cutlass. El primer golpe de efecto sensacional es hacer que, aunque con intereses idénticas, Jim y Carolyn no formen precisamente una sociedad ideal. Charlier consigue así que el enfrentamiento civil que vivía Estados Unidos tenga una reproducción a pequeña escala que hace que la historia funcione mucho mejor a nivel dramático. Con ese escenario tan brillante, muy bien continuado por Charlier en El hombre de Nueva Orleans, Giraud acaba encontrando una evolución notable en los dos álbumes siguientes, El Aligátor Blanco y Tormenta en el Sur, añadiendo unos toques de misterio muy agradecidos y ampliando los toques localistas, con referencias religiosas y la presencia del Ku-Klux-Klan. De repente, Jim Cutlass se convierte en un thriller de una intensidad desbordante, coqueteando incluso con la fantasía, en el que los enemigos del teniente se han multiplicado de una forma asombrosa, con lo que no hay respiro para el lector. Tan complejo es el planteamiento que hace Giraud que no lo resuelve en estos dos álbumes y quedas muchas cuestiones pendientes para el siguiente volumen.

Giraud dibuja en solitario el primer álbum, Mississippi River, y comparte la labor con Christian Rossi en el segundo, para dejar en sus manos las ilustraciones de los dos álbumes finales de este primer álbum integral. Giraud es un dibujante espléndido, que no sólo sobresale en la ambientación de la historia sino también en el carisma del que dota a todos sus personajes, en mostrar el valiente descaro de Jim o la dura belleza de Carolyn. Aunque en una lectura continuada del volumen hay un continuismo bastante apreciable, Rossi introduce modificaciones. Su trazo es algo más realista y quizá presta algo más de atención a los fondos que a los personajes. En todo caso, ambos consiguen que la serie sea excepcional a nivel gráfico, porque no sólo se conecta enseguida con los personajes sino también con la época descrita, lo que tiene un mérito doble pensando en que es un cómic cien por cien europeo que elude las grandes viñetas. Narración y ambientación son, en ese sentido, modélicas. Jim Cutlass es un tebeo de aventuras que demuestra la fascinación que tenía el tebeo francés en aquella época por los mitos norteamericanos, pero va mucho más lejos de la recreación de aquellos años o del país y su lectura hoy, lejos de la sombra de El Teniente Blueberry, es una absoluta delicia. Todo un clásico que casi parece mentira que tenga ya tres décadas de vida, porque la actualidad de sus temas, la madurez de sus enfoques y lo conseguido de sus aventuras invitan a pensar que es una obra mucho más contemporánea.

El volumen incluye los álbumes Una aventure de Jim Cutlass: Mississipi River, L’homme de la Nouvelle-Orleans, L’alligator blanc y Tonnerre au sud, publicados originalmente el primero por Les Humanoïdes Associés en noviembre de 1979, y los siguientes por Casterman en enero de 1991, septiembre de 1993 y enero de 1995. El contenido extra lo forman las cubiertas originales de Jean Giraud y Christian Rossi y una introducción de Jordi Raboso Alonso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: