CÓMIC PARA TODOS

Entrevista con David Morancho sobre ‘Sara Lone’

D.MoranchoUna de las sorpresas más agradables de este arranque de 2015 es Sara Lone, una serie de género negro que constará de tres álbumes y que en España serán publicados por Norma. El primero, Pinky Princess (aquí, su reseña), a la venta desde el mes de enero, ya nos da las claves de lo que va a ser la serie, una espléndida muestra de noir, atractiva y emocionante, y excepcionalmente ambientada en los años intermedios del siglo XX. Hay que dar el mérito de ese trabajo a su dibujante, David Morancho, con quien hemos hablado para que nos cuente detalles de esta obra, que hay muchos y muy interesantes, tanto por la forma en que la fue concebido como por el trabajo con su guionista, Erik Arnoux.

Aunque tanto Erik como tú lo explicáis en el contenido extra del primer álbum de Sara Lone, y quien lo tenga en sus manos ya conocerá la historia, cuéntanos cómo arrancó el proyecto.

Erik y yo nos conocimos a través de foros francófonos dedicados a la BD, yo era asiduo de estos para seguir las novedades y también como posible lugar de encuentro con profesionales del medio. Un día, no recuerdo muy bien cómo, comenzamos a hablar de la posibilidad de trabajar juntos y después de algún que otro intento, al final dimos forma a lo que seria Sara Lone.

¿Os habéis conocido ya en persona Erik y tú? Internet permite trabajar así, y de esos nos beneficiamos tanto lectores como autores, pero es curioso que en nuestros días pueda salir un tebeo tan bien como el vuestro sin un trato más cercano… ¿Qué nos puedes contar de esta forma de trabajo a distancia? ¿Cómo te relacionabas con Erik?

Claro, al final ya nos conocemos en persona. Ha pasado ya bastante tiempo desde que empezamos nuestra colaboración. Aunque pueda parecer curiosa la relación laboral por Internet, en realidad es una manera de trabajar muy cercana, casi como si estuvieras en la misma oficina. Eso lo han facilitado mucho programas como Skype que te permiten tener conversaciones en tiempo real y a la vez, cosas como compartir pantalla que es como si estuvieras mostrando tu trabajo a alguien que tienes al lado. Y bueno, la primera vez que nos encontramos en vivo no fue nada raro ya que ya habíamos tenido muchas conversaciones antes. A mí también esto me ha ayudado ya que el francés no es un idioma que domine a la perfección y me ha obligado, con estas conversaciones con Erik, primero leyendo / escribiendo y después hablando, a aprender el idioma.

Sara Lone ha sido posible gracias al crowdfunding, una forma de financiarse que cada vez se usa más en el mundo del cómic. ¿Cómo ves este fenómeno? ¿Es complementario al respaldo de las editoriales o crees que puede acabar sustiuyéndolas en una parte importante del mercado?

Es difícil de decir, no creo que sea algo que pueda funcionar en todos los casos, ni que vaya a sustituir el modelo de negocio, pero si que,  al menos en Sandawe con la manera que hay para financiar un álbum, donde el inversor es espectador de parte del proceso de creación, le da un atractivo mas que quizás no tiene otra editorial. Ademas, a diferencia de otro tipo de crowdfundig, en Sandawe el inversor se convierte en una especie de productor que recibirá beneficios de la obra si ésta funciona en el mercado. En lo personal, al principio de esta aventura tenia un trabajo estable en una editorial ilustrando libros de texto, y bueno, yo desconocía este método de publicación. Me parecía muy difícil convencer a la gente para que apoyara con dinero la publicación de un cómic que aún era un proyecto, pero me di cuenta de que no perdía nada por intentarlo. Y al final esa es la parte que es más interesante, el proyecto se va formando a lo largo del proceso de financiación y resulta emocionante, aunque a veces también estresante si no avanza. Pero bueno, al final es una buena experiencia.

Erik se ha encargado de realizar los bocetos de cada página. ¿Cómo te afecta eso a ti como dibujante? ¿Lo sientes como una ayuda o como una restricción, por moderada que pueda ser?

No, de ninguna manera esto para mí es una limitación o algo que pueda ir en contra de mi creatividad. Como he dicho antes, el francés no lo domino al 100% y con Erik analizamos cada página de guión con pantalla dividida en tipo real, a la vez que él hace unos dibujos muy básicos para explicar exactamente todas las secuencias, y yo comprender exactamente todo lo que quiere expresar. Después de esto yo tengo libertad para modificar planos o ángulos, aunque normalmente, como también he sido participe de ese proceso, la página final es muy parecida a lo que hablamos en estas conversaciones.

En un arranque de honestidad que, la verdad, se agradece mucho, dice Erik que le decepcionaron tus páginas de prueba cuando arrancó el proyecto pero que le entusiasmó tu evolución. ¿Sientes tú también que has cambiado para mejor en ese tiempo que ha transcurrido

Claro, siempre intento evolucionar hacia algo mejor, se podría decir que era otra Sara Lone. Yo creo que el primer dossier que hicimos con unas paginas de muestra no reflejaban bien el tipo de historia que se iba a contar. Yo en ese momento estaba muy influenciado por mi trabajo en ilustración (para un publico más juvenil), y el estilo que propuse con el tiempo he visto que no ayudaba a la historia. Para ayudarme a madurar un tipo de dibujo para Sara Lone también ha sido muy beneficioso el tiempo en el que el primer álbum se estaba financiando, en el que pude reflexionar sobre qué le iría mejor a la historia que se estaba gestando. Creo que entender más las necesidades de la historia me hizo cambiar varias maneras de trabajar. Bien, es un proceso que no sé muy bien explicar que tiene su parte reflexiva pero también una parte de sensaciones.

Y en ese mismo sentido, ¿qué diferencias ves entre tu dibujo para Mal Chance o Elvis – 1953?

Todos son cómics muy diferentes, no sólo porque me los planteé de una manera gráfica bastante diferente, si no por que están hechos con diferencias bastante grandes en el tiempo. El cómic no ha sido hasta ahora mi modo de vida, y entonces cuando me planteaba hacer un cómic de vez en cuando mis pensamientos habían cambiado mucho. El cómic de Mal chance (Planeta DeAgostini) es una obra podríamos decir “adolescente”, algo en lo que aún estaba experimentando, un poco mas tarde en Red Mantis (Mal Chance para el mercado USA) me obligue intencionadamente a hacer un estilo más realista, y bueno, en mi opinión, se nota un poco mi inexperiencia. Al cómic de Elvis le tengo bastante cariño, gráficamente quise hacer un estilo más semirealista  un poco dentro de la influencia que siempre he tenido por el cómic clásico francobelga. Bueno, al final todo son pequeñas variaciones dentro de un “estilo” que creo que me acompaña de alguna manera, y que esta influenciado por la edad y por la manera de afrontar cada proyecto. El dibujo es una evolución constante.

Querías dibujar una historia con barcos y pescadores y así se lo hiciste saber a Erik. ¿Por qué? ¿Tienes alguna vinculación con ese mundo?

Hay cierta tradición de barcos de recreo en parte de mi familia, pero eso no es en esencia lo que me atraía de dibujar barcos. Sobre todo el mundo de los pescadores es algo que siempre me ha fascinado de manera estética, tanto el mar en sí mismo como la dureza algo poética del hombre adentrándose en ese medio hostil para pescar. Yo al principio pensaba en una historia más costumbrista, pero Sara Lone ha evolucionado hacia otro tipo de cosas, aunque no ha perdido cierto espíritu. Esa evolución también es “culpa” mía, tengo muchos intereses estéticos y creo que Sara Lone une muchos de ellos.

El nivel de detalle en el primer álbum de Sara Lone me parece impresionante en cosas como los carteles, las fotografías, los logotipos, los billetes… Imagino que la labor de documentación para hacer el álbum y lograr una ambientación tan extraordinaria ha tenido que ser enorme…

Desde el principio entendí que hacer que la gente leyendo el cómic se sintiera un poco dentro de la época (finales de los 50, principios de los 60) era muy importante, y por esa razón me he documentado mucho sobre todo tipo de cosas. Ahora Internet facilita mucho esta labor y puedes encontrar multitud de fotos y documentos. Y para mí tampoco era una época desconocida, ya que me gustan mucho las películas de los 50 y 60 y era algo que de alguna manera tenia un poco interiorizado. Yo he querido mostrar pequeños detalles que el lector mas “detectivesco” será  capaz de apreciar, y que creo que enriquecen y dan “realidad” a la historia. También hay un punto de irrealidad, de la idea que tenemos todos de como eran esos años en USA.

Ese realismo que hay en toda la parte gráfica de Sara Lone me parece fantástico, y creo que el color ayuda mucho a lograr esa sensación. El rojo de la sangre me parece un ejemplo perfecto. ¿Qué me puedes decir de ese proceso?

Aunque sí que muchas veces hay una intención realista en mi dibujo, creo que no soy tan bueno académicamente para crear algo excesivamente realista. Lo que sí intento es crear sensaciones con las secuencias, tanto con los planos utilizados como como los colores, que responden más bien a crear estados de ánimo que a una representación fiel de la realidad. Me hace gracia el tema que comentas de la sangre, si que es verdad que muchas veces, intencionadamente, la sangre esta fuera del tono general de la pagina, eso hace llame la atención y cree un impacto en el lector, aún sin saber por que.

Hay veinte mecenas que has tenido que incluir en la historia y salen personajes históricos como Kennedy o Steve McQueen. ¿Para ti es muy diferente dibujar a un personaje reconocible que a uno que salga enteramente de tu imaginación? ¿Usas modelos reales para los personajes de ficción, para Sara Lone por ejemplo?

Lo de dibujar a los mecenas era una especie de “premio” para algunas inversiones grandes, y claro, tanto esto como dibujar personajes históricos es lo mas difícil, ya que tienes que intentar mantener el parecido físico, pero a la vez incorporarlos a tu estilo. Hay algunos que se resienten un poco, je, je. Para los personajes de ficción es diferente, a mi me divierte basarme en actores para alguno de ellos, pero no de una manera fiel si no como un referente que ayude a crear una personalidad al personaje, con la idea que pueda tener la gente de los papeles que haya hecho ese actor en el cine. Yo creo que se crea un imaginario de tipo: este tío siempre es malo, o es un cínico, o cosas por el estilo.

Cuando muchos ilustradores españoles parecen apostar por el mercado norteamericano como la mejor manera de progresar, tú te declaras admirador del francobelga. ¿Por qué lo prefieres?

Es algo natural, el cómic francobelga es mi referente cultural, el tipo de cómic que he devorado desde la niñez, nunca he sido un gran lector de comic USA, y claro, cuando te pones a dibujar tienes eso en la cabeza.

Y para acabar, ¿en qué estás trabajando ahora? ¿Cuál es el próximo cómic tuyo que veremos?

Pues antes de ponerme con Sara Lone 3 estoy trabajando en un Oneshot para la Editorial Delcourt dentro de su colección Sept, con guión de Kris y B. Galic, y que ocurre en 1936 en España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 23 marzo, 2015 por en David Morancho, Entrevista, Norma y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: