CÓMIC PARA TODOS

‘Eternal Warrior’ 1, de Greg Pak y Trevor Hairsine

descargaEditorial: Aleta.

Guión: Greg Pak.

Dibujo: Trevor Hairsine, Brian Reber, Clayton Crain, Diego Bernard y Alejandro Sicat.

Páginas: 112.

Precio: 12 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Diciembre 2014.

Aunque no sea un título que goce del conocimiento general el aficionado, Eternal Warrior es el relanzamiento de una serie creada por Jim Shooter y por la que pasaron Barry Windsor-Smith o John Ostrander. Greg Pak, no obstante, asume la labor con carácter y valentía, plantea un espléndido primer episodio y pega el primer gran salto temporal, comparable al que ya se anuncia al final de este arco argumental de cuatro números que forma este primer volumen. El resultado es un entretenido cómic de fantasía que juega francamente bien con el tiempo, con la mitología y con las relaciones familiares, mezclándolo todo en su justa medida y sin sentir la necesidad de inventar nada. ¿Para qué, si la fórmula funciona con tanta eficacia? Pak simplemente se deja llevar por los personajes y la situación que ha propuesto, dejando que la espectacularidad la pongan sus dibujantes. Y ahí radica otro de los aciertos de una serie que está dibujada principalmente por Trevor Hairsine pero que cada vez que cambia el escenario y el tiempo cede sus páginas a otro ilustrador diferente, contribuyendo de una manera fantástica a que esos saltos espacio-temporales que hay en la historia los reciba el lector con un ingrediente más. Eternal Warrior no es la revolución de nada, pero es uno de esos tebeos tan bien hechos y sin más pretensiones de generar disfrute que se leen en un suspiro.

Pak construye la mitología de este guerrero inmortal con mucha naturalidad. El primer número no es uno de origen al uso. No necesita plantear ahí todos los elementos que van a estar presentes en la serie y, sin embargo, lo están. La historia arranca en la antigua Mesopotamia y sus ingredientes básicos están ahí: la mitología, la épica y la relación entre los personajes principales. No hace falta saber nada más para verse inmerso en un relato aplastante, de ritmo elevadísimo pero que no descuida la trama o el desarrollo psicológico de sus protagonistas. Porque, en el fondo, la serie va sobre lo que dice su título, sobre un guerrero eterno que no siente esa característica como algo glorioso sino como una carga de la que no tardará (en la narrativa del cómic, no en su continuidad) en cansarse. Pero pronto verá que no puede alejarse de ese mundo, que lo disfruta, que lo lleva en la sangre. Todo eso es lo que explica Pak en su guión, sin frenar en lo más mínimo lo que va irremediablemente enlazado a la propuesta: una acción salvaje y violenta. Todo esto no quita para que el guionista sepa explorar la base que tiene la serie y dote a su desarrollo de una notable capacidad de sorpresa, por la evolución de sus personajes, desde el protagonista, Gilad Anni-Padda, hasta sus hijos, pasando por la espléndida forma en que manifiesta a los dioses a los que sirve en su cruzada y a los enemigos que tiene por ello.

Es evidente que estos conceptos, por interesantes que sean, no podrían desarrollarse en condiciones sin un dibujo a la altura de la épica que quiere tener la serie. La escala del primer número es la mejor evidencia, pero no la única. Y si bien Trevor Hairsine le da un aspecto sucio y ligeramente abosquejado que encaja a la perfección en su violenta puesta en escena, lo cierto es que no hay fallos en ninguna de las secuencias en las que cede los lápices a otros autores. Brian Reber y Clayton Crain se encargan de un segmento del segundo número, Diego Bernard y Alejandro Sicat hacen lo propio en el tercero y Bernard repite en el cuarto. Y todo encaja. Es Hairsine quien lleva la voz cantante y el estilo visual de la serie es el suyo, perfecto para lo que propone, pero no hay pero alguno que ponerle a las ilustraciones de ninguno, todos entienden la mezcla que propone Eternal Warrior entre la acción fantástica y la necesidad de que los personajes tengan fuertes personalidades que justifiquen la violencia desatada que requiere la serie. Por eso no sólo es una lectura entretenida, sino una que encierra incontables posibilidades. La que propone Pak en la despedida de este primer relato de cuatro números es una, pero hay tantos huecos todavía por rellenar en la historia de Gilad Anni-Padda y sus hijos que son inmensas las posibilidades de que esto todavía pueda mejorar más.

El volumen incluye los cuatro primeros números de Eternal Warrior, publicados por Valiant entre septiembre y diciembre de 2013. El contenido extra del libro lo forman las portadas originales y alternativas de Clayton Crain, J. G. Jones, Lewis LaRosa, Trevor Hairsine, Dave Bullock, Patrick Zircher, Donovan Santiago, Riley Rossmo, Mico Suayan y Mark Moretti, además de los lápices de dos páginas y dos bocetos del propio Hairsine.

Anuncios

2 comentarios el “‘Eternal Warrior’ 1, de Greg Pak y Trevor Hairsine

  1. MrCervero
    6 marzo, 2015

    No comprendo porque guionistas como Greg Pak, Scott Snyder o Jeff Lemire no han sido amarrados más de cerca por DC. Están desarrollando ideas muy buenas en editoriales como Image o Valiant y demostrando que cuando tienen libertad son muy buenos, así que no se porque no están en Vertigo desarrollando esas ideas tan independientes para tener la libertad que no pueden tener con las series principales del Universo DC. Hay editores y jefecillos que deberían ir pensando en cambiar de profesión o sus jefes en moverlos de sitio, porque esta claro que no hacen bien su trabajo.
    A lo mejor desde fuera todo se ve muy fácil para criticar, pero de verdad que estos guionistas están ahora mismo en un estado de forma brutal y esta serie es un claro ejemplo de trabajo entretenido, bien hecho y sin mayores pretensiones que en muchos casos se disfruta mucho más que supuestos trabajos con mayores ínfulas.

    Un saludo.

    • juanrmillan
      8 marzo, 2015

      La clave creo que está en la libertad. No debería haber tanto miedo a dejar que los autores desarrollen las historias que tienen en la cabeza con personajes de las grandes editoriales. Si no dentro de la continuidad, sí e proyectos diferentes, hay muchas vías para hacerlo pero ahora parece haber más miedo que hace algunos años. La parte buena es que esos mismos autores que dices y otros muchos tienen la posibilidad de ampliar las opciones que tenemos los lectores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: