CÓMIC PARA TODOS

‘Ekhö, mundo espejo 3. Hollywood Boulevard’, de Christophe Arleston y Alessandro Barbucci

01216200301_gEditorial: Norma.

Guión: Christophe Arleston.

Dibujo: Alessandro Barbucci.

Páginas: 48.

Precio: 15 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2015.

La simpática originalidad que mostró Ekhö, mundo espejo desde su primer álbum es también un riesgo. Si la serie de Christophe Arleston y Alessandro Barbucci es únicamente un paseo por diferentes escenarios, la fórmula corre el riesgo de agotarse más bien pronto. No se puede decir que este tercer álbum, Hollywood Boulevard, sea un síntoma de ese proceso, pero sí es verdad que es el que más se centra en el escenario y menos en la pareja protagonista. Esta historia es una sátira del mundo del cine, un homenaje a algunas de sus figuras más clásicas (sobre todo a Marilyn Monroe, nombrada aquí en todo momento Norma Jean), y presta algo menos de atención a sus dos protagonistas, Fourmille y Yuri, que aquí son más bien espectadores de lo que se mueve a su alrededor y no tanto el centro de dichos acontecimientos, como sí había sucedido en los dos primeros álbumes de la serie, Nueva York (aquí, su reseña) y París (aquí, su reseña). Y no es que el álbum no sea divertido, ni mucho menos, la simpatía original sigue más que presente en la serie, pero este cambio de centro neurálgico es también un pequeño aviso. Ekhö es divertida porque sabe mezclar con mucho acierto la parodia geográfica, social y cultural con la fascinante y divertidísima historia de sus personajes. Sin uno de esos dos elementos, el resultado no es tan genial. Es muy bueno, pero no tan sobresaliente.

Dicho esto, hay que reconocer que Arleston construye un tremendamente simpático homenaje al star system, a la propia Marilyn, a Hollywood en su concepción más clásica, con divertidas pinceladas, algunas muy obvias y otras un poco más pensadas para auténticos cinéfilos de pro. Y los menos numerosos detalles que se refieren a Fourmille y Yuri siguen siendo atractivos (en especial la impactante escena del motel, que da la impresión de que es el elemento que más claramente puede influir en el futuro de la serie). El problema, como se ha dicho, es que son pocos y estos dos personajes no aparecen hasta la séptima página del álbum, lo que da una idea de que el homenaje devora todo lo demás. Puede ser una elección obvia para este álbum, ya que más que un lugar que pueda servir de fondo a una historia, como sucedía con Nueva York o París, aquí se utiliza algo mucho más grande e intenso, pero al mismo tiempo se echa de menos algo más de presencia de esos personajes que son los que enriquecían tanto ese concepto de fantasía. Eso, claro está, sigue siendo un elemento muy importante para que el viaje por este Mundo espejo sea tan agradable. Holyywood Boulevard no se aparta demasiado de ese camino porque Arleston recoloca muy bien algunas piezas de la historia que ya conocemos y, al mismo tiempo, elabora una teoría muy curiosa sobre el misterio que rodeó a algunos aspectos de la vida de Marilyn.

Y si ella es la protagonista absoluta de Hollywood Boulevard, parece obvio que Arleston le ha dado a Barbucci una nueva oportunidad de oro para que sus voluptuosas y hermosísimas figuras femeninas deslumbren al lector de forma especial dentro de un trabajo global que, de nuevo, es de muchísima categoría. Su trazo caricaturesco salta a la vista y se convierte desde el principio en el valor más evidente de la serie, uno que le permite explotar la comicidad del guión y, sobre todo, de la relación entre Fourmille y Yuri, pero eso no impide apreciar sus valores como narrador, sus arriesgados puntos de vista (como por ejemplo en las diferentes escenas que tiene la piscina como lugar común) o el enorme despliegue de imaginación que hay a la hora de construir escenarios, vestuario y atrezzo, todo aquello que convierte este mundo en reflejo del nuestro pero sin electricidad ni otras fuentes de energía. Barbucci también realiza un espléndido trabajo caricaturizando a algunas leyendas del cine, lo que convierte este tercer álbum de Ekhö, mundo espejo es un auténtico placer para los amantes del séptimo arte. Como serie de fantasía algo más que juvenil, sigue convenciendo, aunque lo hace algo menos en ese aspecto que las dos primeras entregas. Aquí lo que tocaba era el humor y el dibujo referencial y de eso sale triunfante, aunque eso minimice el impacto de sus elementos distintivos.

Soleil publicó originalmente Ekhö. Monde Miroir 3. Hollywood Boulevard en noviembre de 2014. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 junio, 2015 por en Alessandro Barbucci, Cómic, Christophe Arleston, Norma, Soleil y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: