CÓMIC PARA TODOS

‘Riesgo suicida’ 2, de Mike Carey y Elena Casagrande

riesgo_suicida_02Editorial: Aleta.

Guión: Mike Carey.

Dibujo: Elena Casagrande y Joëlle Jones.

Páginas: 136.

Precio: 12,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Diciembre 2014.

Lo más chocante de Riesgo suicida es lo rápido que cambia de planteamiento. La serie nació como un choque entre policías y supervillanos en un mundo en el que conseguir poderes estaba al alcance de cualquiera. Ya en su primer volumen (aquí, su reseña), el escenario se vio modificado al conseguir el policía protagonista, Leo Winters, esos poderes con los que afrontar el reto que tenía ante sí. Y en este segundo volumen son dos los planteamientos. Por un lado, la descripción de un mundo en el que efectivamente cualquiera, por mundana que sea su vida, puede dar ese salto no siempre siguiendo las normas éticas y sociales. Y por otro, la traslación de los poderes a una escala política global. Esto segundo, de hecho, centra el volumen y viene a demostrar, salvo que Mike Carey vuelva a cambiar de tercio, que su interés en Riesgo suicida es el de mostrar cómo encajarían los superpoderes en un mundo de corte realista y a diferentes niveles, incluyendo los más fantásticos, que son los que terminan dejando una historia abierta. La idea, aunque ya tratada en otros títulos, le permite crear un tebeo que mantiene un altísimo nivel de entretenimiento y que cuenta con una Elena Casagrande muy en forma que disfruta mostrando los efectos de los poderes pero sobre todo creando personajes muy carismáticos y expresivos.

Aunque el foco esté en el segundo, por extensión y ambición, el primero de los relatos de este segundo volumen es el que da la verdadera clave del universo que Carey quiere desarrollar en Riesgo suicida. El guionista quiere explicar qué pasaría si cualquiera pudiera tener superpoderes. Por eso es tan significativa esa breve historia de una mujer acosada por los problemas y que acaba encontrando la solución en los superpoderes. Eso es lo que quiere contar. Luego le viene bien para la historia del agente Winters y su confrontación con el equipo Pesadilla, que planea ni más ni menos que crear un país que dominar. Eso le permite a Carey introducir sutiles pero muy interesantes críticas a la política internacional de nuestros días, que encajan a la perfección en una historia de puro y espectacular entretenimiento y en la que los personajes son el eje en torno al cual se mueven, sobre todo pero no sólo su protagonista. Puede que tanta mezcla y tanto cambio acabe provocando cierta sensación de falta un hilo conductor fácil y claro, pero el entretenimiento es tan grande y las posibilidades que va abriendo Carey son tan interesantes que realmente no hay tiempo para detenerse en los puntos débiles de la historia y merece la pena dejarse llevar ante este universo sin límites que planta la serie.

Tras ese paréntesis inicial dibujado por Joëlle Jones, Elena Casagrande vuelve a la trama central de la serie. Y lo hace a lo grande. Qué pocos peros se le pueden poner. Primero, porque dibuja superpoderes francamente bien, con tanta imaginación como encaje en un mundo realista. Segundo, porque suele escoger con bastante acierto el punto de vista desde el que sigue las escenas, lo que aporta una agradecida claridad a cada una de las escenas. Y tercero porque sus personajes son carismáticos y se puede extraer de ellos una muy buena descripción simplemente atendiendo a la forma en que los dibuja Casagrande. Puestos a escoger un personaje que ejemplifique esto último a la perfección, hay que quedarse con Presentimiento, que combina una intensa fragilidad física y emocional con un conocimiento superior al que todos sus compañeros de aventuras tienen sobre la verdadera naturaleza del poder de Winters. Puede que Riesgo suicida no suponga ninguna ruptura en el género, ni un avance verdaderamente histórico, pero no se puede negar que es una serie que mejora paso a paso. Este segundo volumen es mejor, más intenso y más arriesgado que el primero y tiene más elementos en los que se puede profundizar, más allá del sano entretenimiento que viene proporcionando desde el primer número.

El volumen incluye los números 5 a 9 de Suicide Risk, publicados originalmente por Boom! Studios entre septiembre de 2013 y febrero de 2014. El contenido extra lo forman las portadas originales de Tommy Lee Edwards y Stephanie Hans y un portafolio de bocetos de personajes de Elena Casagrande.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 2 febrero, 2015 por en Aleta, Boom!, Cómic, Elena Casagrande, Mike Carey y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: